Las en­ti­dades lusas par­ti­ci­padas por CaixaBank y Banco Sabadell en­tran tam­bién en disputa

Santander Totta se perfila como el favorito para la compra del Novo Banco portugués

El chino Fosum tiene lista una pri­mera oferta por 3.500 mi­llones de euros

Novo Banco
Novo Banco.

Pasarán se­gu­ra­mente mu­chos años, po­si­ble­mente más de una dé­cada, hasta que no queden so­lu­cio­nados todos los con­flictos que se han plan­teado y plan­te­arán en los tri­bu­nales por la quiebra frau­du­lenta del Grupo Espirito Santo (GES). Sin em­bargo, el fu­turo de Nuevo Banco (NB), que bajo el con­trol del Fondo de Resolución luso aglu­tina todo lo bueno del an­tiguo BES, que­dará des­pe­jado en pocos me­ses. La cuenta atrás para la venta del tercer banco por­tu­gués por ac­tivos em­pe­zará a las 17 horas del pró­ximo 31 de di­ciem­bre, hora y fecha lí­mite para que los can­di­datos con­firmen por es­crito al Banco de Portugal (BdP) su in­terés por la en­tidad na­cio­na­li­zada.

El que lidera una lista que el presidente de NB Stock da Cunha prevé "bastante larga", viene de China. El grupo Fosun tendría ya preparada una oferta de 3.500 millones, un valor que plantearía serios problemas al sector: para salir adelante, tras la quiebra del BES, el NB recibió del FR una inyección inicial de 4.900 millones provenientes del Estado (3.900 millones) y de la banca (1.000 millones) pero cuyo compromiso de recuperación pesa únicamente sobre el sector.

La gran preocupación de la coalición gubernamental de centro derecha PSD/CDS dirigida por Passos Coelho, ante la proximidades de las legislativas de 2015 y la acentuada pérdida de popularidad provocada por la política de austeridad, es que el coste del saneamiento y de la venta del antiguo BES no recaiga al final sobre los contribuyentes.

Además de la presunta oferta de Fosum, que ya tiene una fuerte presencia en Portugal (pagó 1.000 millones al banco público Caixa Geral dos Depósitos por la seguradora Fidelidad, y tras una dura puja también se hizo con una decena de hospitales del GES , ES Saúde, por el que presentó una OPA de casi 500 millones), la candidatura eventual del Santander Totta es la que sigue concentrando la atención de los analistas. Por encima incluso del interés manifestado por el tercer banco privado del país, BPI, cuyo mayor accionista es Caixabank, con un 44,1% del capital.

La lista de posibles candidatos incluye también al Banco Sabadell, que ya controla un 4,30% del BCP. Y nadie descarta tampoco el interés eventual del BBVA, pese a tener en curso un drástico plan de repliegue de su actividad en Portugal, con el cierre previsto de medio centenar de sus 81 oficinas y el despido de casi 25% de sus 750 colaboradores, se ha sumado a la evental subasta.

Incertidumbre

El problema es que nadie sabe a ciencia cierta los riesgos que encierran las cuentas del NB. "Primero quiero que me digan lo que tiene NB y solo después diré si estoy interesado", sugiere el presidente del Santander Totta, Vieira Monteiro. Su homólogo del BPI, Fernando Ulrich, es aun más reservado. Pese a confesar el interés que el BPI tendría en hacerse con el NB, aunque solo fuera para superar al BCP y acercarse al líder CGD, también confiesa que hubiera preferido para el antiguo BES, no el nuevo remedio europeo de la resolución bancaria, sino una medida mas drástica, como la "nacionalización" que proponía la izquierda radical.

De lo que más recela Ulrich no es solo de que el producto de la venta no cubra los 4.900 millones invertidos por el Estado y la banca en el saneamiento del NB, sino el riesgo de ver la entidad afectada por los numerosos pleitos que caerán inevitablemente sobre el GES y la familia Espirito Santo.

Además, el primer balance del NB, presentado la pasada semana, no despeja las dudas sobre el futuro de la entidad. Así, pese a haber quedado solo con los "activos buenos" del antiguo BES (convertido en "banco malo", con 3.400 millones de activos tóxicos del GES, cuyas principales holdings Rioforte, ESFG y ESI están pendientes de la liquidación ordenada por el Tribunal del Comercio de Luxemburgo) y seguir siendo el tercer mayor banco del país, con un volumen de activos de 72.500 millones, NB sufrió antes y después de la intervención del BDP y del Fondo de Resolución una considerable fuga de depósitos.

La parte más positiva, quizás, es que NB mantuvo el mismo perfil del BES, en el sentido que tiene como clientes al 89% de las grandes empresas y a las dos terceras partes de las pyme del país.

Ratios desequilibrados

Uno de los datos más preocupantes es el ratio de transformación créditos/depósitos, que es del 144%, frente al mínimo de 120% fijado por el BdP. Los analistas subrayan también varios más: la fuerte dependencia de la entidad de la financiación proveniente del Banco Central Europeo (BCE), que alcanza los 8.200 millones; la fragilidad relativa del 9,2% de ratio de capital (supera no obstante al mínimo del 8% exigido por el BdP); y las provisiones por el crédito dudoso, que suman 5.200 millones, lo que representa el 12% del volumen total de crédito.

La radiografía realizada por PWC hubiera sido aun más preocupante si la entidad no hubiera contabilizado 720 millones provenientes de Angola, aunque representen poco más del 20% del crédito que el BES concedió a la fílial angoleña BESA (ahora el Banco Económico, de capital angoleño). Igual de polémica plantea la contabilización de "créditos fiscales", que alcanzan un importe de 2.800 millones.

Otro riesgo a tener en cuenta es que el perímetro del NB podrá sufrir una reducción muy considerable durante los próximos meses. De hecho, aunque Stock da Cunha garantice que la entidad no será troceada sino vendida a un único postor, el "desguace" del imperio fundado por la familia Espirito Santo desde hace más de un siglo, y que tenia al BES como "perla" del grupo, se presenta ya como un hecho consumado.

Buena prueba de ello fue la segregación de activos tan importantes como la seguradora Tranquilidad, adquirida por el fondo de inversiones Apollo; la decena de hospitales de ES Saude que pasó a manos de Fosum; y el grupo turístico ES Viajes, adquirido por el suizo Springwater. Otra operación de gran calado es la venta en curso del banco de inversiones BESI que opera en Brasil, España y Reino Unido y cuya compra por al chino Haitong, por unos 400 millones, solo está pendiente del "OK" de Bruselas.

Informe de BNP

En todo o caso, según BNP Paribas, que prepara la venta de NB, la clave de la operación, para los posibles candidatos, es que se les brinda una "oportunidad única", sea para consolidar su posición en Portugal, sea para hacerse de golpe con el 18% de la banca lusa que represneta el NB.

Santander Totta, por ejemplo, multiplicaría por dos su número de oficinas en Portugal, hasta un total de 1.240 , con lo que superaría ampliamente al banco público GGD (800), al BCP (720) y al BPI (655). Y lo que es más importante: tendría una tercera parte del mercado y, en materia de crédito, se pondría prácticamente al mismo nivel del líder CGD, con 70.600 millones (solo 2.000 millones menos que el banco público), y sería el "numero tres" en depósitos, con 47.000 millones, casi al nivel del BCP (49.700 millones) pero aun a una distancia importante de la CGD (69.700 millones).

Mareando perdices

Así, aunque Santander siga mareando la perdiz, quizás para no tener que poner por las nubes su esperada oferta, los analistas lusos llevan tiempo considerándolo como el principal favorito en la carrera por NB. Lo mismo sucede, por lo tanto, con el chino Fosum de Guo Guangchang (ocupa la 32ª posición en la lista de los millonarios chinos con una fortuna de 3.700 millones), que pese a controlar la aseguradora Fidelidad y ES Saude, sigue manifestando gran apetencia por activos portugueses, del mismo modo que por activos norteamericanos (pagó 755 millones por una torre en NY, casi 1.000 millones por un estudio de cíne en Hollywood) y franceses (intenta hacerse con el emblemático Club Med).

Otro candidato potencial con un gran peso es el fondo de inversiones Apollo, que ya se hizo con otra perla del GES, la seguradora Tranquilidad. Lo mismo pasa con el BPI, que pese a las reticencias de su presidente Fernando Ulrich, es quizás el que tendría mayor interés en quedarse con NB, para superar al BCP y ponerse al nivel de CGD.

Artículos relacionados