La ges­tora fue una de las firmas in­ver­soras a las que se en­cargó el aná­lisis de la banca es­pañola

BlackRock pierde interés en el Popular y el Sabadell y se concentra en Santander y BBVA

La ges­tora de fondos sitúa por de­bajo del 3% su par­ti­ci­pa­ción en los dos me­dianos

BlackRock .
BlackRock.

Blackrock se ha dis­tan­ciado de al­gunos otros in­ver­sores in­ter­na­cio­nales que han mos­trado es­pe­cial in­terés por los bancos me­dianos es­paño­les. La mayor ges­tora de fondos del mundo ha re­du­cido casi a la par sus par­ti­ci­pa­ciones en el Banco Popular y Banco Sabadell, hasta si­tuarlo en ambos casos por de­bajo del 3% que tenía hace tan sólo unos días. En cam­bio, su apuesta por los dos grandes gru­pos, Santander y BBVA, se man­tiene con más del 4% del ca­pital de los grupos pre­si­didos por Francisco González (FG) y Ana Botín, como es ha­bi­tual desde hace casi cinco años.

Si las revisiones sobre la banca española son constantes en las últimas semanas por parte de distintas firmas, los movimientos de Blackrock, la mayora gestora de fondos del mundo y con un foco fijo en las empresas españolas (sobre todo en los bancos nacionales) pueden dar más de una pista sobre la visión que tienen sus gestores sobre algunas entidades.

Casi a la par, con tan sólo unos días de diferencia, esta gestora ha marcado distancias con los dos bancos medianos por los que más ha apostado en los últimos años. Blackrock ha reducido por debajo del 3% las participaciones que mantenía tanto en el Banco Popular como en el Banco Sabadell.

El primer distanciamiento se producía respecto al grupo presidido por José Oliu y tan sólo unos días después de que se conociera la renuncia como consejera de Soledad Daurella. Blackrock mantenía algo más de un 3% del Banco Sabadell desde hace más de un año (casi desde la macroampliación con la que se dio entrada a los dos nuevos accionistas latinoamericanos de referencia) y su participación se ha reducido hasta el 2,814%, como ya ha ocurrido en ocasiones puntuales en el pasado.

Bien es cierto, que la gestora de fondos internacional no ha vuelto a recuperar el máximo del 3,43% que llegó a alcanzar en julio de 2010 en el grupo presidido por José Oliu. Ni tan siquiera a lo largo de este año, a pesar de que las acciones del Banco Sabadell son de las que más se revalorizan desde enero entre las de las entidades españolas.

Muy diferente es la evolución del Banco Popular, sobre todo desde que se conocieron los resultados de las pruebas de resistencia del Banco Central Europeo (BCE) hace ya más de un mes. Su variación anual es plana y en la última sesión de la semana ha sufrido un nuevo castigo. Blackrock mantenía desde el pasado mes de marzo un 3,061% del grupo presidido por Ángel Ron, aunque a primeros de dicho mes llegó a descender a poco más del 2,8%. Tras el último movimiento, la posición de la gestora internacional se sitúa en el 2,856%.

El distanciamiento de Blackrock respecto al Banco Popular se ha producido poco después de que el fondo estadounidense Vanguard International Growth Fund declarara de manera oficial una participación del 3,094%, con cerca de 65 millones de acciones de la entidad española.

El grupo presidido por Ángel Ron cuenta en su capital con distintos fondos internacionales con una participación significativa. Pese al repliegue de Blackrock, su posición junto a la del anterior fondo citado y la de Baillie Gifford & CO (3,133% desde el pasado mes de julio) ya supera el 9%, casi a la par de la participación de la Sindicatura de Accionistas, el verdadero núcleo duro en el capital del Banco Popular.

Fiel a los grandes

Los distintos movimientos de Blackrock en el capital de los bancos medianos españoles contrastan con la fidelidad que esta gestora mantiene con los dos grandes grupos españoles: Santander y BBVA. Tanto en el banco de Ana Botín como el que preside Francisco González mantiene desde hace casi cinco años una participación superior al 4%.

Bien es cierto, que la mayor predilección parece que se centra en el Santander, ya que su peso se eleva hasta el 4,775%. Algo inferior es su apuesta por el BBVA (4,453%), que encadena un severo correctivo en los mercados desde que anunciara el incremento de su participación en el banco turco Garanti hasta casi el 40% de su capital.

Pese a todo, este movimiento estratégico del grupo de FG no parece haber importado a los responsables de la gestora de fondos internacional, ni para bien ni para mal. Tampoco han influido los cambios radicales que se han anunciado en el Santander de Ana Botín, con el relevo del consejero delegado y la recomposición parcial de su consejo de administración.

Bien es cierto, que Blackrock nada contracorriente respecto a la predilección de algunas otras firmas internacionales, que ven con mejores ojos a los bancos medianos o domésticos españoles que a los dos grandes grupos, con una mayor diversificación geográfica. Los gestores de Blackrock tendrán sus claves para esta distinción que han marcado en los últimos días.

Artículos relacionados