El Popular se ve ro­deado de 'osos' bur­sá­ti­les, in­cluso con UBS y BlackRock en su ca­pital

Los bajistas se forran con el hundimiento de los mercados bursátiles

La pre­sión se acre­cienta sobre el Banco Sabadell, pero des­apa­rece en los dos grandes

BlackRock .
BlackRock .

Los fondos es­pe­cu­la­tivos se están fo­rrando y ha­ciendo su 'agosto' du­rante este mes de sep­tiem­bre, ante el hun­di­miento de los mer­cados de renta va­riable y con un acu­sado des­plome del es­pañol. El radar de los ba­jistas se ceba, aparte de em­presas bajo ataque como Abengoa, ArcelorMittal y la cons­truc­tora OHL, con al­gunos bancos me­dianos es­paño­les, como el Popular y el Sabadell, una vez que todo el sector fi­nan­ciero haya plan­tado cara a las pre­ten­siones so­be­ra­nistas de Cataluña.

El grupo de Ángel Ron ya cuenta con 'osos' en su capital como UBS y BlackRock. En cambio Caixabank y los dos grandes grupos, Santander y BBVA, se libran de la presión de los fondos especulativos.

Las incertidumbres por la economía china, la elecciones generales en Grecia del pasado domingo y las que se avecinan en el ámbito doméstico, con una primera cita en las controvertidas autonómicas en Cataluña, pesan sobre un mercado ya castigado durante el mes de agosto.

Los bajistas sacan provecho del hundimiento de los mercados y en su punto de mira se mantienen las acciones de los bancos, sobre todo los medianos españoles, después de que el sector haya plantado cara a las aspiraciones soberanistas del actual presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Pese a todas las dudas de lo que ocurra con las urnas el próximo 27-S, el Popular de Ángel Ron se mantiene como el banco más cercado por los bajistas, que ya controlan un 5,63% de su capital (el máximo más reciente fue del 5,74% a finales de mayo). Ya a mediados de agosto, Blackrock afloraba con una posición a corto del 0,53% y hace tan sólo unos días replicaba esa apuesta el suizo UBS.

Ambos se sumaban de esta manera a viejos conocidos especuladores como Marshall Wace (1,09%), AQR (1%) y Odey Asset Management (0,74% desde primeros de mes, tras haber superado el 1% en febrero).

El Sabadell de José Oliu, con sede en Cataluña y mayor exposición de su negocio a esta región, también se mantiene como uno de los bancos más castigados por los bajistas, aunque algunos de sus directivos (como el consejero delegado, Jaime Guardiola) consideran que los tiburones olfatean la sangre que pierden por su condición de banco español doméstico, aunque haya saltado al exterior con la compra de TSB.

Los especuladores se aproximan al 5,2% de su capital, casi el mismo nivel que alcanzaron a primeros de agosto y antes de cierta tregua durante las última semanas, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En cambio, Caixabank se ha librado parcialmente de la presión de los fondos especulativos, que se mantienen con un 0,42% de su capital tras rozar el 1% a primeros de agosto, a pesar de que el grupo presidido por Isidro Fainé es la entidad líder por cuota de mercado en Cataluña y, en teoría, el banco más afectado por una potencial independencia de España.

Por su parte, los dos grandes bancos españoles, Santander y BBVA, se presentan ahora libres de bajistas significativos en su capital, después de que los fondos especulativos llegaran a tener un 0,21% durante las primeras sesiones de septiembre, cuando se planteaban dudas más que razonables sobre algunas economías emergentes en las que los grupos presididos por Ana Botín y Francisco González (FG) están presentes.

Casi al margen

El resto de las entidades financieras españolas parecen invisibles ante los fondos especulativos. Bankia, en otros momentos más en el centro de la atención mediática, no ha sufrido variaciones de posiciones bajistas desde el pasado mes de julio, cuando presentó sus resultados trimestrales con los que casi cumplía el plan estratégico que vence a finales de año. Desde entonces, los 'osos' en su capital se mantienen en el 1,55% de su capital.

Ese peso es superior al que suporta Bankinter, una entidad que en el pasado reciente era una de las más acosadas por las posiciones a corto. En cambio, según los últimos registros de la CNMV, tan sólo un 0,87% de su capital está en manos de los especuladores, incluso por debajo del 0,92% que llegaron a tener hasta el anuncio de su adquisición de una parte del negocio de Barclays en Portugal a primeros de septiembre.

Ya fuera del Ibex 35, las acciones de Liberbank en el mercado continuo se libran de las presiones de los fondos bajistas desde primeros del mes de marzo pasado, aunque su peso siempre ha sido casi testimonial durante su breve periodo de cotización.

Más allá de los propios bancos, pero también dentro del sector financiero, la aseguradora Mapfre encaja un nuevo envite de los fondos especulativos, que vuelven a superar el 1% del capital de la compañía que preside Antonio Huertas, con presencia en algunas economías emergentes en entredicho, como en el caso del Santander y BBVA.

Artículos relacionados