Sus in­ver­siones fa­llidas en Turquía y China pa­saran fac­tura al­banco de Francisco González

BBVA pierde más comba en bolsa con sus competidores y sólo sube un 7% en 2014

La media de ga­nan­cias de los otros seis bancos del ibex 35 su­pera el 23%

Francisco González, ex presidente honorifico de BBVA
Francisco González, presidente de BBVA

Tras las tur­bu­len­cias que su­frió la bolsa es­pañola los pa­sados 15 y 16 de oc­tu­bre, la co­ti­za­ción de BBVA cayó desde los 9 hasta los 8,5 euros y se situó a poco más de tres cén­timos de los mí­nimos del año, de vuelta a los ni­veles del mes de abril. Como el resto del sec­tor, el banco que pre­side ha reac­cio­nado esta úl­tima se­mana. Ha subido un 5%, una ga­nancia que sólo su­pera en el mismo pe­ríodo a la del Banco Santander y Caixabank y que des­cuelga un poco más a la en­tidad de sus com­pe­ti­dores en lo que a ren­di­miento en bolsa se re­fiere en 2014.

En lo que va de año, BBVA acumula una subida del 7%, ocho puntos porcentuales menos que Banco Popular, el segundo banco del Ibex que menos sube este año. El resto se sitúa mucho más lejos. Santander avanza un 17%, Bankia –lanzada el pasado viernes por unos resultados que superaron las previsiones de los analistas- un 18%, Sabadell y Caixabank un 25%, y Bankinter algo más del 36%.

Esta última semana no ha ayudado a la cotización la admisión a negociación de los títulos de los inversores que mayoritariamente han decidido recibir el dividendo en acciones, que empezaron a cotizar el pasado día 24. Una lluvia de papel que el valor ha tenido que digerir en plena recuperación tras las fuertes pérdidas de la semana anterior

“Los inversores llevan mucho tiempo con las máquinas paradas en el banco. Los resultados de los dos primeros trimestres no han convencido al mercado, que quiere evidencias de que las cosas van mejor”, aseguran en una firma de bolsa nacional. La entidad presentará los resultados del tercer trimestre del año el próximo 29 de octubre, con los resultados de los test de estrés ya sobre la mesa. Hasta entonces seguirá la atonía que ha marcado su trayectoria bursátil este año.

Hasta junio, el grupo obtuvo un beneficio de 1.328 millones de euros (un 53,9% por la ausencia de resultados extraordinarios), muy en línea con las previsiones de los analistas. Sin sorpresas positivas, el grupo pagó la evolución del tipo de cambio del euro frente al resto de divisas con las que opera, que tuvo un fuerte impacto en las comisiones (cayeron un 4,2%) y en la aportación a los ingresos de los resultados por operaciones financieras.

En este contexto, la cotización del banco se quedado muy lejos de la revalorización general del sector. La ganancia media de las otras seis entidades del Ibex alcanza alrededor del 23%, en un año marcado por la entrada de dinero internacional en la banca española con el objetivo de aprovechar la recuperación paulatina de la economía nacional. BBVA no ha sido el principal beneficiario de este movimiento.

Con una capitalización bursátil de 54.700 millones de euros, su gran rival Santander se sitúa ya 30.000 millones por encima mientras que Caixabank ha reducido mucho las distancias y ya vale casi la mitad que la entidad que preside Francisco González, que mantiene una fuerte lucha con otro peso pesado como Telefónica por el tercer lugar por valor de mercado en el Ibex 35. En segundo lugar, con 67.000 millones, se sitúa Inditex.

Los analistas divididos

A pesar del fuerte desfase de la cotización respecto a la de sus competidores, los analistas no se ponen de acuerdo sobre el futuro de BBVA en bolsa. Bank of America (BofA) es escéptico y aunque reconoce el esfuerzo de la entidad para reactivar su negocio ha rebajado un 10% sus estimaciones para el período 2014-2016 respecto al consenso del mercado. Credit Suisse también mantiene una posición de neutral en el valor. No ve potencial de ganancias de doble dígito ni para el segundo banco español ni para Santander.

Más optimista es Caixabank. Sus analistas dan a BBVA y Sabadell el potencial más elevado dentro del sector. Creen que la primera tiene una posición de capital cómoda, que su política de dividendo es atractiva y sostenible y que goza de una mayor exposición a la recuperación de la economía española. En la misma línea se sitúa Deutsche Bank, que ha revisado su precio objetivo desde los 9,2 hasta los 10,5 euros, lo que supone un potencial de revalorización del 14%. Divisiones de opiniones en un BBVA que no mete la directa en el parqué.

Artículos relacionados