El PP rechaza el ultimátum de C´s pero negociará hasta la investidura de Rajoy

Los buenos datos de cre­ci­miento pro­vocan la eu­foria de los ne­go­cia­dores po­pu­lares

Mariano Rajoy
Mariano Rajoy.

Las ne­go­cia­ciones entre los re­pre­sen­tantes del Partido Popular y los de Ciudadanos pintan de forma muy di­fe­rente para los di­ri­gentes de una y otra for­ma­ción. Los lí­deres po­pu­lares ven la bo­tella medio llena; des­tacan que se han con­se­guido acuerdos sobre 100 puntos y que hasta el mismo día 31, mo­mento en que se pro­du­cirá la pri­mera vo­ta­ción del de­bate de in­ves­ti­dura hay tiempo para con­se­guir acuerdos en los temas to­davía por re­sol­ver.

El portavoz de C´s, Juan Carlos Girauta, en cambio, es más pesimista y limita el plazo para finalizar la negociación a 48 horas, hasta el sábado por la noche. De no ser así no apoyarán la investidura de Mariano Rajoy.

Los máximos responsables de las negociaciones del PP han suspendido todos los encuentros que no tengan que ver con su intento de llegar a un acuerdo, pero eso sí, rechazan el ultimátum de Ciudadanos. Recuerdan que ya han sido capaces de ponerse de acuerdo sobre materias muy importantes y que, aunque las que quedan también lo son, no necesariamente tiene que cerrarse el acuerdo de forma inmediata, ni en 48 horas.

Hablan por un parte de que, hasta el momento de la votación, primero del miércoles día 31 por la tarde, y en segunda votación el próximo viernes día 2, hay tiempo para hacerlo. En su favor exhiben tres argumentos fundamentales.

Creen que la política económica desarrollada por el Gobierno durante la última legislatura ha sido un éxito, como demuestran los últimos datos de crecimiento anual que se consolida en el 3,2 %, muy por encima de la media de la zona euro. Sobre todo, les parece muy importante destacar que lo hace muy por encima de la media de los principales países de la zona euro.

Por cuarto trimestre consecutivo el crecimiento del PIB español se mantiene a un ritmo del 0,8 % pese a la menor contribución de la demanda interna, pero que se ha visto compensada en parte por el aumento de la demanda externa.

Todavía ha llamado más la atención el resultado del crecimiento de la inversión que ha crecido un 1,3 % en el segundo trimestre, pese a todos los augurios tan negativos que se habían realizado hasta ahora, sobre todo debido a la falta de un nuevo Gobierno que permanece en funciones desde hace ya cerca de un año.

Los negociadores del PP insisten en recordar el buen comportamiento de la economía gracias a los esfuerzos de todos los españoles, algo que les hace tener optimismo de cara al futuro en cuanto a las ventajas de los acuerdos que puedan alcanzarse con Ciudadanos.

Pero justamente por esta razón no pueden dar el visto bueno a una de las dos propuestas que puede chocar más con las exigencias de la contención del gasto que impone Bruselas como es el incremento de 7.000 millones en políticas sociales.

Aunque el mayor crecimiento económico reduzca automáticamente el nivel de déficit, no pueden echar por la borda estos logros sin previamente establecer los cálculos sobre los recursos de donde procederán los medios necesarios para aplicar las políticas sociales que plantean los negociadores de Ciudadanos. En cuanto al otro gran escollo que se plantea en la negociación actual entre PP y C´s, la reforma de la elección de jueces, los populares consideran necesario incorporar a este acuerdo a otros grupos parlamentarios, pues esta reforma exige muchos más votos que solo los de sus dos partidos. Por ello no ven mayor inconveniente de cara a la investidura en que esta negociación pueda retrasarse hasta que se pueda contar con el apoyo de aquellos grupos parlamentarios que también consideran necesaria la reforma del sistema judicial español, pero que de momento no están dispuestos a apoyar a Mariano Rajoy como presidente.

Algo similar sucede con la reforma del Senado en la que tanto insisten los representantes de Ciudadanos y que no puede llevarse a cabo sin una amplia mayoría parlamentaria.

En cuanto a la eventual desaparición de las Diputaciones, los populares siguen tratando de convencer la justificación de su existencia. El PP recuerda que una parte importante de la población española no urbana, la rural, la más desprotegida, quedaría más desasistida con su desaparición, mientras que el ahorro en este caso calculado en el entorno de unos 600 millones de euros, no se justificaría por sus negativas consecuencias sociales.

Finalmente, el Partido Popular también se ve estimulado a seguir adelante en las negociaciones con Ciudadanos gracias a la más que satisfactoria evolución de las negociaciones en paralelo con los representantes de Coalición Canaria, de manera que ya dan por hecho el acuerdo para contar en la investidura con su voto.

Artículos relacionados