El de­s­e­m­­barco de los fondos pre­­ci­­pita ta­m­­bién el de­s­a­lojo de los es­­pe­­cu­­la­­dores ba­­jistas en el ca­­pital

BlackRock y el se­gundo mayor fondo del mundo re­cons­truyen su pre­sencia en Gamesa

La apuesta por la firma in­­du­s­­trial coin­­cide con la an­­ti­­ci­­pa­­ción en los ob­­je­­tivos de su plan es­­tra­­té­­gico

Instalaciones de Gamesa
Instalaciones de Gamesa

Camino de ida y vuelta en Gamesa para BlackRock, la mayor ges­tora de fondos del mundo, y para el se­gundo mayor fondo so­be­rano del pla­neta. Alcanzaron po­si­ciones re­le­vantes en el fa­bri­cante de ae­ro­ge­ne­ra­dores antes del tsu­nami pro­vo­cado por la crisis fi­nan­ciera, la nueva re­gu­la­ción de las re­no­va­bles y el acoso sis­te­má­tico de los es­pe­cu­la­dores ba­jis­tas. La pri­mera llegó a con­trolar po­si­ciones cer­canas al 10% en 2010 y el fondo no­ruego su­pe­riores al 3%.

Antes de desplomarse el valor hasta el euro por acción en 2012 y de producirse el cambio de presidente y la puesta en marcha de un plan estratégico, los dos inversores institucionales pusieron pies en polvorosa y diluyeron sus participaciones. Ahora han vuelto y declaran paquetes que les convierten en el segundo y tercer accionista del grupo por detrás de Iberdrola.

Con el valor en el entorno de los 9 euros por título, la macrogestora de fondos y el brazo inversor del país nórdico precipitan también el desalojo de los especuladores bajistas en el capital de Gamesa. En primavera llegaron a situarse de nuevo en el 1% del accionariado y ahora se repliegan hasta el 0,39%.

La apuesta por la firma industrial coincide con el repunte de actividad derivado exclusivamente a su creciente negocio exterior que le ha permitido acelerar el cumplimiento de los objetivos del plan estratégico. Tras los últimos contratos cerrados en China y Brasil la compañía se aproxima al cumplimiento del nuevo objetivo de pedidos para el año.

La empresa ha anunciado que estima un volumen de ventas de 2.200/2.400 megavatios (un 20% superior en su punto medio al de 2013) impulsado por la actividad de los países emergentes, la recuperación del mercado de Estados Unidos y una mayor competitividad de la energía eólica frente al resto de energías. Las previsiones del fabricante de aerogeneradores para el margen de Ebit de este año superan el 7% y la de deuda financiera neta sobre Ebitda también mejora estimaciones y se situaría en alrededor de 1,5 veces con una generación de caja positiva.

La perspectiva de ese documento estratégico para 2015 contempla unas ventas del entorno de 2.200 MW-2.400 MW; con lo que podría adelantarse un año ese objetivo si la tendencia del ejercicio se consolida. El margen de EBIT estimado en el citado plan para en 2015 se sitúa entre el 8% y el 10%. En cuanto al balance, los objetivos, que también pueden ser sobrepasados, son una deuda financiera neta sobre Ebitda menor a 2,5 veces en 2013 y menor a 2 en 2015) y generación de caja libre neta.

No obstante, el mercado de las renovables vuelve a ofrecer un dato que nos sitúe con respecto al desplome del valor de los activos de generación. El acuerdo alcanzado por KKR para comprar un tercio del negocio en este campo de Acciona supone valorar la sociedad Acciona Energía Internacional, el lote de activos que se abren al nuevo socio, en un total de 2.563 millones de euros (1.250 millones de euros corresponden a fondos propios y los 1.313 millones de euros restantes a deuda). Esto equivale a un precio de cerca de 1,1 millones de euros por MW de potencia. En 2007, en la salida a Bolsa de Iberdrola Renovables se llegó a valorar el MW de energía verde hasta los 3,7 millones.

Uno de los grandes inversores en activos renovables en el mundo es precisamente el Government Pension Fund de Noruega. Se trata de un fondo constituido por el excedente producido por los ingresos derivados del petróleo de Noruega. Está gestionado por el Norges Bank Investment Management (NBIM), parte del Banco Central de Noruega, dependiente del Ministerio de Finanzas.

Es el mayor fondo de pensiones en Europa y el segundo fondo soberano más grande en el mundo por detrás del de China. Su valor total es de unos 600.000 millones de euros y sus inversiones equivalen al 1,05% de los mercados bursátiles mundiales. El fondo sostiene el 2,15% de los mercados europeos, es decir que es el más grande propietario de valores en Europa.

Pero más allá de su peso y rentabilidades, el fondo gestionado por el NBIM es conocido por sus criterios de exclusión de determinados valores, su exigencia de altos estándares en las prácticas de buen gobierno y su defensa de determinados temas sociales y medioambientales.

Artículos relacionados