El grupo de Francisco González es el que más cré­ditos da, pero tam­bién es el que más caro los cobra

La guerra de las hipotecas, iniciada por el Santander, debilita la posición del BBVA en México

El primer banco del país, Banamex, del nor­te­ame­ri­cano Citi, se suma a la pugna desatada por con­trolar la fi­nan­cia­ción de las vi­viendas

Emilio Botin y Francisco Gonzalez
Emilio Botin y Francisco Gonzalez

México es la prin­cipal fuente de be­ne­fi­cios para el BBVA. Cualquier mo­vi­miento en ese mer­cado pro­voca un au­tén­tico efecto sís­mico en el grupo que pre­side Francisco González. Su banco allí, el BBVA Bancomer, es el que más hi­po­tecas con­cede, pero esa po­si­ción se ve ame­na­zada por dos he­chos. Uno, es el banco más caro en fi­nan­cia­ción de vi­vien­das. Y dos, el Santander inició una ba­talla de cré­ditos hi­po­te­ca­rios que ha sido se­cun­dada por las prin­ci­pales en­ti­dades que operan en México. Entre ellas, el primer banco en el país, Banamex, con­tro­lado por el nor­te­ame­ri­cano Citi. Todos estos fac­tores de­bi­litan la po­si­ción del BBVA en su prin­cipal mer­cado, en el que ya ha per­dido la po­si­ción de mayor banco del país.

 

La guerra de las hipotecas en México, desatada por el Santander, está obligando a los bancos que operan en el país a mejorar las condiciones de sus créditos mediante la reducción de sus tipos de interés, la eliminación de comisiones y la ampliación de los plazos de amortización. La propia Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef) destaca que la banca que opera en México ya no se limita a ofrecer financiación para la adquisición de una vivienda nueva, como hasta ahora, sino que ha ampliado el mercado a la residencia de segunda mano, realizar ampliaciones en el inmueble o reformas.

También se observa una tendencia a ampliar el acceso a las hipotecas. Hasta ahora, la banca se centraba en los clientes con niveles medio-altos de ingresos. Pero la guerra de las hipotecas, y el consiguiente incremento tanto de la oferta como de la demanda, ha hecho que las entidades aceptan esquemas de cofinanciación con instituciones gubernamentales como Infonavit o Fovissste, que benefician a trabajadores con sueldos inferiores al equivalente a diez veces el salario mínimo.

Todo esto hace que la banca que opera en México está accediendo, con sus ofertas de hipotecas, a segmentos de la población a los que antes no llegaban. Buena prueba de esta tendencia es la nueva hipoteca de Banamex, cuya intención es captar a los clientes que tienen contratados esos préstamos con otras entidades financieras.

El cliente puede acceder a un crédito que cubre hasta el 85% del valor de la vivienda, el 90% si se trata de cofinanciación. El plazo de amortización es de 15 años, con posibilidad de alargarlo hasta los 20 años. El tipo de interés es fijo: 10,95% anual. El volumen mínimo del crédito es de 200.000 pesos, tanto para adquisición de vivienda como para sustitución de la hipoteca contratada con otra entidad financiera, y de 80.000 pesos para las operaciones de cofinanciación.

En Banamex destacan que este nuevo esquema no compromete los incrementos de los ingresos futuros del cliente, dado que el pago mensual se mantiene fijo durante toda la vida del crédito. Además, la hipoteca incluye un paquete de seguros integrado por una póliza de Vida, que cubre la totalidad del importe del crédito; otra de Daños a la vivienda, que incorpora coberturas de responsabilidad civil familiar, y servicios de asistencia en el hogar. Y el cliente tiene acceso a un seguro de desempleo hasta por 18 meses, para asalariados, y de invalidez total temporal, hasta por seis meses para trabajadores independientes, ambos durante toda la vida del crédito.

Con la Hipoteca Sin, Banamex, la mayor institución bancaria en México, pretende defender su liderazgo en el mercado hipotecario frente a rivales como el inglés HSBC y, sobre todo, el español Santander. Tiene una cuota de mercado en financiación de viviendas del 20%, cinco puntos más que el BBVA Bancomer. "Con Hipoteca Sin de Banamex, el cliente pagará el menor costo respecto a otros productos de bancos en todo el mercado", comenta su director de Banca Hipotecaria, Miguel García, a la prensa local. Además, se eliminan la comisión por apertura del crédito, entre otras, lo que hace que su Costo Anual Total (CAT, equivalente a la TAE española) sea, según la entidad, el más competitivo del mercado.

El CAT, como la TAE en España, incluye no sólo el tipo de interés, sino todos los demás costes, fundamentalmente comisiones, de la hipoteca. Así, la hipoteca Valora del Scotiabank tiene un tipo de interés muy atractivo, el 10,25%, uno de los más bajos actualmente en México, pero su CAT, su coste real, es del 12,6%, uno de los más elevados. El CAT más alto de los principales bancos es el de BBVA Bancomer: su Hipoteca Joven ofrece un tipo que oscila entre el 11% y el 12,3%, pero se eleva el coste total al 14%. Banorte, con su hipoteca Accesible, aplica un tipo del 10,41%, pero su CAT es del 13.2%, lo que supone el segundo préstamo hipotecario más caro entre los grandes bancos que operan en México.

El Santander cobra un tipo de interés del 10,45%, con una CAT del 12,4%. Y HSBC, con  su Pago bajo, aplica un tipo del 10,4%, con una CAT del 12,3%. Estas dos entidades son las que ofrecen las hipotecas más baratas (o menos caras) en México.

Artículos relacionados