ANÁLISIS

Trump pospone sus críticas contra la FED pero no contra Merkel

Acusa a Alemania de apro­ve­charse del euro débil para in­vadir EEUU de pro­ductos

Angela Merkel
Angela Merkel

Pese a que du­rante sus de­bates con Hillary Clinton, Donald Trump cri­ticó abier­ta­mente a la pre­si­denta de la Reserva Federal, Yanet Yellen, por hacer po­lí­tica ju­gando con la es­tra­tegia mo­ne­taria nor­te­ame­ri­cana, desde que ha ju­rado su cargo no le ha hecho nin­guna men­ción. Y eso que prác­ti­ca­mente lo ha hecho contra todo y contra to­dos. En la útima em­bes­tida le ha to­cado el turno a la can­ci­ller ale­mana, Angela Merkel, a quien ha di­ri­gido duras pa­la­bras.

Después de sus ataques contra México y China, Trump ha decidido centrarlos ahora contra Alemania. Lo ha hecho por vía interpuesta, a través de uno de sus consejeros, Peter Navarro, director del Comité Asesor en Comercio de Donald Trump, quien ha acusado a Alemania de aplicar el ‘dumping’ comercial.

Considera el asesor comercial que aprovechándose de un euro débil, al que ha calificado de euro-europeo, no un euro-alemán, Alemania ha logrado su importante superávit comercial con EEUU. Para los americanos la calidad de los productos alemanes no tiene ninguna influencia para conseguir su superávit.

Con esta afirmación de su consejero, Trump confirma su voluntad de hacer bajar el dólar. Habremos vuelto a la guerra de divisas que tantos perjuicios ha provocado en el ámbito comercial de todo el mundo.

Lo anticipado por su consejero muestra con claridad que su intención va más allá del ámbito económico. Tiene una clara connotación política y claro deseo de sembrar cizaña entre los socios de la Unión. Y, de hecho, parece claro el intento de tratar de aumentar el sentimiento anti alemán y aumentar el clima para que florezcan los populismos.

Está claro que no le va a parar nadie. Falta por saber hasta dónde quiere llegar. Durante la campaña ya dio pistas de cuál sería el camino que quiere marcarle a la presidenta de la Reserva Federal. En ese mencionado debate con Clinton llegó a decir que “cuando Obama se vaya a jugar al golf, y la FED suba los tipos de interés, vamos a ver cosas muy feas".

Trump no ha vuelto a insistir sobre ello. En cambio un año antes no descartó volver al patrón oro. Fue en noviembre de 2015 cuando habló de que volver a esta medida aunque sería algo muy difícil, a la vez que extraordinario, porque permitiría basar el dinero en un patrón.

Está claro que no le gustan los actuales criterios por los que los mercados optan por una u otra moneda. Las declaraciones de Navarro no se han hecho en un día cualquiera. Se ha producido justo el día en que la Reserva Federal ha iniciado su primera reunión del año sobre política monetaria, en la que analizará el ritmo del alza de tipos de interés.

Tras la pasada reunión del Comité de Política Monetaria, la presidenta de la FED comentó que consideraba probables hasta tres rondas de ajuste monetario, reflejo de la mejoría de la situación económica del país.

Trump, además de criticar la política de bajos tipos de la Reserva Federal ha sugerido una posible sustitución de Yanet Yellen una vez que su mandato expire en febrero del año que viene.

Aunque, dado el ritmo que ha impuesto Donald Trump a sus decisiones, parece que sería mucho tiempo. Demasiado esperar sin que antes fuerce la dimisión de Yellen si algo no le gustara. No nos podíamos imaginar una situación así hace solo unos meses. Esto situación no es buena para nadie en el mundo.

El Gobierno no quiere sorpresas. Luis de Guindos ha pedido a los grupos parlamentarios su apoyo en las reformas que plantea el gobierno ante la única amenaza que en su opinión podría tener un gran impacto en el ritmo de crecimiento de la economía española: una subida de los tipos de interés en la eurozona.

Considera que si se le suma un elemento adicional de desconfianza en nuestra economía, tendría un efecto agravado con un impacto que da por rápido e intenso.

Son más que comprensibles las críticas del expresidente del Gobierno, Felipe González, al afirmar que ve "demasiada cobardía internacional anti Trump" al que acusa de querer liquidar Europa y las relaciones trastlánticas.

Artículos relacionados