DEUDA SOBERANA

Salvo la alemana, la banca mundial continúa confiando en la deuda pública española

Tiene 77.395 mi­llones de euros com­pro­me­ti­dos, según el BIS

Banca alemana
Banca alemana

La crisis de la deuda so­be­rana pasa fac­tura a todos los países de Europa. Pero no a todos por igual. Las es­ta­dís­ticas del Banco Internacional de Pagos de Basilea (BIS, por sus si­glas en in­glés) re­flejan que la banca in­ter­na­cional man­tiene su con­fianza en la deuda pú­blica es­pañola. De he­cho, ha au­men­tado el 0,9% desde el tri­mestre an­te­rior. Algo que se ve co­rro­bo­rado por el éxito en la úl­tima co­lo­ca­ción por el Tesoro de obli­ga­cio­nes, la pri­mera tras la re­baja de la ca­li­fi­ca­ción del Reino de España por Moody´s. Eso sí, con la no­table ex­cep­ción de la banca ale­mana, que ha re­du­cido nada menos que un 16% en un año y me­dio. Por su parte, las en­ti­dades fi­nan­cieras es­pañolas tienen ahora menos tí­tulos de deuda pú­blica de Grecia, Francia e Irlanda, man­tienen su peso de un tercio de las po­si­ciones de la banca in­ter­na­cional en Portugal y ha subido en Italia.

La exposición de la banca internacional a España alcanzó a finales del segundo trimestre los 882.722 millones de dólares (641.784 millones de euros), lo que supone un aumento del 0,9% respecto al primer trimestre del año, siempre según las estadísticas del BIS. Por otra parte, los bancos alemanes han mantenido prácticamente sin cambios su exposición a la banca española al situarse en los 177.465 millones de dólares (129.013 millones de euros), mientras que en el caso de las entidades francesas han aumentado un 3,8%, hasta los 152.237 millones de dólares (110.673 millones de euros).

Pero los bancos alemanes han reducido su exposición a la deuda soberana del Reino de España un 16% desde principios de año. Eso se traduce en 25.864 millones de euros menos de títulos de deuda pública española. La exposición de la banca germana a la deuda pública y privada española ha pasado de 154.620,18 millones de euros a 128.756,44 entre el primer trimestre y el segundo, según los datos del BIS.

En el mismo período, la banca francesa ha aumentado el 0,52% su exposición a la deuda pública española, aunque obviamente partía de niveles muy bajos (838,60 millones de euros) que las entidades financieras alemanas.

Tanto los bancos alemanes como los franceses han reducido su exposición a Grecia. Los primeros, el 6,1%. Los segundos, el 3,1%. Respecto a Italia, el comportamiento es divergente: la banca alemana disminuye su exposición el 1,9%, mientras la francesa la ha aumentado el 2%.

Desde que estalló la crisis de Grecia, las entidades germanas han ido soltando lastre y han reducido a la mitad su inversión en deuda pública y privada de ese país. Según los datos del BIS, los bancos alemanes tenían en junio en sus balances 15.501 millones en deuda pública y de los bancos y de las empresas griegos. A principios del 2010, eran 32.082,28 millones, más del doble. En este escaso año y medio los bancos alemanes se han deshecho del 36% de la deuda de Irlanda, del 20% de la de Portugal, del 16% de la española y del 8% de la italiana.

En este periodo, la banca francesa también ha reducido su exposición a la deuda griega. Nada menos que el 21,6%. La exposición de la banca europea a la deuda pública es de 26.561 millones en el caso de la de Grecia; de 9.819 millones para la de Irlanda; 172.334 millones en el caso de la de Italia y 21.709,39 en el de la de Portugal. La exposición de la banca europea (obviamente, sin contar la española) a la deuda pública del Reino de España se cifra en 77.395,25 millones, según el BIS.

La banca española tiene 231.696 millones de euros en deuda emitida por el Tesoro nacional, según los datos del Banco Internacional de Pagos de Basilea. Además, se estima en 231.696 millones el valor de la deuda pública española en manos de las entidades del país, según datos de finales del 2010.

Respecto a otros países, la banca española redujo su exposición en el segundo trimestre a la deuda griega, francesa e irlandesa. Ésta se mantuvo prácticamente idéntica en este periodo en el caso de Portugal. Y aumentó en el caso de Italia. En Grecia la disminución ha sido del 3,3%, hasta los 1.223 millones de dólares (889 millones de euros). En el caso de la deuda irlandesa, se redujo un 8,4%, hasta los 10.116 millones de dólares (7.353 millones de euros). Y en el de la deuda francesa un 11,4%, hasta los 32.075 millones de dólares (23.316 millones de euros).

Por el contrario, la exposición a la deuda italiana había aumentado en junio respecto a marzo un 8,4%, hasta 38.203 millones de dólares (27.774 millones de euros). En el caso de Portugal, la exposición de la banca española alcanzó los 89,994 millones de dólares (65.423 millones de euros), cifra muy similar a la del trimestre anterior y que sigue representando más de un tercio del total de la exposición total de la banca internacional a la deuda pública del país.

En este contexto, el Tesoro ha colocado 3.905,78 millones de euros en una subasta de obligaciones a tipos más bajos que en la anterior emisión, a pesar de la rebaja de calificación realizada por la agencia Moody's. La tercera en dos semanas, tras las decididas por Fitch y por Standard & Poor's. Con una demanda que ha superado los 7.200 millones, el Tesoro esperaba captar entre 3.250 millones y 4.250 millones.

El Tesoro ha colocado 1.082,38 millones de los 1.952,38 millones pedidos por los inversores en obligaciones con un cupón del 3,8% que vencen el 31 de enero de 2017, a un tipo marginal del 4,827%. Y ha emitido 1.035,78 millones de los 2.160,78 millones solicitados en obligaciones con un cupón del 4,6% y vencimiento a 30 de julio de 2019. En este caso, el tipo marginal se ha situado en el 5,147%. Y ha colocado 1.787,62 millones en obligaciones a diez años de los 3.144,82 millones solicitados con un cupón del 5,5% y vencimiento a 30 de abril de 2021. El tipo marginal ha bajado al 5,453%, desde el 5,92% de la subasta anterior.  

Las rebajas de Fitch y Standard & Poor's tampoco afectaron a la emisión del Tesoro del martes, en la que colocó 4.600 millones en letras a 12 y 18 meses sin elevar el interés, con una alta demanda (la banda estaba entre los 4.000 millones y los 5.000 millones). La próxima prueba, el 25 de octubre, con una emisión de letras a tres y seis meses.

Pero las agencias de calificación insisten en la crisis de la deuda. Benjamín Serra, de Moody's, destaca en un informe que las aseguradoras europeas han aguantado el impacto de la crisis de deuda** de Grecia, Portugal o Irlanda: pero que la verdadera amenaza está en el deterioro de la situación en Italia o en  España, donde estas compañías están mucho más expuestas. "Las aseguradoras europeas serían vulnerables en una crisis de deuda soberana que implicara un deterioro crediticio **significativo de España e Italia", señala Serra.

Este experto atribuye el "impacto directo mínimo" que hasta ahora han sufrido las compañías de seguros por la rebaja de la calificación de la deuda soberana de Irlanda, Portugal y Grecia en parte a "la modesta exposición directa" a esos tres países. Otro factor es la reducida implicación de las aseguradoras en el sistema bancario y empresarial de estos tres países.

"Creemos que un escenario teórico de suspensión de pagos en Portugal e Irlanda, o una quita** **suplementaria o una reestructuración en el caso de Grecia no tendrían un impacto material directo en la calificación de las posiciones financieras de las aseguradoras europeas", concluye Serra.

 

Artículos relacionados