ANÁLISIS

El Gobierno mantiene abiertas todas las opciones en el Popular pese al relevo de Ron

Economía ex­plica al PSOE que si Bruselas au­to­riza el banco malo no hará falta fu­sio­narlo

“Tenemos un Plan”, Banco Popular
Banco Popular.

La de­ci­sión del Consejo de Administración del Banco Popular de re­levar en la pre­si­dencia a Ángel Ron y nom­brar a Emilio Saracho en sus­ti­tu­ción, no re­suelve todas las dudas que tiene el mer­cado sobre la via­bi­lidad de la en­ti­dad. Fuentes del PSOE ex­plican que el Gobierno ad­mite que pese a que con­si­dera que la en­tidad tiene for­ta­lezas muy im­por­tan­tes, el peso del in­mo­bi­liario lastra gra­ve­mente el fu­turo del banco.

Según el portavoz socialista de Hacienda en el Congreso de los Diputados, Pedro Saura, el Gobierno está mediando con las autoridades de la Unión Europea para que autoricen la separación de los activos inmobiliarios y centrarlos en un banco malo, conocido como ‘Proyecto Sunrise’ y poder centrarse así en la actividad que mejor conoce, como es el negocie de las PYMES.

Así se lo habría expresado el ministro de Economía, Luis de Guindos, aprovechando los encuentros que han mantenido desde la pasada semana para intentar alcanzar acuerdos en materia económica, algunos de los cuales se verán reflejados en las decisiones que apruebe este viernes el Consejo de Ministros.

El titular de Economía habría resaltado en los encuentros con los responsables socialistas, además de la fortaleza de la entidad en el sector PYMES, la gran preparación de la plantilla cuyos niveles de productividad son encomiables.

En este mismo sentido se ha expresado Jaime Ruiz Sacristán, consejero del Popular en representación del grupo de inversores mexicanos encabezados por Antonio del Valle, que controlan un 4,25 % del capital. Ruiz aseguraba recientemente a medios financieros que ellos consideran positivo dividir el banco bueno del malo.

Su grupo piensa que es positiva esta división porque la gestión de los activos malos es muy complicada y el banco lo que necesita en la actualidad es enfocar su negocio para crecer, principalmente en el mercado de pymes. Añadía que en pymes lo hace muy bien y de ahí saca una gran parte de su beneficio, pero por ahora, los ha tenido que usar para tapar los problemas.

Ruiz Sacristán ha recordado las épocas de cuando fue elegido durante años, junto con el Bank One, como la entidad financiera más rentable del mundo, ha insistido es que es una entidad muy valiosa, pues ha sido la entidad mejor gestionada de Europa. Para añadir que van a tratar de que vuelva a ese nivel, con todo el consejo implicado en esta tarea.

En cambio, entre los expertos, incluidos antiguos inspectores del Banco de España, la percepción es distinta. Recuerdan que esta división en dos del Popular, el Popular Bueno y el Popular Malo, es muy similar o igual a la estructura que se diseñó para Bankia y que fue un fracaso.

Bankia como banco bueno y la matriz BFA, como el banco malo, ha sido denostada por el inspector jefe del Banco de España primero en Caja Madrid y con posterioridad en Bankia-BFA.

Según los inspectores mencionados, el modelo que ahora se intentaría imitar fue el diseñado en la época de la presidencia de Rodrigo Rato, y que desembocó en un cambio de administradores y en la nacionalización de la entidad.

El Gobierno, que habría anticipado a sus interlocutores socialistas la decisión de posponer la privatización de la parte que controla en Bankia hasta el año 2018, ante la debilidad de los mercados, ha buscado compradores tanto nacionales como extranjeros para el Banco Popular, pero hasta la fecha no se ha logrado un acuerdo.

El proyecto de Banco malo, bautizado por el Popular como ‘Proyecto Sunrise’ está pendiente de la autorización, además de las autoridades comunitarias, de los supervisores, incluido el Banco de España, el Banco Central Europeo y la CNMV.

El Popular comunicó cuando se tomó la decisión de poner en marcha el proyecto que esperaban tener la autorización para antes de que termine 2016. Ya están nombrados Remigio Iglesias, ex directivo del Banco Santander, como presidente del proyecto Zuñirse y Roberto Rey como número dos del mismo.

Artículos relacionados