EL DESCALABRO NACIONAL

Tiempos convulsos

La crisis em­peora por culpa de los po­lí­ticos

políticas de Ucrania, Rusia y UE
políticas de Ucrania, Rusia y UE

La si­tua­ción eco­nó­mica mun­dial está in­mersa en una larga cri­sis, pero hay signos de que todo irá a peor, no por la eco­nomía sino por la po­lí­tica, más en con­creto por el con­flicto de Ucrania, un con­flicto cla­ra­mente na­cio­na­lista. En esas cir­cuns­tan­cias co­menzó la Iª Guerra Mundial el 28 de julio de 1914 con el ase­si­nato en Sarajevo del ar­chi­duque Francisco Fernando de Austria a manos del joven es­tu­diante na­cio­na­lista servio Gavrilo Princip. Tras la gue­rra, cuatro años más tarde, de­jaron de existir cuatro grandes im­pe­rios: el ale­mán, el ruso, el aus­trohún­garo y el oto­mano. A lo largo del con­flicto pe­re­cieron dia­ria­mente 6.046 com­ba­tien­tes. Pero el mundo no apren­dió; dos dé­cadas des­pués se de­claró la 2ª Guerra mun­dial.

En la actualidad los rebeldes prorrusos se resisten a rendirse en el este de Ucrania. Y esto desarrollando un temerario ambiente prebélico. Estados Unidos enviará tropas a Polonia y Estonia. La violencia en el este de Ucrania está dejando al mundo anonadado. Los rebeldes prorrusos piden armas y municiones a Rusia, mientras que Moscú acusa a Kiev de violar los acuerdos de desarme de Ginebra, Washington está perfilando nuevas sanciones contra Rusia.

Cunde la inquietud, porque, según el primer ministro ucranio: "Lo que quiere Rusia es volver a crear una nueva Unión Soviética". Y todo esto ocurre cuando el FMI advierte de que la deflación acecha a Europa. La OTAN prepara un gran despliegue por tierra, mar y aire. Y Rusia consideraría como una amenaza la entrada de Ucrania en la OTAN. En esta tesitura nadie es capaz de imaginar lo que pueda pasar en unos meses. Solo debería ocurrir un fuerte impulso de las diplomacias, pero tal como están las cosas no se ven muy cercanos los acuerdos. En cualquier momento podría estallar la chispa, de consecuencias más que catastróficas para el planeta.

En cualquier momento puede trastocarse aún más el supuesto acuerdo económico internacional. Y podría ocurrir lo que ocurrió en la 1ª Guerra Mundial: las empresas de armamento se multiplicarían en perjuicio de todas las demás. Acaso nos queden los buenos augurios del Año del Caballo que corresponde a 2014 según el horóscopo chino, un año de bondades y victorias. Pero ya casi nadie se fía de los horóscopos. En todo caso, el Año del Caballo sería para los propios chinos un signo de buenos augurios.

Omitiendo caballos y presunciones de guerra en el mundo, aquí en España las cosas no ofrecen demasiadas novedades. Empezando por algo bueno,  la riqueza de las familias supera el billón por primera vez desde 2006. Pero eso no se nota para nada en la calle. Bruselas avisa del déficit del Fondo de Garantía de Depósitos. La gasolina sube un 0,7%. La UE ha hecho que los países del Sur paguen más intereses por las emisiones de deuda y los créditos muy superiores a los países del Norte. ¿Cómo es posible que, a medida que avanzan los sacrificios presupuestarios, aumente más la deuda pública? La deuda se sitúa en el 96,5%, después de que los dos primeros meses del año haya subido en más 28.000 millones de euros.

Más sobre corrupción: el ministro Arias Cañete, cabeza de lista del PP para las europeas, ocultó al Congreso durante dos legislaturas las relaciones de su empresa Compañía Mercantil Petrolera Ducar S.L. con la Administracíón. Esa compañía se dedica al almacenamiento de combustibles y buques en Ceuta. Aunque asegura que "no tiene relación con el sector público", no solo tiene contratas con la Administración, sino que funciona gracias a cuna concesión administrataiva.

Por fin, el infaltable Bárcenas. En esta ocasión declara que "el tesorero no entrega sobres sin que lo sepa el secretario general". Cosa bien distinta a la que en su día afirmó Álvarez Cascos.

 

 

Artículos relacionados