De Guindos da detalles al juez de Bankia que obvió al Congreso y contradice a Ordóñez

Christine Lagarde y Mario Draghi le aler­taron de la ur­gencia de ac­tuar para aca­llar la in­quietud in­ter­na­cional sobre el banco que pre­sidía Rodrigo Rato

Los de­ta­lles co­no­cidos en las úl­timas horas sobre las ex­pli­ca­ciones dadas al juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, que ins­truye el caso Bankia poco o nada tienen que ver con las ex­pli­ca­ciones ofre­cidas hasta ahora en el Congreso de los Diputados a los re­pre­sen­tantes de la so­be­ranía na­cio­nal. Y lo que es más lla­ma­tivo, en ningún mo­mento de la ex­po­si­ción de mo­tivos viene ex­pli­cado que el Real Decreto De Guindos 2 se viera for­zado a apro­barlo de­bido a las pre­siones que ejerció sobre él tanto el FMI como el Banco Central Europeo, pero sobre todo la di­rec­tora ge­rente del FMI, Christine Lagarde.

En las respuestas íntegras que ha remitido al mencionado instructor del caso Bankia, De Guindos resalta que nunca se presentó un plan de BFA-Bankia para su aprobación al Ministerio de Economía, puesto que el competente para ello es el Banco de España, aunque matiza que al menos dos de los principales colaboradores de Rodrigo Rato enviaron a su colaboradores los proyectos que estaban realizando.  

La afirmación principal de que el competente era el Banco de España, entra en contradicción con las explicaciones dadas por el exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que en su declaración, ya comentadas en su día en estas mismas páginas, sostuvo que el supervisor perdió totalmente el control de Bankia cuando Economía exigió a Rato un nuevo plan de capitalización de la entidad distinto del que ya había aprobado el Banco de España el 17 de abril.

Pero para demostrar que quien está en lo cierto es él recuerda que en la tarde del 4 de mayo, el secretario del Consejo de Bankia, Miguel Crespo, envió un correo electrónico al subsecretario del Ministerio de Economía, Miguel Temboury, en el que se podía leer: "Miguel, este es el documento que hemos presentado en el BdE. Saludos".

Previamente, también según De Guindos, el entonces director general de Política Económica, Antonio Carrascosa, ahora dirigente del FROB, había recibido del director general adjunto del gabinete de presidencia de Bankia, Luis Maldonado, el mismo documento.

De Guindos confirma que a lo largo del mes de abril, el entonces presidente de BFA-Bankia, Rodrigo Rato, le visitó en numerosas ocasiones para presentarle diversas operaciones de fusión. En uno de esos encuentros le comentó que una de las operaciones de fusión estaba prácticamente finalizada, aunque a los pocos días confirmó que se había frustrado.

Las fechas coinciden con los encuentros que siguió manteniendo con el presidente de la Caixa, Isidro Fainé, que desde esas fechas ha estrechado sus contactos con miembros del Gobierno, en especial con la vicepresidenta Soraya Rodríguez Santamaría, y con el propio presidente, Mariano Rajoy, que entre diputados populares no resulta raro oír comentar las diversas alternativas que se le han ofrecido para que pueda incorporarse a dirigir la política económica del Ejecutivo.  

En cuanto a los planteamientos de Rodrigo Rato explica De Guindos que el expresidentes de Bankia le planteó un conjunto de actuaciones para garantizar la viabilidad del banco, entre las que se encontraban una solicitud de dinero adicional al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Esta declaración coincide con la dada por Rato al juez y la cifra es conocida.

Incluso especifica que los días 4 y 6 de mayo, poco antes de que el día 7 de mayo dimitiera Rato, el ministro se reunió con él en su despacho junto con el presidente del Santander, Emilio Botín, el del BBVA, Francisco González y el de CaixaBank, Isidro Fainé, para analizar la situación del sector, la evolución del crédito, el acceso a la financiación y las iniciativas europeas con impacto en el sistema financiero. Fue la reunión que medios de la banca criticaron por los que consideraron nuevos modales de ordeno y mando del nuevo responsable de Economía, modales que alguno de los asistentes desaprueba en privado.

También concreta que ya había recibido más que muestras de la preocupación por la situación del sistema financiero español que se las venía expresando desde principios de año la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

La reunión que mantuvo el 24 de febrero en México con Lagarde fue la más esclarecedora, si bien mantuvo otras dos reuniones, la primera en enero y la última en abril. La situación específica de BFA-Bankia fue el asunto principal, tanto por la magnitud del problema como por el riesgo de contagio al resto del sistema financiero español dado su carácter de entidad sistémica.

Las dudas también las expresó el Banco Central Europeo, por lo que Economía tuvo que adoptar a lo largo del año pasado toda una serie de decisiones plasmada en decretos leyes, algunos aprobados solo dos meses después del inicial el real decreto 2/2012, por el que se aumentaban las provisiones, en especial para los activos problemáticos ligados al crédito promotor.

Estas explicaciones son las que consideran fuentes parlamentarias de la izquierda que no concuerdan con las explicaciones aportadas hasta ahora por el ministro en el Congreso donde enfatizó que los reales decretos se debían a su iniciativa y creen recordar que en ningún momento aludió a la "imposición" del BCE y del FMI.

De nuevo añade una puerta a la esperanza para Rodrigo Rato. La aceleración del deterioro de la economía, las dudas sobre el sistema financiero, la no disipación de las dudas sobre la cuarta entidad, que no había presentado una estrategia creíble para calmar la alarma en el mercado, así como la proliferación de informes negativos, recalca el ministro, obligaron al Gobierno a endurecer las reglas de aprovisionamiento de activos. Son también explicaciones que un diputado progresista comentaba a capitalmadrid.com haber echado de menos en su comparecencia en el Congreso para explicar la nacionalización de Bankia.

Así es como el Ejecutivo abordó la segunda reforma financiera en mayo a través del real decreto 18/2012, a pesar del cual se seguía sin dar solución a BFA-Bankia.

Pocos días antes de la aprobación de este real decreto, el 8 de mayo, De Guindos, explica en su declaración por escrito al juez Andreu que Fernández Ordóñez le remitió ese día 8 de mayo un correo electrónico en el que aconsejaba la conversión voluntaria de las participaciones preferentes que tenía el FROB en BFA.

Añade, frente a las dudas que pudieran haber producido las explicaciones dadas por Ordóñez ante este mismo tribunal, pero en su cado por vía oral, que el exgobernador le trasladó en ese correo que la Dirección General de Supervisión había comunicado ya a la entidad la conveniencia de que su consejo aprobará la conversión voluntaria esa misma semana, lo que se materializó finalmente, provocando la nacionalización de la entidad.

Son muchas novedades que con probabilidad los tres principales agentes de la crisis de Bankia, Ordóñez, De Guindos y Rato deban volver al Congreso a precisar su falta de memoria de la ocasión anterior.

 

Artículos relacionados