Botín reta a FG en México con uno de los negocios más rentables: los Estados y los municipios

El Santander in­cre­menta esta ac­ti­vidad el 135% en lo que va de año, y re­corta dis­tan­cias al BBVA, que crece el 34,3%

México es muy im­por­tante para el BBVA. Y más ahora, que está su­perando a España como prin­cipal fuente de be­ne­fi­cios del grupo. Pero tam­bién lo es para el Santander. Porque no es ha­bi­tual ocupar la ter­cera po­si­ción en un país. Porque la mayor di­ver­si­fi­ca­ción in­ter­na­cional fo­menta la com­pe­tencia in­terna entre uni­da­des: México quiere estar al mismo nivel que Brasil o el Reino Unido dentro del grupo. Y por­que, entre las dos fi­liales de bancos es­paño­les, hay otros grupos en danza, como Banorte, el único gran grupo fi­nan­ciero del país cuya pro­piedad es to­tal­mente lo­cal, y que quiere disputar la pri­macía del sector a BBVA Bancomer, Banamex (del nor­te­ame­ri­cano Citi) y al Santander. Esta en­ti­dad, que ha lan­zado en México una au­tén­tica ofen­siva en hi­po­te­cas, reta al BBVA Bancomer en uno de los ne­go­cios más ren­ta­bles: la fi­nan­cia­ción de los Estados y de los mu­ni­ci­pios.

Banorte, el único gran banco del país en manos totalmente locales, entra en liza entre las filiales españolas

Lo curioso es que Santander y Banorte están pisando el acelerador en esta actividad al mismo tiempo que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) advierte respecto a los bancos que conceden créditos a Estados federales y municipios sin conocer su grado real de endeudamiento. El caso es que el crédito bancario a entidades gubernamentales creció 57.000 millones de pesos en un año. De acuerdo con los datos de la CNBV, la cartera total pasó de 280.000 millones de pesos en mayo de 2010 a 337.000 millones este año.

Este tipo de préstamos se concentra en cinco entidades: BBVA Bancomer, Banamex, Banorte, Interacciones y la filial del británico HSBC. Banorte quiere más peso en esa relación. Y el Santander quiere figurar en esa relación. Y BBVA Bancomer no quiere perder su privilegiada posición. En cambio, Banamex está levantando el pie del acelerador en el crédito a Estados y municipios en México.

El resultado, según los datos de la CNBV, es que el Santander ha incrementado el saldo de su cartera de financiación a gobiernos y municipios en México nada menos que el 135%, hasta alcanzar los 30.062 millones de pesos en mayo. De esta forma, reduce distancias con el BBVA Bancomer, que creció el 34,3%, hasta los 90.280,5 millones de pesos. Y también respecto a Banorte, que elevó el 24% el saldo de su cartera de créditos otorgados a Estados y municipios, hasta los 51.459 millones de pesos.

Por el contrario, Banamex redujo su cartera de créditos a instituciones gubernamentales el 27% en el mismo período, para dejarla en 39.151 millones de pesos. Pese a ello, mantiene la tercera posición en este mercado. Pero el Santander ya está en la ‘pomada', que era el primer objetivo. Porque las tres primeras (BBVA Bancomer, Banorte y Banamex) controlan más de la mitad del negocio del crédito a gobiernos y municipios. Y el Santander quiere su trozo de la tarta, y desempeñar un papel protagonista en este negocio.

Banorte, que ha absorbido a Ixe Banco, ha aumentado el 34% la financiación a Estados y municipios en México en el segundo trimestre del ejercicio en curso. Se trata de un negocio que, hasta junio, ascendía de 55.421 millones de pesos. La financiación a Estados y municipios supone el 18% del crédito total que concede Banorte. Su director general, Alejandro Valenzuela del Río, señalaba recientemente que Banorte continuará la expansión de esta cartera, porque "estamos absolutamente convencidos de que México no tiene un problema de endeudamiento de los gobiernos municipales, de que la deuda de estados y municipios a escala nacional aguanta la comparación con la de muchos países de América Latina de nivel similar de desarrollo y también en el mundo".

Valenzuela destaca que Banorte opera en este campo con "estricto control y cautela", como siempre lo hace el banco, con "evaluación de crédito por crédito; caso por caso y que existan las condiciones", y con "seguimiento cercano a cada uno de sus clientes Estados y municipios". Es lo que el director general de Banorte define como financiar "con responsabilidad". De hecho, la cartera de financiación a entidades gubernamentales tiene morosidad cero.

El director general de Banorte cree que la preocupación de la CNBV por el crecimiento de estas operaciones tiene su base en el incremento excesivamente rápido de la financiación por parte de algunos Estados y municipios. Pero matiza que los créditos que Banorte concede a Estados y municipios para financiar proyectos de inversión están sujetos a "participaciones federales", por lo que tienen la consideración de deuda pública. En cualquier caso, hay "mucha cancha", ya que muchos Estados y municipios tienen necesidad de financiación, y acuden a los bancos.

 

Artículos relacionados