Auguran más fu­siones "porque hay un pro­blema de már­ge­nes"

Las cajas de ahorros avisan: el proceso de reestructuración también llegará a los bancos

El pre­si­dente de la Ceca y de ‘la Caixa', Isidro Fainé, de­tecta "un gran in­te­rés" de in­ver­sores lo­cales por ser ac­cio­nistas

Isidre Fainé
Isidre Fainé

Sólo les faltó re­cu­rrir al re­frán: cuando veas las barbas de tu ve­cino pe­lar, pon las tuyas a re­mo­jar. Pero el pre­si­dente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (Ceca) y de ‘la Caixa', Isidro Fainé, es­tuvo me­ri­dia­na­mente claro: "Aquí habrá más con­cen­tra­ción, y no sólo de ca­jas, porque hay un pro­blema de már­ge­nes". La pre­vi­sión es que los már­genes me­jo­ren, pero muy len­ta­mente. El ra­zo­na­miento del líder del sector es im­pe­ca­ble: "Cuando los már­genes se re­du­cen, la única so­lu­ción es la con­cen­tra­ción, lo­grar masa crí­tica para captar ca­pi­tal". Y eso es lo que han hecho las cajas de aho­rros, según el pre­si­dente de la Ceca. El di­rector ge­neral de la Confederación, José María Méndez, que se es­tre­naba en una pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos, apor­taba da­tos: de las 45 ca­jas, 42 han par­ti­ci­pado en pro­cesos de in­te­gra­ción, "un es­fuerzo con­si­de­ra­ble" que ha desem­bo­cado en 14 en­ti­da­des, que ahora tienen "una di­men­sión idó­nea" para hacer frente a la cri­sis.

Fainé, que zanjó las críticas lanzadas desde fuera pero también desde dentro del sector al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, con un "ha hecho muy buen trabajo, lo ha hecho muy bien, ha sido decisivo" y con un tajante "juzguemos al final del proceso, nunca antes", convirtió la presentación de resultados de las cajas en 2010 en un acto de reafirmación del proceso protagonizado por estas entidades. "Frente al camino de la soledad, que lleva a la paralización, hemos apostado por el poder del riesgo creador. Hemos buscado soluciones manteniendo la tranquilidad de los clientes, la competitividad en el negocio, y la inversión en la Obra Social", argumenta. "Estamos resolviendo el problema a una velocidad de vértigo", insiste. Y las cajas lo consiguen porque "tenemos las ideas muy claras sobre lo que queremos hacer".

Y esas ideas pasan por una triple dimensión (la actividad financiera, la empresarial y la social), que se resume en la reivindicación del "capitalismo social". "Creo en el capitalismo social, y por eso trabajo en una caja, y esa motivación no la tienen en un banco", explica.

Pero el acto de reafirmación también tiene mucho de reivindicación. Fainé reclama medidas para que las cajas mantengan sus participaciones industriales. "La venta de las carteras industriales no preocupa a las cajas, pero creo que debería preocuparnos a todos los ciudadanos. Vender es muy fácil, apostamos por que las cajas sigan invirtiendo a largo plazo y por un modelo que sirva para mantener estas carteras", insiste.

"Hay un gran interés de inversores locales por ser accionistas de las cajas. No sólo son grandes inversores internacionales o fondos soberanos. Y no vamos a vender con descuentos. Y quien invierta a corto plazo, a lo mejor no gana dinero, pero quien invierta en cajas españolas a largo plazo, seguro que sí", señala el presidente de la Ceca. "Estamos abiertos a todos los que quieran entrar en las cajas", añade Fainé. Incluso los bancos. También los extranjeros, aunque les avisa: "No crean que es fácil competir en España".

Además de aprobar las cuentas de 2010, marcadas por un descenso del beneficio del 22,9% (hasta los 3.043 millones), las fuertes dotaciones a provisiones, el descenso generalizado de los márgenes (25,2%) y una defensa de las cuotas de mercado (51,53% en recursos de clientes, 49,18% en créditos), el consejo de administración de la Ceca ha iniciado los trámites para una reforma de sus estatutos. El objetivo es que en este órgano (y en la Comisión de Control) estén representados las cajas, los bancos de los Sistemas Institucionales de Protección (SIP), los instrumentales, y las entidades que hayan adquirido el conjunto de activos y pasivos afecto a la actividad financiera de otra caja.

De esta forma, el consejo tendrá un mínimo de cinco miembros (ahora, 15) y un máximo de 17 (actualmente, 35), que se corresponde con el número de entidades de ahorro que quedarán tras el proceso de concentración (más el director general y el secretario del órgano). También se creará una Comisión de Federaciones territoriales, que actuará como un órgano consultivo del consejo de administración, y otra Sectorial de Fundaciones y Obra Social.

 

Artículos relacionados