La cons­truc­tora se ha re­va­lo­ri­zado un 50% en el año pero el mer­cado duda de la subida

Los bajistas reaparecen en Acciona en pleno baile de los grandes fondos en el capital

Invesco aflora un 1% del ca­pital des­pués de la venta del mismo por­cen­taje por Fidelity

Edificio de Acciona
Edificio de Acciona

Gran re­vuelo en el ca­pital de Acciona en las úl­timas se­sio­nes. La ex­tra­or­di­naria subida acu­mu­lada en 2014 y el cambio de se­mes­tre, que está pro­vo­cando cam­bios en las car­teras de los grandes in­ver­sores ins­ti­tu­cio­na­les, ha for­zado mo­vi­mientos muy sig­ni­fi­ca­tivos en el ca­pital del grupo que pre­side José Manuel Entrecanales. Entra Invesco, vende la mitad de su par­ti­ci­pa­ción otro gi­gante como Fidelity, y los cortos re­apa­recen en el ca­pital tras una corta tre­gua.

Desde que empezó el año, Acciona no ha dejado de dar alegrías a los accionistas. La cotización se ha revalorizado un 50% desde el pasado 31 de diciembre, recuperando una parte significativa del terreno perdido el año pasado. Acciona fue la gran damnificada de la reforma eléctrica, que supuso para el grupo unas pérdidas cercanas a los 2.000 millones de euros en 2013. Fueron los primeros números rojos de la compañía.

En las alturas en bolsa, una de las mayores gestoras del mundo, Fidelity, ha decidido realizar parte de los enormes beneficios acumulados. La firma estadounidense ha vendido un 1% del capital de Acciona, un paquete valorado en alrededor de 40 millones de euros a los actuales precios de mercado. Tras la venta, Fidelity -que está apostando fuerte por la bolsa española con compras significativas de acciones en Colonial y Natra- mantiene un paquete del mismo porcentaje.

En paralelo, Invesco ha aflorado otro 1,01% en el capital, lo que supone remozar el universo de grandes fondos internacionales presentes en el capital del grupo español, donde HSBC o Bank of New York -depositarios de algunos de los mayores inversores profesionales del mundo- tienen declaradas participaciones significativas. La mayoría del capital está en manos de la familia Entrecanales, con casi el 54% de las acciones.

Por lo tanto, hay tráfico tanto en la entrada como en la salida del accionariado de un grupo que se ha convertido en uno de los grandes protagonistas del año en bolsa. "El mercado está valorando que se están disipando algunos de los grandes lastres que pesaban sobre el valor. Entre otros, la posibilidad de una ampliación de capital para los actuales accionistas del grupo", señalan en fuentes del mercado que aseguran que la bolsa está dando bueno al proceso de reestructuración del grupo.

Los inversores están valorando muy positivamente la venta un tercio del negocio eólico de Acciona a la firma de capital riesgo KKR por 417 millones de euros. El objetivo de los socios es sacar esta división a bolsa, lo que supondría una nueva inyección de recursos para el grupo español. Los planes de Acciona, que también ha vendido a Globalvía sus participaciones en la dos concesionarias del tranvía a Barcelona, han tranquilizado a los mercados, que creen que el grupo no necesita apelar al mercado para financiarse.

Mientras, y a la vista de que la acción sigue bastante cerca de los máximos del año -ayer cerró en los 62,80 euros, frente a los máximos del año de 67,8 euros- los bajistas han vuelto a pasar a la acción tras unas pocas semanas de tregua. El fondo británico CQS ya tiene posiciones cortas sobre el 0,81% del capital y se convierte en mayor inversor bajista en la compañía, donde entró hace un mes con el 0,51% del capital. Desde entonces ha elevado su posición tres veces.

Tras este movimiento, las posiciones cortas sobre Acciona crecen -se afianzan por encima del 3% del capital- después de bajar de forma ininterrumpida desde marzo del año pasado. Desde eso momento, los 'hedge fund' empezaron a retirarse después del tremendo ataque realizado -con un rotundo éxito- apostando por el desplome de la cotización por el impacto de la reforma eléctrica.

Artículos relacionados