BANCA

La Audiencia Nacional ve legal vincular un crédito a un seguro

Rechaza que esta prác­tica afecte a la libre com­pe­tencia

La Audiencia Nacional ha des­es­ti­mado el re­curso sobre la Resolución de la Comisión Nacional de la Competencia, de 29 de mayo de 2009, que per­mitía a una en­tidad fi­nan­ciera su­bor­dinar la con­ce­sión de un prés­tamo hi­po­te­cario a la sus­crip­ción de un se­guro de vida o de amor­ti­za­ción de cré­dito con una ase­gu­ra­dora per­te­ne­ciente a su mismo grupo. La Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección Sexta, de la Audiencia Nacional de­clara "que no ha re­sul­tado acre­di­tado la exis­tencia de prác­ticas prohi­bi­das" por el ar­tículo 1 de la Ley 16/1989, que re­gula la libre com­pe­ten­cia, re­la­tivas "a la vin­cu­la­ción de la con­ce­sión de prés­tamos per­so­nales e hi­po­te­ca­rios a la sus­crip­ción de un se­guro de vida o de amor­ti­za­ción con una ase­gu­ra­dora per­te­ne­ciente a su mismo grupo em­pre­sa­rial".

Tampoco considera la Audiencia Nacional que sea una práctica prohibida o que atente contra la libre competencia el que la entidad financiera utilice otras vías distintas a la de reclamar a la aseguradora de su grupo el pago del seguro al producirse la contingencia prevista en la póliza, en detrimento de la eficacia de dicho seguro.

Esta sentencia de la Audiencia Nacional es un triunfo de Amaef, la Asociación de la Mediación Aseguradora de Entidades Financieras, que agrupa a 45  entidades dedicadas a la comercialización de pólizas a través de las sucursales de bancos y cajas. Este lobby de la bancaseguros ha defendido siempre que la vinculación de un crédito a la contratación de una póliza en una aseguradora ligada al banco que concede el préstamo no afecta a la libre competencia y que es una práctica que beneficia tanto al cliente como a la entidad.

En la sentencia, la Audiencia Nacional comparte los planteamientos empleados por la Comisión Nacional de la Competencia en la resolución que había sido recurrida y argumenta que "la actividad probatoria ha sido suficiente, ha fijado los hechos relevantes y ha permitido apreciar la realidad de las operaciones económicas que son esenciales para la resolución del presente conflicto".

La Sección Sexta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional añade que "tampoco se sostiene la alegación de que la existencia de acuerdos entre las entidades financieras y las compañías aseguradoras de su grupo empresarial sea contraria a la separación de actividades que dispone la Ley". Y resalta que la normativa vigente sobre libre competencia "contempla la distribución de seguros por parte de las entidades financieras a través de la figura del Operador de Banca Seguros".

La sentencia de la Audiencia Nacional subraya que "no se observan conductas concertadas ni conscientemente paralelas", que "tampoco" se puede "apreciar que exista un abuso de posición de dominio", "ni se aprecia práctica desleal con incidencia en la libre competencia". Y reitera que "en absoluto, de los comportamientos probados, resulta una práctica con capacidad para afectar a la libre competencia".

Esta decisión de la Audiencia Nacional zanja una interminable discusión entre las aseguradoras no ligadas a grupos financieros y éstos. Las primeras acusan a la banca de mantener un negocio de seguros cautivo al condicionar la concesión de un crédito, fundamentalmente el hipotecario, a la contratación de un seguro que es de una filial de la entidad o con una compañía con la que existe un acuerdo de distribución. Bancos y cajas, por su parte, señalan que la vinculación del cliente es una estrategia esencial dentro del negocio bancario. Y que al solicitante de una hipoteca no sólo se le coloca un seguro de amortización del crédito, sino todos los productos y servicios posibles.

 

 

Artículos relacionados