DESDE EL PARQUET

Más presión para los accionistas de Deóleo

La am­plia­ción de ca­pital anun­ciada por Deoleo con el ob­je­tivo de im­pulsar el cre­ci­miento de la com­pañía ha cau­sado una fuerte in­di­ges­tión entre sus ac­cio­nis­tas. Un feo asunto para su co­ti­za­ción.

El fabricante de aceite busca captar un total de 25 millones de euros para expandirse en los mercados internacionales con un alto potencial. También destinará parte de este importe a potenciar sus marcas líderes y a buscar acuerdos estratégicos de negocio con aquellos proveedores alineados con su estrategia de calidad.

Los accionistas tendrán derecho de suscripción preferente en una ampliación que supondrá la emisión de 250,1 millones de acciones ordinarias nuevas, una vez aprobada por unanimidad por el consejo de administración. Lo cual supondrá una fuerte dilución del capital de no acudir. El precio de suscripción será de 0,10 euros por acción, con un descuento del 24,70% respecto al precio anterior al día del anuncio.

Los derechos de suscripción empezarán a cotizar el próximo 2 de octubre hasta el día 16 del mismo mes. Posteriormente habrá un período de asignación adicional y otro de asignación discrecional hasta el cierre del proceso el 25 de octubre.

La compañía, que actualmente cuenta con un 10,2% de cuota de mercado de aceite de oliva a nivel mundial, ha resaltado que el propósito de esta ampliación de capital, es fortalecer sus marcas emblemáticas: Bertolli, Carbonell y Carapelli.

De este modo, Deoleo apuesta por la innovación comercial con el relanzamiento a nivel global de la marca líder Bertolli, el lanzamiento de sendas gamas premium de Carapelli y Hojiblanca en España. Además, la compañía continúa expandiendo su gama de aceites de oliva sostenibles a medida que crece la demanda de alimentos y productos orgánicos por parte de los clientes.

OLE Investments, entidad participada indirectamente por fondos gestionados por CVC Capital Partners, accionista mayoritario de Deoleo, ya ha manifestado su intención de aportar los fondos necesarios para completar la ampliación. Esto supone, según los responsables de la aceitera "un firme apoyo al actual equipo directivo y al plan de negocio” que busca seguir impulsando su crecimiento a largo plazo mediante una apuesta clara por la calidad.

La Caixa, en cambio, ha mostrado su rechazo a suscribir la ampliación, mientras el resto de accionistas de relevancia estudiarán si acudir en sus respectivos órganos de gobierno una vez conocido el precio de emisión.

La negativa de la entidad catalana, sin embargo, no supondrá un obstáculo en la estrategia a largo plazo por la calidad y puesta en valor del producto adoptada por el nuevo equipo gestor con el fin de obtener una mejora de las ventas y de la rentabilidad. Un cambio de modelo en el sector que necesita de inversiones adicionales para que vaya calando desde los productores hasta los clientes finales.

Para la financiación adicional de este proyecto estratégico de la compañía se estableció en abril de este año dicho aumento de capital de 25 millones, así como la ampliación de una línea de crédito 'revolving' por otros 25 millones de euros, que ya está disponible. En total, las inversiones ascenderán a 50 millones de euros.

De momento, los pequeños accionistas también le están dando la espalda a esta ampliación con una fuerte caída de la cotización en las últimas semanas, acentuada de forma abrupta tras el anuncio de su puesta en marcha. Las acciones del grupo acumulan ya una pérdida de valor de cerca del 35% desde comienzos del ejercicio.

Artículos relacionados