El PSC aparca el plan de integrar Caixa Catalunya, Caixa Terrasa y Caixa Manresa

Virgencita, ¡que me quede como es­toy! La tan po­pular frase en épocas de tur­bu­len­cias pa­rece hecha a me­dida de las cajas ca­ta­la­nas. Ante el nuevo pa­no­rama que plantea la pri­mera fu­sión in­ter­re­gional de en­ti­dades de aho­rro, con Unicaja ab­sor­biendo CCM, los res­pon­sa­bles de las cajas ca­ta­lanas han re­afir­mado su pacto para la per­ma­nencia del ac­tual mapa au­to­nó­mico, for­mado por una gran en­tidad (La Caixa, pri­mera tam­bién en el mer­cado es­pañol), una me­diana (Caixa Catalunya, ter­ce­ra), dos pro­vin­ciales (Caixa Tarragona y Caixa Girona) y seis co­mar­cales o lo­cales (Penedés, Sabadell, Terrassa, Manresa, Laietana y Manlleu).

El director general de Caixa Manresa, Feliu Formosa, reafirma su fe en la bondad de que el mapa de las cajas catalanas permanezca al margen de las fusiones. "No hay que dar por hecho que necesariamente vaya a haber fusiones en Cataluña, puede pasar pero no hay que darlo por hecho", dijo tras la presentación de los resultados de la entidad. Según Formosa, "éste no es un negocio de escala, no es una cuestión de tamaño".

"En Caixa Manresa nos creemos nuestro lema: Porque ser grande no es una cuestión de medida", enfatizó. En opinión de Formosa, "ser grande depende de saber vender y que nuestros gestores sean a menudo mejores que los de la competencia. La distinción de las empresas no es por tamaño". "Tomar decisiones correctas no depende del tamaño. No hay ninguna relación entre tamaño del balance y baja mora o tamaño del balance y estar bien financiado", mantiene el director general de Caixa Manresa.

Valentí Roqueta, presidente de la caja, proporciona argumentos "nacionalistas" para decir no a las fusiones de las entidades de ahorro catalanas: "Se puede seguir funcionando de manera independiente. Como ciudadanos, deberíamos desear que siguiera este modelo, porque una fusión nos llevaría a cajas más grandes, pero sería una pérdida real para el país".

Opiniones muy similares se oyen entre los responsables de las cajas catalanas. Isidre Fainé, presidente de La Caixa y también de la Federación Catalana de Cajas de Ahorro, recurre a argumentos más técnicos, como que no queda claro que vayan a generarse economías de escala en estas concentraciones. Precisamente, vuelve a circular un documento de la Federación Catalana de Cajas, que recuerda que "ninguna de ellas se ha mostrado interesada" en fusiones y que proclama que "un número mayor de operadores fortalece la oferta en el mercado y amplía la capacidad de elección, y también aumenta la competencia".

Una de las consecuencias de esta reafirmación del pacto antifusiones es que el grupo, dentro del Partido Socialista de Catalunya (PSC), que promueve la fusión de Caixa Catalunya, Caixa Tarragona y Caixa Girona, las tres entidades de ahorro fundadas por las correspondientes diputaciones provinciales (y, por tanto, controladas por esta formación política), ha aparcado sine die el proyecto. Una idea que no suscitaba precisamente unanimidad ni en el propio PSC, ni en el Govern ni, por supuesto, entre las cajas afectadas.

Caixa Catalunya, cuyo presidente, Narcís Serra, nunca ha ocultado su voluntad de liderar el proceso de concentración de las cajas catalanas si éste se produjera, parece inclinarse ahora a una fusión tipo Unicaja con CCM (evidentemente, llevando la voz cantante en la operación) o a una operación virtual (donde se mantiene la autonomía comercial de cada entidad y sólo se comparten servicios centrales y otros costes) con otras entidades de ahorro de Cataluña.

 

Artículos relacionados