El plan, que tiene ca­rácter in­de­fi­nido, be­ne­ficia a dos de cada tres clientes y busca au­mentar la vin­cu­la­ción

Bankia apuesta por la fidelidad del cliente al suprimir comisiones en un entorno de deterioro de márgenes

Jóvenes, pen­sio­nis­tas, ac­cio­nistas de la en­tidad y los que do­mi­ci­lien la nó­mina no pa­garán por la ope­ra­tiva ban­caria ha­bi­tual

Rodrigo Rato, Presidente de Bankia
Rodrigo Rato, Presidente de Bankia

Cuando prác­ti­ca­mente todas las en­ti­dades fi­nan­cieras están en­fras­cadas en las cre­cientes va­riantes de la guerra del pa­sivo y pen­dientes del pro­ceso de con­cen­tra­ción, es­pe­cial­mente de quién se va a quedar con la ali­can­tina Caja de Ahorros del Mediterráneo, Bankia sor­prende con un plan de su­pre­sión de co­mi­siones que be­ne­fi­ciará a dos de cada tres clientes de la en­tidad del Banco Financiero y de Ahorros. El banco al que se ha tras­pa­sado el ne­gocio fi­nan­ciero de las cajas im­pli­cadas (Madrid, Bancaja, Insular de Canarias, Ávila, Segovia, Laietana y Rioja), ha puesto en marcha el plan "Sin Comisiones" para más de siete mi­llones de clientes par­ti­cu­lares que ya no pa­gaban por sus cuentas y por sus tar­je­tas. De esta forma, Bankia "se afianza como una de las en­ti­dades fi­nan­cieras es­pañolas más com­pe­ti­tivas en la exen­ción de co­mi­sio­nes, ya que sitúa su libro de ta­rifas en la parte baja del mer­ca­do", señalan en la en­ti­dad.

Con esta medida, que tiene carácter indefinido, jóvenes, pensionistas, accionistas de Bankia y aquellos clientes que domicilien su nómina en la entidad no pagarán comisión alguna por las operaciones bancarias más comunes: transferencias, mantenimiento de cuenta y cuotas de la tarjeta de débito.

Bankia se suma así a una estrategia que puso en marcha el Santander hace cinco años, con la campaña "Queremos ser tu banco", y que fue replicada, con diferentes matices, por otras entidades financieras desde entonces. Pero la gran diferencia es que Bankia profundiza en esta política de no cobrar comisiones para captar más clientes y, sobre todo, para incrementar significativamente las operaciones y la vinculación de éstos en un entorno de deterioro de márgenes y de escaso negocio, por la crisis y por la contracción del crédito y del consumo. Hace cinco años, cuando el Santander lanzó "Queremos ser tu banco", nadie hablaba de crisis, el crédito iba como un tiro empujado por la demanda de financiación de viviendas, y se hacían muchas más operaciones financieras.

En este sentido, Bankia se la juega. Porque la rentabilidad de la operación va a depender de que muchos más clientes domicilien la nómina, hagan más operaciones y contraten más productos y servicios en la entidad. Claro que quien no se arriesga, no llega al éxito. Cuando el Santander lanzó "Queremos ser tu banco", voces agoreras insistían en que no iba a durar mucho tiempo esa estrategia de supresión de comisiones. Y ya lleva cinco años, con el añadido de que esa política se ha ido extendido a un mayor número de clientes, sin necesidad de que éstos hayan tenido que solicitarlo.

En cualquier caso, esa estrategia no es nueva en Bankia. Nada más nacer, se estableció la exención de comisiones a la hora de sacar dinero en los más de 7.000 cajeros automáticos que conforman la red** **de las siete entidades integrantes del grupo, y que es la segunda más amplia de España.

Bankia no se conforma con suprimir comisiones por la operativa bancaria más habitual a jóvenes, pensionistas, accionistas y aquellos clientes que domicilien su nómina en la entidad. También se eliminan las comisiones por ingresar cheques en cuenta y, en el caso de las transferencias, para aquellas operaciones que sean nacionales a través de cajeros automáticos, Internet o teléfono, así como la cuota por emisión o renovación de  la tarjeta de débito asociada a su cuenta. Adicionalmente, para aquellos clientes que tengan domiciliada su pensión en Bankia también serán gratuitas las transferencias realizadas desde las oficinas.

En Bankia calculan que esa estrategia "beneficia a dos de cada tres clientes de la entidad". Y señalan que "en el futuro, se espera que aumente el número de beneficiarios, ya que la campaña busca incrementar la vinculación de los clientes con la entidad".

El plan supone que no se cobrará comisiones por mantenimiento y administración de la cuenta de abono de nómina o pensión, de la cuenta vinculada a la cuenta de valores o su cuenta infantil o joven. Tampoco, por la apertura, emisión, tenencia o renovación de una tarjeta de debido asociada a esa cuenta. Bankia no cobrará comisiones por el ingreso de cheques en euros en la cuenta. Ni por las transferencias nacionales y a Estados miembros de la Unión Europea hasta 50.000 euros y emitidas desde la cuenta a través de cajeros, Internet o teléfono. Los clientes con pensión domiciliada podrán ordenar transferencias desde la sucursal sin pagar comisión alguna.

Además, aunque un cliente no esté dentro del colectivo beneficiado por el Sin Comisiones tampoco pagará comisión por mantenimiento en cuentas o libretas si se tiene un saldo medio superior a los 2.000 euros, dado que los saldos inferiores sin domiciliación de nómina son cuentas prácticamente inoperativas. Por otro lado, la cuota de la tarjeta de crédito será gratuita si se rebasan los 4.000 euros anuales de compra.

Para beneficiarse de este programa, el cliente no tiene que comunicar ni realizar gestión alguna con la entidad. La exención es automática en las cuentas de aquellos clientes que cumplan las condiciones establecidas y no requiere confirmación ni cumplimentar ningún documento.

Artículos relacionados