Monitor de la Construcción

La obra civil sus­ti­tuirá a la edi­fi­ca­ción re­si­den­cial como prin­cipal víc­tima de la crisis

Las infraestructuras del próximo decenio

Acometer los grandes pro­yectos pan­eu­ro­peos, en los Pirineos y en las co­ne­xiones fe­rro­via­rias, retos del sector

Inversión en infraestructuras
Inversión en infraestructuras

Los datos he­chos pú­blicos por Eurostat re­cien­te­mente mues­tran que la pro­duc­ción del sector de la cons­truc­ción en el con­junto de la UE cayó un -4,1% en el pa­sado año, siendo más acu­sado este des­censo en la zona euro, donde llegó al -7,4%. Los ma­yores des­censos de la ac­ti­vidad se ob­ser­varon en Alemania (-23,6%) y España (-19,8%). En cuanto a cuál pueda ser la evo­lu­ción de la pro­duc­ción en cons­truc­ción en los pró­ximos años en nuestro país, las pre­vi­siones he­chas pú­blicas re­cien­te­mente por FUNCAS es­timan que la in­ver­sión en cons­truc­ción caerá un -9,5% este año 2011 y un -4,2% en 2012. El ajuste será más in­tenso a partir de ahora en el sector de obra civil que la edi­fi­ca­ción re­si­den­cial, porque ésta ya ha su­frido un cas­tigo iné­dito en los tres úl­timos ejer­ci­cios.

Según estas previsiones de FUNCAS, la obra civil caerá un -10,5% este año y un -5,9% el siguiente, mientras que la edificación residencial aunque también disminuirá, lo hará menos intensamente, un -7,9% este año y un ya más leve -1,2% en 2012. La mayor caída de la obra civil se explica por la detracción de la inversión pública motivada por la necesidad de ajustar el gasto público para poder cumplir los objetivos del plan de consolidación fiscal. La inversión en edificación residencial, por el contrario, podría comenzar a mostrar tasas intertrimestrales positivas a lo largo de 2012. Por su parte la Comisión Europea en sus previsiones de otoño publicadas el pasado mes de noviembre, se mostraba un poco menos pesimista, ya que preveía que el conjunto de la inversión en construcción en España caerá un -7% en 2011 para iniciar un tímido repunte (+0,7%) en 2012.

Si a estas previsiones nada optimistas se une la perspectiva que añaden tanto la evolución de la licitación pública hasta 2013 -que reflejará el durísimo recorte de inversiones públicas a causa de que en este capítulo ha cargado el actual Gobierno la práctica totalidad del ajuste fiscal que le han exigido desde Europa- como los efectos de la imposibilidad de que la actividad residencial de obra nueva retome un mínimo pulso antes de 2015 por el enorme stock aún embalsado y sin salida, junto a la práctica desaparición del crédito y la dura -para algunos desleal- competencia de las entidades financieras que priorizan la venta de las viviendas en su poder por embargos o impagos, está claro por qué el sector ya no confía en este gobierno, lo da por amortizado e intenta mirar hacia el futuro.

Uno de los modos de hacerlo vienen siendo el análisis y propuesta de prioridades que, en las necesidades futuras de infraestructuras, habría que acometer, y en este menester ha decidido implicarse el sector a través de la Comisión de Infraestructuras de la CEOE, que con motivo de la nueva singladura que esta institución patronal ha iniciado con la presidencia de Joan Rossell, ha sido constituida bajo la presidencia de Juan Lazcano, Presidente de la CNC, y la vicepresidencia de José Luis Feito, Presidente de ASETA.

En el acto de constitución y ante la Secretaria General de Infraestructuras del ministerio de Fomento, los directivos de la Comisión desgranaron sus objetivos para los próximos años. La principal, cuál vaya a ser la política de transportes en el próximo decenio y cual deba ser -o sea la posible- la fórmula más eficiente de financiación de las infraestructuras en el futuro, ya que cada vez será más difícil atender las necesidades con cargo al gasto público. En relación con la UE, las prioridades de esta Comisión son incluir las necesidades españolas entre los objetivos de la red transeuropea de transportes, acabando lo actualmente ya en marcha y priorizando la permeabilización de los Pirineos por el centro, así como el corredor mediterráneo. En cuanto al ámbito legislativo comunitario que afecta al sector, se pondrá especial énfasis en la defensa de la euroviñeta y de su rápida implantación en España (la última propuesta de directiva de tarificación está actualmente ya en segunda lectura, en el Parlamento Europea).

Otras cuestiones prioritarias en el ámbito comunitario son la regulación del acceso de terceros países a la actividad constructora dentro de la UE, ya que recientes acontecimientos han causado alarma fundada. Por ejemplo, la construcción de la autopista A-2 en Varsovia fue adjudicada a empresas chinas que, teniendo capital público, llevan desde China sus propios trabajadores, impidiendo a la mano de obra local ser contratados y eliminando de las obras muchas de las exigencias comunitarias en lo que se refiere a prevención y seguridad. También será objeto de atención una muy activa participación del empresariado español en la encuesta de modernización de la contratación pública que tanto afectará a este sector constructor y que la UE está pilotando como paso previo a una próxima propuesta de Directiva en este campo.

Inmaculada Rodríguez-Piñero, Secretaria General de Infraestructuras, es uno de los altos cargos de Fomento que mayor atención y respeto concitan entre el empresariado del sector constructor. En la presentación de esta Comisión de Infraestructuras de la CEOE desveló algunas claves de la actuación futura de Fomento, el mayor ente inversor del Estado. Reconoció sin ambages la inusitada dureza de la crisis y del consiguiente ajuste presupuestario, descartando implícitamente que antes de 2013 sea posible retomar un nivel de inversiones en infraestructuras ni de lejos parecido a los que se han alcanzado hasta 2007. Estableció que para estos tiempos de crisis las prioridades de su ministerio son cerrar y terminar los grandes corredores tanto de ferrocarril como de carreteras, diseñar un modelo eficaz de cómo financiar y refinanciar nuevas infraestructuras, y cómo hacer más eficiente la inversión en este campo.

En cuanto a proyectos concretos a corto plazo enumeró los accesos ferroviarios al puerto de Algeciras, la variante del Ave entre Alicante y su aeropuerto, y la electrificación de la línea Teruel-Zaragoza; los tres proyectos se encuentran pendientes en la actualidad de la aprobación del Ministerio de Economía y Hacienda. En cuanto al tramo Benavente -Zamora, se ha finalizado el trámite de las alegaciones y es probable que en marzo pueda licitarse. Mencionó que la situación de la gran obra del inicio del PEI, el Ave a Galicia, se encuentra avanzada ya que la redacción de los pliegos de licitación está a punto de concluir, y aludió a que "está casi diseñado" el corredor mediterráneo, que es desde hace años una de las demandas más constantes no solo de la construcción, sino de muchos otros sectores productivos.  

Artículos relacionados