SUELDOS DE VÓMITO

FG, Olivas, Amat y hasta Goiri también se solidarizan y renuncian a sus jubilaciones

Como el Rey y el Gobierno, los ban­queros si­guen el ejemplo mar­cado por los fun­cio­na­rios

Francisco Gonzalez, presidente de BBVA
Francisco Gonzalez, presidente de BBVA

Mi amiga Asun, fun­cio­naria de Sanidad, no pudo es­cu­char a Luis de Guindos ni a Luis Linde en sus com­pa­re­cen­cias en la mañana del martes ante di­fe­rentes fo­ros. El pri­mero, junto a Mariano Guindal y su nuevo libro "Los tiempos en que vi­vimos pe­li­gro­sa­men­te". El se­gundo, ante la co­mi­sión del FROB del Congreso de los Diputados, cuyos miem­bros apa­re­cían to­tal­mente en­tre­gados al su­cesor del in­nom­brable en el Banco de España (Ojo, que nom­brar al so­ciata amante del Imperio -!Oh tiempos aque­llos de Washington- da ga­fe). Por eso Asun tuvo que aban­donar unos mi­nutos su con­sulta en un Centro de Salud de la Comunidad de Madrid y acer­carse a una su­cursal del BBVA para en­te­rarse del tema del día. "Sabes, el pre­si­dente ha re­nun­ciado a su ju­bi­la­ción de 98 mi­llones de euros y se ha ba­jado el sueldo un 25% de los casi 10 mi­llones anuales que se au­to­abo­na", le decía el ca­jero al apo­de­rado. "Pero qué me di­ces, Pepe,...ya te decía yo que este pre­si­dente no era como el an­te­rior, el de Neguri, que lo lle­varon a los Tribunales por darse unos du­ritos de extra sueldo, para él y para el Consejo". Al fi­nal, este pre­si­dente tan bueno que te­nemos se los quitó. Como debe ser.

Francisco González, presidente del BBVA, cobra casi diez millones de euros al año, por conceptos varios, salvo las aportaciones a su fondo de jubilación, que a grosso modo rozan ya los 100 millones de euros (casi 17.000 millones de las antiguas pesetas). Se lo merece, no hay duda alguna. Ha pasado por las mejores universidades del mundo. Se doctoró en Harvard, Yale, Princeton, UCLA, Oxford, Cambridge, Sorbona y hasta Santiago de Compostela, como buen gallego. Por ello, su amigo y protector José María Aznar le instaló en Argentaria en 1996 y desde entonces no hace más que favores al país, su amada España. Financia la Liga BBVA, la ruta Quetzal, los medios informativos afines y todas las colecciones de sártenes y cuchillos que vende en las oficinas del BBVA, junto a las preferentes, que anticipando su dudosa legalidad las ha convertido en bonos canjeables por acciones. Chico listo, éste FG, que ya vendió su sociedad de valores FG a Merryl Linch por un precio que ni siquiera los auditores que han colocado a Bankia en el disparadero supieron calcular en su día, al menos después del incendio de Edificio Windsor.

Mejor le hubiera ido a Rodrigo Rato si hubiese atendido a los consejos de FG. "Rodrigo, no seas terco, dáselo a Isidre, que Caixabank te lo pagará bien. Y tú, ya sabes, a esperar que Mariano tropiece que, como siga así, ni el FMI nos va salvar". "A mi me das unas cuantas oficinas en Madrid que me hacen falta y me quedo contento. Otra cosa será lo que quiera Botín, que ya sabes, ése es de los que se queda con todo, nunca está satisfecho". 

Curioso, Asun me llamó y no pudo evitarlo. "Dime, tú que sabes: ¿Es verdad que FG va a renunciar a sus 100 millones?. Me alegraría mucho que lo hiciese, porque con esos cien millones podré llegar a fin de mes, sus nietos ni se darán cuenta y ahora que la Espe y Mariano me han bajado el sueldo, quitado varias pagas en años anteriores y la extra de Navidad del 2012, pues que me vendrán muy bien. Además, reformaremos el Centro, que se está quedando pequeño de tantos jubilados que tenemos. !Fíjate!, yo, con lo único que hago que me preocupa es recetar ansiolíticos a los parados del sur de Madrid...". Pobrecitos, con la pena que me dan y tan deprimidos...

He puesto mi viejo instinto periodístico a trabajar y, efectivamente, el cajero tenía razón, aunque se ha quedado corto. FG va a renunciar a su fondo de pensiones. Como lo oyen. Y lo mismo va a hacer José Ignacio Goirigolzarri, ahora que ha encontrado trabajo en Madrid y ya no tiene que cubrir sus horas muertas en Bilbo e ir a desayunar ni al Toledo ni a La Viña, detrás de la Diputación. La verdad es que Goiri se lo merece todo. Sus 54 millones, ya cobrados, es un pago un poco justito por tener que aguantar lo que aguantó en el BBVA. Tanto como Pepe Sevilla, que ese llevaba más tiempo, y se fue con lo puesto, a menos que no sepamos algo que ocurriera fuera de nuestro alcance. 

También va a renunciar José Luis Olivas, el que armó el rifirrafe en Bancaja, o que quizá trató de taparlo. O esa larga lista de cajeros-políticos que han vendido preferentes, clips hipotecarios, deudas subordinadas y otras lindezas que ya colocaron a los ingenuos clientes de sus cajas de ahorro mediante empresas fantasmas, como la chica esa que han c ondenado en Baleares. Rodrigo Rato, que pasaba por allí y se va llevar todas las tortas y algunas más, ya ha renunciado a su indemnización. Y eso que echó a Matías Amat, la mano derecha de Miguel Blesa en Cajamadrid, con 6,16 millones de euros. Lo mínimo que podía hacer teniendo en cuenra que Blesa-Amat, Amat-Blesa, dejaron la caja que ambicionaba Esperanza Aguirre como un sequerral. Ahora, ya ves, nadie la quiere.

Amat le ha dicho a su mayordormo, que tiene a su hijo de funcionario en los Servicios de Parques de Catalunya, que va renunciar a sus seis millones de euros por el silencio de su jubilación, pero solo si se los dan a su ahijado, que bastante trabajo tiene con apagar incendios en el Pirineo. Y dice que es hasta muy justo que le quiten un 7% de salario cuando a él le sobra todo. Podrá irse más tranquilo a pescar al Caribe y visitar el Fontaineblue de Miami Beach, en la avenida Collins. No le gusta mucho este hotel, al que ya va cualquera, pero hay que entenderlo: Goiri ha puesto en venta la casa chalet que Blesa compró en Miami para sus asiduas visitas a las exiguas siete sucursales del banco floridiano que adquirió a precios irrisorios. Si hubiese puesto su jubilación como comisión añadida hasta podría haberse comprado el Bank of América. Eso sí, antes del escándalo de Lehmann Brothers.

Artículos relacionados