ANÁLISIS

Moody's vota por el Santander pero teme la situación española

La agencia no emi­tirá su ca­li­fi­ca­ción sobre la deuda es­pañola hasta fe­brero

Santander Totta
Santander Totta

La de­ci­sión de la agencia de ca­li­fi­ca­ción Moody´s de con­firmar la nota de los de­pó­sitos del Santander Totta en Portugal lo pri­mero que muestra es la con­fianza que tiene la agencia en la ca­pa­cidad del Santander para asumir ries­gos. Supone además un alivio para los ges­tores del banco pre­si­dido por Ana Patricia Botín, buenos co­no­ce­dores de las di­fi­cul­tades de ob­tener ren­ta­bi­lidad a las in­ver­siones en en­ti­dades fi­nan­cieras por­tu­gue­sas.

No es el único banco español que admite lo dificil que resulta el negocio bancario portugués para las entidades españolas, como comentan en privado ejecutivos de las restantes entidades españolas con negocios en el país vecino.

Moddy´s considera que, a pesar del ‘débil perfil financiero’ del Banif (Banco Internacional do Funchal), el Santander Totta es capaz de absorber los activos del banco de Funchal sin sufrir un deterioro mayor de su perfil crediticio. Hasta aquí la clara muestra de confianza en el músculo financiero del Santander reconocido por la agencia norteamericana de calificación.

Pero sobre todo ha supuesto un gran alivio para los líderes políticos que miran con preocupación cualquier rebaja de calificación que pueda hacer o sencillamente anunciar alguna de las grandes agencias en estos momentos de incertidumbre política. La evidente complejidad para poder formar Gobierno por ninguno de los dos partidos que han conseguido mayor número de votos, PP y PSOE, tras las elecciones del 20-D provoca incertidumbre en los mercados.

Por ello, el temor entre los agentes políticos se había agudizado en las últimas horas tras advertir Moody´s de que los resultados no conluyentes de las elecciones han aumentado la incertidumbre política lo que puede tener consecuencias negativas para los créditos a España.

Desde las filas de los expertos económicos del Partido Popular recuerdan que una rebaja en la calificación supondría automáticamente el encarecimiento de la futura financiación del déficit público, financiación que para el próximo año ya necesitará de unos 340.000 millones de euros. Eso siempre que se den las actuales condiciones de financiación.

Estas mismas fuentes destacan como muy positiva la confirmación este martes del calendario de las calificaciones de la Administración Central y de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos que tienen previsto apelar al mercado.

Para que no haya dudas, Moody's no revisará su calificación sobre la deuda soberana española hasta el día 19 de febrero. Las siguientes notificaciones sobre la deuda del Reino de España se realizarán los días 17 de junio y 14 de octubre.

La agencia realizará también tres emisiones de las calificaciones sobre las comunidades de Andalucía, País Vasco, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid, Murcia y Valencia. Y lo hará justamente una semana después de haber emitido su nota sobre el Reino de España. Así los días 26 de febrero, 24 de junio y 21 de octubre conoceremos la calificación que le merecen las CCAA mencionadas.

Serán también los días en los que de a conocer la calificación de la la ciudad de Barcelona y la provincia de Vizcaya. No se conocerá la calificación de Madrid que decidió dar por finalizado el contrato una vez que acabe 2015.

Expertos del Partido Popular señalan como un error que el Ayuntamiento de Madrid haya decidido suspender el contrato con la agencia Moody´s por lo que a partir del año no emitirán calificación sobre la situación de las finanzas del consistorio de la Capital de España.

La calificación de Moody´s es considerada como de máxima garantía para poder obtener financiación, sobre todo en los mercados de Estados Unidos. Su ausencia en las calificaciones de la situación financiera del ayuntamiento de Madrid no facilitará las mejores condiciones en los mercados internacionales.

Artículos relacionados