UN BANCO EN EL RETIRO

Los balances de las cajas y la deuda pública española

Tesoro Público
Tesoro Público

El mer­cado de deuda de los países pe­ri­fé­ricos de la eu­ro­zona muestra señales de tran­qui­lidad hasta el punto que ha re­mi­tido la alarma de con­tagio hacia los países del cen­tro. Una pausa que per­mite pos­poner cual­quier mo­di­fi­ca­ción del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera hasta fi­nales de marzo. Noticias tran­qui­li­za­doras que se suman a la buena aco­gida de los bonos so­be­ranos es­paño­les, la vís­pera del "examen" par­la­men­tario del go­bierno y de las obli­ga­ciones a 10 y 30 años el día si­guiente. Sin em­bargo la leal opo­si­ción al go­bierno de Zapatero no mostró nin­guna cu­rio­sidad por co­nocer el por qué de estos epi­so­dios de in­du­dable tras­cen­dencia en la salud fi­nan­ciera de la pa­tria. ¿Se ave­cinan o se alejan las tor­men­tas?

Las tormentas se preparan fronteras adentro. Reproches reiterados sobre el desempleo y el plan de ajuste por sus retrocesos sociales, las pensiones una vez más, con la novedad de acusaciones sobre fraudes en la administración de ERES en Andalucía y denuncias vicarias a un ex-ministro de economía de unos servicios ajenos a la tramitación de ayudas y relacionados directamente con una operación empresarial. Una entrada de capital de más de 300 millones, que efectivamente ha tenido una ayuda pública de la Junta de Andalucía equivalente a un 3%.

Se trata de la reactivación de una actividad minera del cobre hecha posible por la subida del precio del mineral y que da empleo a 1.500 trabajadores, entre directos, 400, e indirectos. Ahora bien, ni la oposición ni el gobierno se plantearon en la sesión el por qué de los fraudes en los ERES o en las prestaciones por desempleo. Preguntas políticamente incorrectas y de dividendos electorales dudosos.

En el haber del Gobierno el talante de su Presidente más oportuno y ocurrente: "también me pregunta usted ahora por la moratoria nuclear... efectivamente se cambia de criterio cuando las circunstancias lo exigen, si no hay criterios no hay cambios". El anuncio secreto de su renuncia está operando como un bálsamo vivificador. Referencia, a demás, al Informe de la Oficina Independiente de Evaluación acerca de la actuación del FMI en la gestión y desenvolvimiento de la crisis económica 2004-07. El informe no señala personalmente a nadie con el dedo sólo a la institución y a la evaluación de los hechos y circunstancias que provocaron la crisis.

El lenguaje es duro lo subraya el Financial Times en la Lex column del 15 de febrero. Economistas ignorantes que confiaron excesivamente en el funcionamiento de los mercados y en las nuevas técnicas para difuminar los riesgos financieros... una super-dependencia de modelos matemáticos como los únicos instrumentos válidos para analizar circunstancias complejas. I

nstituciones cerradas en las que está prohibido asomarse al exterior como hace Antón Subirá (Conseller del gobierno catalán hasta 2002 y profesor del IESE) en una amena charla, octubre 2010, en el SECOT (Voluntariado Senior de Asesoramiento Empresarial) Subirá como hubiera hecho su paisano Josep Plá pregunta a los directores de sucursales de su pueblo, Premiá del Mar, el por qué de su jubilación anticipada y el por qué de tanta generosidad crediticia con el inmobiliario.

Los viejos directores, ante la arenga de la superioridad, "dad todo el crédito que podáis", contestaban, "oiga, eso es muy arriesgado" sustitución inmediata por quienes vinculaban su docilidad al cobro de bonos por el volumen de operaciones.

El FMI acepta calurosamente las recomendaciones del Informe independiente, cambia el rumbo y promete concentrar sus esfuerzos en una vigilancia reforzada (nota de prensa del FMI, 9-2-2011) Los propósitos de reconstrucción de una arquitectura más sólida que garanticen unas finanzas menos arriesgadas, gana terreno mientras se pierde el temor a preguntar qué hay dentro de los balances de las entidades de crédito. La falta de datos decentes ha sido la plaga devastadora que ha extendido la crisis.

Las exigencias de capital a nuestras cajas de ahorros es una pieza de este ejercicio de saneamiento. Cualquier oposición a conocer la verdad sobre la situación de cualquier caja no es más que una maniobra populista irresponsable, el crédito no fluye porque las instituciones siguen enfermas. Incluso al decisión saludable sobre la supresión de los bonos a los directivos, Caja Madrid predica ya con el ejemplo, no puede aceptarse como una coartada para olvidar el correcto deber financiero de presentar unos datos decentes. La propuesta de saneamiento no lo va a tener fácil.

A punto de entrar en el Retiro veo como una mujer de mediana edad cargada con dos bolsas corre hacia un autobús de la línea 19. El conductor, como otros, no todos afortunadamente, no abre la puerta y acelera ¡qué mala sangre hay que tener! En mis 5 años en Bélgica, jamás, vi a ningún conductor -blanco, negro o asiático, hombre o mujer, de tranvía o de autobús- arrancar cuando alguien se acercaba apresurado a hacer uso de un servicio público.

Artículos relacionados