Banamex, del nor­te­ame­ri­cano Citi, logra ser la en­tidad fi­nan­ciera con mayor vo­lumen de ac­tivos

González (BBVA) deja de ser el primer banquero de México pese a ganar más dinero que en España

El Santader re­corta dis­tan­cias con el BBVA y se con­so­lida en la ter­cera po­si­ción, aguan­tando el pulso al local Banorte

Francisco González, presidente de BBVA
Francisco González, presidente de BBVA

Mal co­mienzo de curso para el pre­si­dente del BBVA, Francisco González (FG). Justamente cuando México su­pera a España en apor­ta­ción a los be­ne­fi­cios del grupo fi­nan­ciero es­pañol -como se com­pro­bará en la pre­sen­ta­ción de los re­sul­tados del tercer tri­mes­tre-, FG deja de ser el mayor ban­quero del país az­teca. El único, pre­ci­sa­mente, en el que ocu­paba la pri­mera po­si­ción, tras per­derla hace años en España, tanto en vo­lumen de ac­tivos como en ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til, en be­ne­ficio del Santander. El BBVA, que in­cluso tam­bién ha ce­dido hace es­casos días ante Iberdrola el primer puesto por ca­pi­ta­li­za­ción bur­sátil de las en­ti­dades con sede en Bilbao, ya co­noció lo que ello con­lleva, cuando se con­virtió en el mejor se­gundo tras la ab­sor­ción por el Santander de Emilio Botín del Banco Central Hispano. En México, BBVA Bancomer ha te­nido que ceder el tes­tigo de primer banco a Banamex, con­tro­lado por el grupo nor­te­ame­ri­cano Citi.

El liderazgo del BBVA en México, una operación iniciada y ejecutada por el BBV de Emilio Ybarra y Pedro Luis Uriarte, antes de su fusión con Argentaria, ha durado desde el primer semestre del año 2007. Hasta entonces, el primer puesto estaba siendo muy disputado con Banamex, del Citi, que en algunos trimestres se situaba por encima de la filial del banco español en volumen de activos. Pero esa etapa de menos de cuatro años en la que Banamex siempre ha ocupado la segunda posición, por detrás de BBVA Bancomer se ha terminado. En el primer semestre del ejercicio en curso, las estadísticas oficiales de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) confirmaban lo que muchos ya intuían, por mucho que se proclamara desde el BBVA que México iba a superar a España como principal fuente de beneficios, que Bancomer estaba perdiendo fuelle respecto a Banamex y a otros bancos que operan en el país.

Las cifras están ahí. Banamex ha terminado el primer semestre con un volumen de activos que es 12.362,7 millones de pesos mexicanos, nada menos que 6.901,1 millones de euros, superior al de BBVA Bancomer (1,144 billones frente a 1,132 billones). El banco mexicano del Citi norteamericano tiene una cuota de mercado del 19,68%, 0,21 puntos más que el del BBVA, que se queda con una participación del 19.47%.

Curiosamente, ese desplazamiento en el podio de la banca en México, en cuando a volumen de activos, no se va visto reproducido en los beneficios. En junio, Banamex sufrió un descenso del 49,6% en sus resultados, mientras BBVA Bancomer ganó el 3,7% más que en el primer semestre del ejercicio precedente.

FG sí puede presumir, por tanto, de presidir el grupo bancario que más dinero gana en México. También puede compensar el fracaso de dejar de ser el mayor banquero del país por volumen de activos con el hecho de que BBVA Bancomer continúa siendo el primero de México tanto en crédito como en captación de recursos de clientes.

El que no se consuela es porque no quiere. Las estadísticas oficiales de la CNBV deja muy claro que BBVA Bancomer lidera el crédito en México, con una participación del 25,72% (576.506 millones de pesos mexicanos), frente al 15,71% de Banamex (352.152 millones de pesos mexicanos). También encabeza la captación de recursos de clientes: BBVA Bancomer tiene una cuota de mercado del 22,58%, que se traduce en 627.957 millones de pesos mexicanos, cuando Banamex está en el 19,72%, 548.574 millones de pesos mexicanos.

Pero precisamente tiene más valor el hecho de que Banamex haya desbancado al BBVA Bancomer de la primera posición de la banca en México por volumen de activos, pese a que la filial del banco español mantiene su predominio tanto en créditos como en recursos de clientes.

Además, en el BBVA toman muy buena nota de los datos de su principal rival en España, porque el Santander ha consolidado su tercera posición, con un volumen de activos de 800.000 millones de pesos mexicanos, lo que supone una cuota de mercado del 13,75%. Es cierto que la diferencia respecto al BBVA Bancomer todavía es apreciable, 6,72 puntos, pero no menos verdad es que el grupo de Emilio Botín ha recortado distancias en México.

Y no sólo eso, porque el Santander ha aguantado la presión de Banorte, el único de los grandes bancos que operan en México que pertenece totalmente a accionistas locales. Esta entidad, que tiene en marcha un plan estratégico para ser el mayor banco de México a medio plazo, se ha quedado con una cuota del 10,24%, que se traduce en 595.793 millones de pesos mexicanos. Nada menos que tres puntos y medio por debajo del Santander México.

Este avance del Santander en México se produce cuando el crédito a Estados y municipios ha caído el 1,3% en julio, que según datos del Banco de México es el primer descenso desde mediados del año 2008. En este segmento, en el que el banco mexicano del Citi ha echado el freno, está siendo muy activo el Santander, mucho más que el BBVA Bancomer. El crédito al sector privado aumentó el 14,3% respecto a julio de 2010, impulsado por la financiación del consumo, precisamente el segmento en el que el Santander México está más presente. Consumo creció el 14,3%, frente al 10,6% de los préstamos a particulares con actividad empresarial (lo que en España serían los autónomos) y el 4,5% de las hipotecas.

El Santander está recogiendo ya los primeros frutos de un plan diseñado para ocupar la primera posición en la banca de México al finalizar el próximo ejercicio. Se trata de que Santander México sea el banco que más crezca en cuatro segmentos fundamentales: hipotecas, empresas, pymes y financiación de consumo vía crédito (no tarjetas). De esta forma, el crédito aumentará el 20% sobre el ejercicio precedente, según las previsiones de Marcos Martínez, presidente ejecutivo de la filial mexicana del Santander. El Santander lleva tiempo pisando el acelerador en México en pymes, empresas y particulares. Y ahí están los resultados: hace cuatro años su participación en el segmento de pymes apenas era del 6%, y ahora tiene el 16%, muy cerca del segundo banco más activo en este campo, que tiene el 19%. En hipotecas el Santander crece a ritmos del 40%; en pymes, del 36%, y del 28% en empresas.

De esta forma, el Santander está recortando distancias respecto al BBVA Bancomer y a Banamex, mientras pone tierra por medio respecto a los competidores que le siguen, especialmente Banorte. Y FG ve cómo su principal fuente de beneficios desde este trimestre que acaba de empezar envía señales negativas, como dejar de ser el mayor banco del país.

 

Artículos relacionados