EL DESCALABRO NACIONAL

Más austeridad todavía

Unión Europea
Unión Europea

Otra vez esa señora som­bría lla­mada Austeridad vuelve a nuestro país. Rajoy había dicho que no ha­bría más aus­te­ri­dad, pero Bruselas re­clama a España dos años más de re­cortes y ajus­tes. La Comisión Europea re­clama "esfuerzos dis­cre­cio­nales adi­cio­nales con­si­de­ra­bles". Los co­mu­ni­ta­rios re­co­nocen los es­fuerzos de España y la in­ci­piente re­cu­pe­ra­ción, pero exigen se­rios re­cortes en 2015 y 2016 para cum­plir las metas del dé­fi­cit. El in­forme de Bruselas ad­vierte de que "los altos ni­veles de deuda pri­vada y pú­blica con­ti­núan po­niendo en riesgo la re­cu­pe­ra­ción y la es­ta­bi­lidad fi­nan­cie­ra... Los re­sul­tados de la banca están bajo pre­sión por la mo­ro­si­dad, el de­te­rioro de la ca­lidad de los ac­tivos y el im­pacto de la des­ace­le­ra­ción en Latinoamérica... Hay re­trasos en al­gunas re­formas y el banco malo se en­frenta a desafíos con­si­de­ra­bles ante la caída de los pre­cios in­mo­bi­lia­rios, que no se de­tendrá en 2014...".

En definitiva, la estabilización después de la grave crisis "tardará años". "No está claro cuántos empleos se puedan crear con una medida que tendrá coste para las arcas públicas".

Los políticos, a pesar de su optimismo oficial, ponen cara de póker porque no saben por dónde pueden recortar los esfuerzos discrecionales que se nos piden. Y, claro, en la calle vuelve a cundir el pesimismo y la desconfianza. Porque el problema de España es que está a la cola de la UE en ingresos fiscales.

Por otra parte, el jefe del Banco Central Europeo, Mario Draghi, anuncia medidas extraordinarias para junio si las previsiones de inflación no mejoran. Draghi está entre la espada y la pared. En la rueda de prensa posterior a su consejo de gobierno mantuvo un tenso diálogo con los inversores y con los líderes políticos que le presionan desde hace tiempo para que actúe. Todo parece indicar que el BCE bajará los tipos de interés dentro de un mes si las previsiones de precios siguen dando sustos, como ocurre desde noviembre. De momento, para conseguir el objetivo de 2015 se necesita un recorte de 23.000 millones más. ¿De dónde van a recortar?

Pero Europa no es solo la UE. Todo el mundo está en vilo antes las movidas de Vladimir Putin, que ahora afloja el pulso en Ucrania y pide a los separatistas que aplacen el referéndum convocado para el domingo y avala las elecciones presidenciales del 25 de mayo. Pero no sabemos cuáles son los designios del Kremlin, que siempre han sido un auténtico enigma. Putin, el enigmático, se declara dispuesto a buscar salidas a la crisis. ¿Qué salidas? Ahí radica la cuestión. La iniciativa de Moscú siembra el desconcierto en el cuartel general de la autoproclamada República de Donestk a tres días de la consulta separatista. ¿Cuáles son las intenciones de Putin?

Algunos afirman que el dirigente ruso utiliza el nacionalismo étnico para el proyecto de una Unión Euroasiática, un proyecto menos temerario que el de volver a crear una nueva URRS. Menos temerario aparentemente. Nadie se fía ya del inquilino del Kremlin, que juega al tira y afloja con designios que solo él conoce.

Otro fantasma recorre el mundo: la contaminación en las grandes urbes, algo que ya se viene advirtiendo hace tiempo sin que los gobiernos hagan nada reseñable ante este grave problema que está matando a muchas personas. Nieve de cada diez habitantes de las grandes ciudades del mundo respiran aire contaminado, y la OMS recuerda que 2,6 millones de personas mueren al año por esta causa. Los expertos consideran cancerígeno el humo del diésel. Todo parece indicar que la gran mortandad no provendrá de grandes guerras, sino del envenenamiento atmosférico.

Artículos relacionados