Luis de Guindos sos­tiene que se busca la mayor pro­tec­ción del con­su­midor

A quién beneficia el Gobierno con la nueva Ley Hipotecaria

La mayor trans­pa­rencia fre­nará cual­quier in­tento de re­cla­ma­ción ju­di­cial pos­te­rior

creditos
creditos

La ronda de pre­sen­ta­ciones de los re­sul­tados anuales de los grandes bancos es­paño­les, que se adentra ya en este mes de fe­brero, se ve mar­cada desde hace una se­mana por la in­ten­ción del Gobierno de sacar ade­lante una nueva Ley Hipotecaria a pesar de de­fender que la ac­tual ha sido muy be­ne­fi­ciosa para la ma­yoría de los ciu­da­da­nos. Algunas de las me­didas que se im­pongan ahora, con mayor trans­pa­ren­cia, pa­rece cues­tionar a quién be­ne­ficia el cam­bio. Muchos clientes ya no se po­drán llamar a en­gaño.

Los principales banqueros españoles se muestran, hasta el momento, como el público taurino ante algunas faenas de los diestros: con división de opiniones respecto a los planes del Gobierno de sacar adelante una nueva Ley Hipotecaria, pese a todos los beneficios que ha tenido en el pasado la actual pero también muchos dolores de cabeza como consecuencia de algunas cláusulas, como las polémicas y famosas suelo.

Por el momento, tan sólo se conocen algunos aspectos que el Gobierno trata de incorporar a la nueva normativa. El ministro de Economía, Luis de Guindos, acaba de defender en sede parlamentaria que el objetivo último es una mayor protección de los clientes con la imposición de algunas medidas que favorezcan la transparencia.

El sector financiero en su conjunto ha defendido la total transparencia de la hipotecas que han comercializado desde hace décadas. Eso sí, tanto la presidenta del Santander, Ana Botín, como el presidente del Sabadell, José Oliu, se han mostrado abiertos a modificaciones o mejoras puntuales en algunos aspectos.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirgolzarri, es el que ha mostrado una mayor disposición a contar con una nueva ley ya que "es bueno si nos da mayor seguridad jurídica". La más crítica ante cambios y ante el aluvión de demandas judiciales contra la banca ha sido la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa.

La cuestión que ahora se plantean muchos es si los cambios que planea el Gobierno favorecen más a los propios clientes o a las entidades bancarias en concreto. Algunas de las medidas que se han anunciado, por el propio ministro de Economía, exigen una mayor transparencia a los bancos sobre sus ofertas hipotecarias y las distintas cláusulas que se establezcan.

Pero al mismo tiempo, se establece que el cliente deberá reconocer de manera "manuscrita" que comprende todo lo que le ha ofrecido el banco en cuestión para la contratación del préstamo hipotecario. Es decir, se despejan todas las posibles dudas y se asume lo que al final se firma.

Cultura financiera

En algunos círculos se esgrime que el verdadero problema radica en la falta de cultura financiera de un buen número de ciudadanos que, en algunas ocasiones, toman una decisión tan importante como la firma de una hipoteca para la compra de una vivienda, un bien de primera necesidad, cegados por diversos reclamos.

Desde el estallido de la reciente crisis, muchos organismos y asociaciones han puesto en marcha distintos proyectos para incrementar la educación financiera entre los ciudadanos, incluso desde los centros escolares para que se inculcaran los conocimientos necesarios entre los más jóvenes.

Esas mismas fuentes consideran que la reforma o la nueva Ley Hipotecaria va a limitar, muy mucho, la cadena de reclamaciones que se ha precipitado sobre el conjunto de la banca española por diversos asuntos: desde las cláusulas suelo hasta la comercialización de determinados productos no adecuados para el perfil de determinados clientes.

"Las medidas que pretende introducir el Gobierno supondrán un esfuerzo para todos. La opacidad en la comercialización de algunos productos se eliminará. Pero los clientes ya no podrán acogerse a ignorancia o a ocultamiento de determinadas condiciones. Por todo eso, conviene dar los pasos de forma muy medida", sostienen esas mismas fuentes que prefieren mantener el anonimato.

Artículos relacionados