ANÁLISIS

FG 'forra' a Maldonado con una jubilación anticipada de más de doce millones de euros

Armengol le sus­ti­tuye como se­cre­tario ge­neral en el BBVA

En estas fe­chas tan seña­la­das, lo que se es­tila es la copa de Navidad o, para los más ge­ne­ro­sos, el al­muerzo o la cena por las fies­tas. El pre­si­dente del BBVA, Francisco González, ha vuelto a sor­prender con su ené­simo cambio en el or­ga­ni­grama del se­gundo grupo ban­cario del país. No porque haya una mo­di­fi­ca­ción, que es lo ha­bi­tual en su es­tilo de ges­tión. Sino por el mo­mento ele­gido, la vís­pera de Nochebuena, má­xima si se tiene en cuenta que no hace ni tres meses que se cargó, eso sí con la fal­tri­quera re­pleta, al único su­per­vi­viente del BBV, José Ignacio Goirigolzarri, co­lo­cando como con­se­jero de­le­gado, y por tanto en pri­mera línea de una su­ce­sión que FG ha fi­jado para dentro de cinco años (salvo que vuelva a cam­biar los es­ta­tutos para se­guir afe­rrado a tan bien re­mu­ne­rada pol­trona hasta que la salud se lo per­mi­ta), a Ángel Cano.

Ahora le ha tocado a José Maldonado, un hombre clave en el asalto al BBV y en el juego sucio de las cuentas opacas y de los fondos de pensiones para consejeros del banco vasco con dinero procedentes de éstas. El orondo secretario general y del consejo de administración se prejubila como ejecutivo del grupo BBVA. ¿Otra jugosa indemnización? Pues sí, 8,7 millones de euros en el plan de pensiones (en realidad, mucho más, porque esa cifra es del 31 de diciembre de 2008); más el 80% de su retribución fija (532.000 euros sobre un total de 665.693 euros, porque la retribución total fue de 1,48 millones en 2008); más las dietas por ser consejero; más 142.000 acciones del bonus del plan 2006-2008, cuyo valor actual es de 1,8 millones de euros.

Según se ha publicado, en el BBVA hay tres puestos sometidos a blindajes: presidente, consejero delegado y secretario consejero. El banco asegura que a partir del próximo ejercicio, Francisco González no tendrá blindaje, que ascendía a 81 millones en 2008, porque ya ha consolidado su pensión, superior a los 75 millones. La entidad no ha aclarado si hasta que se jubile (de momento son cinco años más de plazo) seguirá engordando esa bolsa. El año pasado, un ejercicio crítico para el sector, la entidad aportó 20 millones de euros, a repartir en una proporción no explicada, a los planes de pensiones de tres beneficiarios, FG, el ex consejero delegado Goirigolzarri y el secretario consejero Maldonado.

Queda por saber si el Banco de España -que se ha reservado el derecho a estudiar los blindajes y los fondos de pensiones asignados a los altos directivos de la banca española, dirá algo sobre la jubilación de Maldonado. De momento, fuentes de la entidad han precisado que "el momento elegido parece idóneo para que la salida del directivo pase desapercibida". ¿Dirá algo el Banco de España una vez pasadas las Navidades? Buena pregunta, aseguran analistas independientes.

Además, Maldonado posee en la actualidad otras 61.053 acciones del BBVA, según consta en los registros de la CNMV. En junio vendió 40.000 a un precio de 8,75 euros cada una. FG mantiene a Maldonado, para sorpresa de muchos, en su asiento en el consejo. No puede ser independiente (porque era ejecutivo) pero tampoco dominical. Y no es el primer caso: hay otro ex ejecutivo del BBVA en el consejo, como José Antonio Fernández Rivero, que no obstante figura como independiente.

Domingo Armengol ha sido designado secretario general y del consejo de administración del BBVA. Con 44 años, una edad similar a la de Ángel Cano, Armengol parece llamado a diseñar la transición, el proceso sucesorio. Ya era vicesecretario, y también asumirá la secretaría de la Comisión Delegada Permanente, el verdadero núcleo del poder en una entidad financiera. Por supuesto, siempre después de FG, que para eso es un banco muy presidencialista.

El nombramiento de Armengol se produce después de que el consejo de BBVA haya acordado la prejubilación de José Maldonado como ejecutivo tras 13 años en el puesto, en consecuencia, su cese como secretario general y del consejo. Maldonado, abogado del Estado, de 57 años, seguirá vinculado a la entidad como consejero no ejecutivo. Armengol no ocupará puesto de consejero. Es decir, tendrá que ganarse el puesto. Y una señal de que FG no quiere cambios en el consejo, no sea que alguien le salga rana.

"El Consejo de BBVA ha agradecido a Maldonado los servicios prestados a lo largo de casi 13 años, periodo en el que el Grupo se ha convertido en una de las entidades de referencia del panorama financiero global". Palabras protocolarias y un tanto frías. "Sobre Armengol, el máximo órgano de BBVA ha destacado su experiencia, así como su profundo conocimiento, tanto del Grupo como de las materias propias del Consejo de Administración". Vamos, lo que se llama vestir al muñeco.

Licenciado en Derecho, Domingo Armengol era hasta ahora director de la Asesoría Institucional y vicesecretario del Consejo de BBVA, puesto que venía desempeñando desde el año 2000. Armengol llegó a Argentaria en 1997 como director de la Asesoría Jurídica Corporativa. Antes trabajó en los servicios jurídicos de empresas como Iberia o Iber-Swiss, y ejerció como profesional independiente especializado en Derecho Mercantil, Civil y  Administrativo.

El consejo no sólo prejubiló a Maldonado y lo sustituyó por Armengol. También aprobó el tercer dividendo a cuenta, de 0,09 euros brutos por acción (0,0738 netos), que abonará el lunes, día de los Santos Inocentes. Debe ser un homenaje a los accionistas del BBVA.

Artículos relacionados