Juan María Nin aclara que no se re­fería a Bankia cuando ca­li­ficó la fu­sión con 'la Caixa' de "deseable"

Caixabank sale de compras... con permiso de Rajoy

Isidro Fainé: "No habrá fu­sión si no se man­tiene la ma­yoría en la re­sul­tante y el ob­je­tivo de la Obra Social"

la caixa
Presentación de resultados la caixa

En el baile del nuevo pro­ceso de con­so­li­da­ción fi­nan­ciera que el Gobierno de Mariano Rajoy ha anun­ciado por ac­tiva y por pa­siva, Caixabank (o 'la Caixa', como se pre­fiera, pro­pie­taria del 75% de la ter­cera en­tidad fi­nan­ciera es­pañola) ha sido la pri­mera en mover fi­cha, al menos pú­bli­ca­mente. Otros, como el BBVA, lo están ha­ciendo en pri­vado, si­guiendo la es­tra­tegia de nadar y guardar la ropa. Pero la en­tidad que pre­side Isidre Fainé, ha pre­fe­rido es­ce­ni­ficar sus pre­ten­sio­nes. O, a juzgar por una frase del pre­si­dente de Caixabank en la pre­sen­ta­ción este viernes de los re­sul­tados de 2011 ("no sé lo que pre­tende el Gobierno"), busca una cla­ri­fi­ca­ción in­me­diata "de quien co­rres­pon­da". Porque su "presa" (Bankia) la tiene iden­ti­fi­cada, aunque ésta sea ob­jeto de deseo de al­guna en­tidad más, como es el caso del propio BBVA. El pro­blema es que la en­tidad ca­ta­lana ne­ce­sita per­suadir no sólo a su pre­si­dente, Rodrigo Rato, sino a Mariano Rajoy -su co­rre­li­gio­nario po­lí­tico y, ca­sua­li­dad, pre­si­dente de un Gobierno con ma­yoría ab­so­luta- y an­ti­ci­parse a Francisco González (BBVA), deudor po­lí­tico de am­bos. Pero, ¿importa eso mucho a estas al­turas y con el sector fi­nan­ciero en as­cuas?

Eso es lo que parece que se preguntan en Barcelona. Porque el Gobierno de Rajoy, en una actitud que parece premeditada y muy estudiada, no abre la boca en casi nada y menos en el asunto de las ineludibles fusiones, reclamadas este viernes en Madrid por el consejero del Banco Central Europeo y eterno candidato a gobernador del Banco de España, González Páramo. Y que nadie se llame a engaño porque tampoco es posible encontrar claras respuestas en la rueda de prensa que el presidente de Caixbank y su segundo, Juan María Nin ('el hombre que se dedica solo a trabajar entre bastidores", según sus propias palabras) ofrecieron este viernes en Barcelona. Ni siquiera aclararon mucho en las animosas conversaciones que ambos mantuvieron después con los periodistas y hasta con los analistas, minutos más tarde. En todo caso, se acumularon más preguntas que respuestas sobre los insistentes e interesados rumores que se lanzan desde las entidades bancarias que quieren desbancar al Santander (el único que mantiene un silencio hermético por el momento) del primer puesto del ranking bancario español aprovechando la innegable crisis del sistema financiero español.

Aparte de fijar claramente su punto de partida ("la Caixa no estudiará ninguna fusión si no mantiene la mayoría en el proyecto, y además se cumplen los objetivos establecidos para le la Obra Social, el pilar básico e nuestra actividad", en palabras de Fainé), no se pueden extraer más conclusiones, ni sobre lo que pretende el Gobierno ni lo que pretenden otras entidades ("es difícil saber lo que quiere Rato", Nin dixit). Y hablando del consejero delegado de Caixabank, el directivo tuvo que aclarar un malentendido (¿o lapsus lingue?) al término de la rueda de presa.  Al ser preguntado en el turno de preguntas sobre si Bankia constituía un objeto de deseopara 'la Caixa', Nin señaló que no sólo sería factible sino también "deseable" la fusión. Pero en su posterior matización señaló que esta frase se refería a cualquier entidad que "aportara valor, tamaño y recursos a la Obra Social". Y en minoría, apuntaló otro directivo presente.

 

Activos inmobiliarios

Del resto, mensajes necesarios, acorde al proceso de cambio jurídico y de estructura que la Caixa ha culminado con su conversión en Caixabank. Fainé explicitó la necesidad, dentro del proceso de saneamiento del sistema financiero español, de actualizar el valor de los activos inmobiliarios, hasta llegar a un mínimo del 55% de su valor en el momento álgido de la tasación, y de entre el 35% y el 45% en el valor del suelo. Muy línea, porcierto, con los niveles de saneamiento de estos activos que la entidad catalana ha alcanzado ya en su balance de 2011.

Además, y de esta manera, Fainé disiente de algunas opiniones de analistas y sociedades de rating internacionales, que señalan que la crisis inmbiliaria en España no se superará hasta que algunos activos inmobiliarios, especialmente el suelo, carezcan de valor contable alguno, al menos en estos momentos. Es decir, que sean provisionados en su totalidad.

En la presentación de resultados del banco de La Caixa, Faine también resaltó que el c_ore capita_l de Caixabank asciente al 12,5% a diiciembe de 2011, 368 puntos básicos por encima del valor que tenía hace un año. De esta manera, Caixabank cumple con creces los requisitos de solvencia establecidos por la Autoridad Europea Bancaria (la EBA,  por sus siglas en inglés) para las entidades consideradas sistémicas. En relación al valor en Bolsa de Caixabanlk, el presidente de la entidad com sede en Barcelona señaló que la rentabilidad por dividendo, a la cotización actual, se eleva al 7,8%, uno de los más elevados del mercado bursátil español.

Fusiones

En relación a las fusiones bancarias, Fainé insistió en que Caixabank no estudia en estos momentos ninguna fusión con nadie (ya desmintió la semana pasada en relación a los rumores sobre conversaciones con Bankia, presidida por Rodrigo Rato), y negó la existencia de presiones por parte del Gobierno de Mariano Rajoy o del Banco de España. No obstante, incidió en la necesidad de continuar el proceso de consolidación financiera, aunque advirtió que en los dos últimos años se ha reducido el número de cajas a 19, de más de medio centenar, el de empleaos en más de 19.000, casi 5.000 oficinas  y se han sustitudo a màs de dos docenas de directivos de alto nivel en las cajas. Consideró, como el consejero delegado Juan María Nin, que es necesario insistir en dicho proceso.

Sobre  la posibilidad de crear un banco malo, Fainé resaltó que no está ni a favor ni en contra de ello, aunque a él le gustaría más que se le conoceria como el "banco del Suelo", una entidad donde incluir todos lo activos inmobiliarios, como el suelo, que son de dificil o rápida recueprción.

En relación a la situación del euro y  la crisis de la deuda, el presidente de La Caixa destacó que ve necesario que el Banco Central Europeo (BCE) actúe en lo referente a la deuda soberanana y que se estudie la emisión de eurobonos. El banquero aseguró que la intervención del BCE con su subasta extraordinaria de liquidez redujo el riesgo de un credit cruch.

 

**RESULTADOS:  ****un13 %  menos de beneficio al destinar 2.413 millones a dotaciones adicionales **

El beneficio neto del grupo CaixaBank se ha situado en 1.053 millones al cierre de 2011, un 13,1% menos que en el año anterior, a causa del fuerte esfuerzo en dotaciones, que han alcanzado la cifra total de 2.413 millones. Además de estas dotaciones se han llevado a cabo otros saneamientos extraordinarios por valor de 706 millones.

El banco de La Caixa mantuvo el volumen de negocio (-0,2%) y registró un leve avance del 0,9% del margen de explotación en el resultado recurrente (-1,8% en el total, incluyendo extraordinarios), hasta 3.040 millones, mientras bajaron el margen de intereses (-7,3%) y el bruto (-1,7% recurrente o -1,2% en el total).

CaixaBank aumentó cuota de mercado en 2011, siguió sin disponer del fondo genérico para insolvencias (permanece en 1.835 millones), aumentó su liquidez en 1.310 millones hasta los 20.948 millones (7,7% de los activos totales) y la morosidad cerró el año en el 4,9% (3,65% en 2010), frente a la media del sector del 7,5%, con una ratio de cobertura del 60% (55% de media en el sector) y del 137% si se tienen en cuenta las garantías hipotecarias.

La entidad ha destacado el "complejo y volátil entorno económico" del pasado ejercicio, en el que el grupo La Caixa se reestructuró y creó CaixaBank como banco cotizado que vehicula su actividad financiera.

CaixaBank enmarca la caída del 7,3% del margen de intereses, que se situó en 3.170 millones y mejoró en la segunda mitad del año, en el "entorno de inestabilidad de los mercados financieros, contención del crecimiento de los volúmenes gestionados, fuerte competencia por la captación de depósitos y aumento del coste de las emisiones en los mercados mayoristas".

Los ingresos recurrentes de las participadas (dividendos y resultados por puesta en equivalencia) ascienden a 913 millones, un 25,2% más, lo que según la entidad demuestra "la elevada capacidad de generación recurrente de resultados de la cartera y la diversificación de CaixaBank en el ámbito bancario internacional y de servicios".

CaixaBank cuenta con un 5,4% del capital de Telefónica, un 12,8% de Repsol YPF, un 5% de BME, un 20% de GFInbursa, un 30,1% de Banco BPI, un 17% de The Bank of East Asia, un 9,8% de Erste Bank y un 20,7% de Boursorama.

Las comisiones netas crecieron un 11,1% interanual, hasta los 1.562 millones, por el aumento de la actividad comercial y sobre todo en el negocio de empresas, de la banca de inversión y los seguros.

Respecto a vencimientos, CaixaBank ha anticipado las emisiones en los mercados mayoristas y ha emitido por 6.324 millones en 2011.

En función del nivel de liquidez y del calendario de vencimientos futuros (2.327 millones de euros en 2012), "la dependencia de los mercados mayoristas es muy reducida, lo que proporciona una fuerte estabilidad, y pone de manifiesto el gran sentido de anticipación del Grupo", ha recalcado.

PLUSVALÍAS DE 907 MILLONES

Las plusvalías extraordinarias generadas en 2011 ascienden a 907 millones neto e incluyen el beneficio por la venta del 50% de SegurCaixa Adeslas (450 millones de euros netos), la disponibilidad de fondos constituidos en ejercicios anteriores como consecuencia del test de suficiencia de pasivos por operaciones de seguros (224 millones netos) y plusvalías por la venta de activos (233 millones netos).

En el mismo periodo, se registraron saneamientos extraordinarios netos por 1.039 millones, de los cuales 374 son dotaciones para insolvencias adicionales a los calendarios establecidos por la normativa aplicable, 360 relacionados con la cartera de participaciones bancarias, y 117 por el registro de los gastos derivados del proceso de reorganización del Grupo.

Las dotaciones totales alcanzan los mencionados anteriormente 2.413 millones y otros saneamientos extraordinarios por 706 millones.

INMUEBLES

La cartera de inmuebles de CaixaBank, derivada de la gestión de la cartera de créditos, asciende, a 31 de diciembre de 2011 a 1.140 millones de euros netos, con una cobertura del 36%.

Del total de la cartera, un 14% corresponde a suelo, con una cobertura del 62%.

En 2011, CaixaBank ha aumentado sus principales cuotas de mercado, con ejemplos como los planes de pensiones individuales y asegurados (15,7%), hipotecas (11,1%), seguros de ahorro (15,7%) fondos de inversión (12,5%), préstamos al consumo (11,5%), depósitos (10,3%) y factoring y confirming (14,9%).

El volumen total del negocio se ha situado en los 427.252 millones (-0,2%) por el leve crecimiento de los recursos de clientes y una ligera reducción de los créditos (-1,8%, hasta 186.049 millones).

Los recursos totales de clientes han alcanzado los 241.203 millones (+1,1%), y se mantiene la buena evolución en fondos de inversión, que alcanza una cuota del 12,5%, con un patrimonio gestionado de 15.594 millones.

InverCaixa es la gestora de fondos de inversión que más ha crecido en patrimonio en el año, con un incremento del 6,56%, mientras que el mercado ha caído un -7,47%.

MICROCRÉDITOS Y OBRA SOCIAL

MicroBank, el banco de microcréditos del grupo, ha concedido 34.307 préstamos en 2011 por valor de 217,9 millones de euros, incrementando el importe de su cartera de microcréditos en un 16,7% respecto a 2010.

Respecto a la Obra Social de La Caixa, mantendrá el presupuesto de 500 millones de euros para 2012, la misma dotación de los últimos cuatro años, cifra con la que se sitúa como primera fundación privada de España y una de las más importantes del mundo.

La prioridad será la atención a las principales necesidades de los ciudadanos con el desarrollo de programas sociales y asistenciales, a los que se dedicará el 66,3% del presupuesto (331,5 millones de euros).

El apartado cultural supondrá el 13,8% de la inversión (69 millones); los programas de Ciencia, Investigación y Medio ambiente el 13,5% (67,6 millones), y el apoyo a la educación y formación el 6,4% (31,9 millones).

**
**

 

Artículos relacionados