Pierde el mayor nú­mero de clientes en tér­minos ab­so­lutos e in­cluso en fun­ción de la cuota re­la­tiva

Vodafone resulta la gran perdedora en la guerra de precios entre las grandes operadoras españolas

El cas­tigo de S&P a Telefónica, por dar el mayor di­vi­dendo de la his­toria de España, ca­rece de ló­gica

Establecimiento Vodafone
Establecimiento Vodafone

Vodafone, la se­gunda ope­ra­dora de móvil en España, pre­senta una evo­lu­ción eco­nó­mica des­alen­ta­dora en lo que va de año y, según datos de la CNT, sería de las tres grandes (Teléfonica, Vodafone y Orange), la que peor ba­lance pre­senta a fi­nales de ju­lio. La fi­lial es­pañola de ope­ra­dora bri­tá­nica había per­dido 82.280 lí­neas mó­viles en mayo, otros 131.120 en abril y 154.240 en marzo, pese a la guerra de pre­cios desatada en el mer­cado es­pañol. Por el con­tra­rio, Movistar había ga­nado 12.830 lí­neas en mayo, re­mon­tando las pér­didas de abril y marzo de más de 101.000 lí­neas. Expertos del sector con­si­deran que las grandes ope­ra­doras que ac­túan en el mer­cado na­cional se en­frentan a una si­tua­ción com­pleja como re­sul­tado de la caída del con­sumo por la crisis eco­nómic y la fuerte com­pe­tencia de las ope­ra­doras pe­queñas.

No sería de extrañar, en este sentido, que las agencias de rating, como ha sucedido en el caso de Telefónica, tomaran nota de la mala evolución del negocio de Vodafone en España y actuara en consecuencia. En una polémica decisión, la agencia Standard & Poor's lo hacia la semana pasada en el caso de Telefónica -rebajando de A- a BBB+, a largo plazo, pero con perspectiva "estable", aunque manteniendo el A-2 a corto plazo-. Sus argumentos , sin embargo,resultaran peregrinos. De hecho, S&P aducía el mal momento del mercado español, que perjudica a todas, y la "agresiva política de dividendos", uno de los hitos de la notable gestión de César Alierta.

Para expertos del sector, no parece muy lógico justificar una bajada de calificación en una elevada retribución a los accionistas, máxime cuando este aspecto es esencial en la estrategia del grupo Telefónica. Con César Alierta al frente del grupo, Telefónica ha pasado de los 0,25 euros de dividendo por acción en 2003 a los 1,75 euros prometidos para el próximo ejercicio. Esto supone multiplicar por siete la remuneración al accionista de Telefónica., todo un hito en la difícil y volátil situación del mercado bursátileuropeo y norteamericano.

Este año Telefónica destinará 7.300 millones de euros a recompensar a sus accionistas. Es el dividendo más alto que una empresa española haya repartido jamás. Y lo hace en un momento de crisis económica nacional e internacional. Pero, por lo que se ve, eso es negativo para Standard & Poor's.

Además, la agencia justifica su decisión en que Telefónica ha reducido menos deuda de lo previsto, cuando ésta ascendía a 56.420 millones de euros al finalizar el primer semestre. Pero ese argumento choca con el mantenimiento de la perspectiva "estable" y con la certificación, por parte de Standard & Poor's, de que Telefónica disminuirá el apalancamiento financiero en dos años, y de que el grupo español mantendrá una "liquidez activa adecuada".

Según los últimos datos disponibles, la telefonía móvil sumó 242.385 nuevas altas de línea en junio, lo que supone el mejor registro en lo que va de año, con cifras que no se veían desde diciembre de 2010, según la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT). Con esta subida, el primer semestre termina con 55,26 millones de líneas de telefonía móvil, el 4,8% más que en junio de 2010, a pesar de la crisis. Esto supone una penetración de 117,5 líneas por cada 100 habitantes. O lo que es lo mismo, casi 1,2 móviles por español.

Vodafone y Movistar (grupo Telefónica) registraron pérdidas netas en las líneas móviles (mayores en el caso de la operadora británica), frente a Orange, que cambió de tendencia y obtuvo una ganancia neta de 10.200 líneas. No obstante, las mayores ganancias netas fueron para los Operadores Móviles Virtuales (OMV), con 160.380 nuevas altas, y para Yoigo, con 87.470. En junio, 455.600 clientes cambiaron de operadora móvil, un 20,6% más que en el mismo periodo del año anterior.

La banda ancha sumó 14.651 nuevas altas en junio, de las que 10.869 correspondieron a líneas de fibra óptica hasta el hogar. Con este incremento, el total de líneas de banda fija se situó en mayo en 10,89 millones. Los operadores de de cable sumaron 6.330 líneas, mientras que los alternativos que utilizan la red de cobre de Telefónica registraron un incremento de 39.690 nuevas líneas. Además, la compañía de telecomunicaciones perdió 31.270 líneas ADSL.

En cuanto a telefonía fija, tanto el sector residencial como el sector negocios registraron pérdidas, pues en el sexto mes del año se dieron de baja 64.868 líneas, alcanzando los 19,5 millones de usuarios, un 1,6% menos que en el mismo periodo del año anterior. Además, la portabilidad en telefonía fija registró 150.000 cambios de operadora, en su mayoría motivados por el cambio de proveedor de banda ancha.

En el primer trimestre, tanto Vodafone como Telefónica ya perdían protagonismo frente a sus competidores, y esa tendencia se ha mantenido durante el segundo trimestre. Hasta marzo, los ingresos de Movistar cayeron un 10,8% en banda ancha y un 4,7% en móvil, mientras Vodafone cedió un 10,2%, según la CMT.

En cambio, en el móvil, Yoigo registró un aumento interanual de ingresos de un 52,2%, mientras que los del resto de operadores alternativos (Pepephone, Simyo, Masmovil, etcétera) aumentaron un 22,1%. En banda ancha, Jazztel se ha hecho fuerte con un aumento de la facturación del 52,2%, mientras que Ono aumentó la suya un 4,2%.

El comportamiento de Vodafone en el móvil fue mucho peor que el del sector en general. La evolución del negocio de la telefonía móvil fue muy parecida a las del primer trimestre de 2010. Los ingresos (3.322,57 millones) retrocedieron el 3%, con descensos, sobre todo, en la facturación por tráfico (-13,5%) y los mensajes cortos (-6%). Como en los periodos anteriores, el tráfico de datos en redes móviles fue el motor de este segmento, con un avance del 24,8% que representaron unos ingresos de 544,67 millones de euros.

Lo mismo sucedió en Internet. Los servicios de banda ancha registraron una caída interanual del 0,8% hasta los 958 millones de euros. Los ingresos por acceso a Internet residencial retrocedieron un 1% (hasta los 644,4 millones), mientras que los ligados a la contratación de Internet negocios avanzaron el 0,3%, hasta los 199,2 millones. Telefónica ha perdido seis puntos de cuota de mercado, desde el 59,3% hasta el 53,3%. Pero también ha perdido cuota, en proporciones similares teniendo en cuenta la diferencia evidente de tamaño, Vodafone. Y Telefónica sigue siendo la primera compañía del sector en España, aunque nota mucho, lógicamente, el impacto de los nuevos competidores.

Artículos relacionados