News Links

Cola en Europa para conocer a Albert Rivera, el Macron, Trudeau y Renzi español

‘Cs quiere im­pulsar re­formas la­bo­rales a la es­can­di­nava para ayudar a los pa­rados a for­marse de nuevo para en­con­trar tra­bajo’

Albert Rivera
Albert Rivera

Albert Rivera está que no para de ha­blar: De re­unirse con unos y con otros. De re­petir su men­saje, su diag­nós­tico, su ins­pi­ra­ción, sus pla­nes, su meta, su sueño. Como que el pro­yecto con­ser­vador del PP está ‘agotado’. O que el mis­mí­simo Rajoy, ‘por na­tu­ra­leza y des­pués de 40 años en po­lí­tica, no pa­rece ser un re­for­mista, un hombre di­ná­mi­co’. Buena vista, diría más de uno con re­tin­tín…

Michaela Cancela-Kieffer y Álvaro Villalobos no lo dicen con ninguna intencionalidad, sólo con afán de presentar a sus lectores al ‘anti-independentista catalán que se inspira en Macron’, el presidente francés. Y sus lectores son los de los medios de prensa clientes de la agencia AFP. Entre otros muchos, su crónica sobre Rivera ha aparecido en Le Figaro, L’Express, Libération y cómo no, el belga Le Soir, donde Carles Puigdemont habrá podido leer sobre la guerra total al separatismo del líder de Ciudadanos sin citar ni una sola vez a Carles Puigdemont.

Los periodistas AFP son algunos de los representantes de la prensa internacional que se están acercando últimamente a la sede de Cs en Madrid o al despacho de Rivera en el Congreso. Esta misma semana ha tenido al menos tres reuniones de ese tipo: la de AFP, y otra con el corresponsal de Financial Times, Michael Stothard, como ya se informó en esta columna (Rivera: los liberales combaten al populismo ‘mejor que conservadores y socialistas’’. La tercera ha sido con el otro órgano de cabecera de la City, el semanario The Economist.

Cancela-Kiefer y Villalobos recogen algunas frases de Rivera que indican por dónde va y hacía dónde respecto a Cataluña: ‘Para recuperar terreno en el territorio, donde el 47’5% de los votos han ido a los secesionistas, considera que hace falta ‘un plan de diez años, un plan estratégico, para seducir y supervisar las políticas practicadas’. Añade el líder de Cs: ‘Hay que respetar al independentismo, pero sobre todo a los que no son independentistas, respetan la ley y quieren ser españoles’. Aparte de porque son más.

Más determinación aún: ‘Quiero gobernar España como catalán para tener una visión clara de lo que hay que hacer’. La apuesta en lo de gobernar llegará a no, pero AFP destaca la progresión ‘con el viento de popa’ en las elecciones catalanas primero y luego a nivel nacional, y en las últimas encuestas sobre estimación de voto.

El nacionalismo es el problema, dice una y otra vez Rivera: ‘Que nadie se engañe; el separatismo catalán va a dar un paso atrás para reponer fuerzas’. Un problema no sólo en España: ‘España como país y Europa como continente y como Unión deben prepararse para una batalla política e intelectual contra el nacionalismo’.

Para él, el presidente francés Emmanuel Macron es ‘una referencia’. Para él y para todo ‘liberal y progresista’. Se integra en la misma línea de Macron y del primer ministro canadiense Justin Trudeau: ‘Compartimos los valores de libertad, de progreso social y de globalización, que no es una opción, sino una realidad que no hay que combatir, sino que es preciso aprovecharla’.

The Economist incorpora también a la lista de modelos de políticos jóvenes al italiano Matteo Renzi, así como a ‘los partidos liberales del Benelux y Escandinavia’. El título del artículo que publica la revista en el número que sale a la venta este sábado da idea de movimiento: ‘Los Ciudadanos centristas de España están en marcha’.

Pero hasta los editores se han quedado cortos y algo atrasados en la edición en papel: un gráfico sobre proyección de voto y titulado ‘pisando los talones’ refleja los datos del último CIS, que otorgaba a Cs la tercer plaza casi al mismo nivel del PSOE y muy poco por detrás del PP. En la versión digital en u portal han reelaborado el gráfico con el sondeo de Metroscopia para El País, en el que Cs figura en cabeza. El gráfico se llama ahora: ‘Al frente’.

El artículo profundiza sobre las posibilidades de Cs de ganar en 2020 y antes en las municipales y autonómicas de 2019, tras llegar en cabeza el 21-D en Cataluña, algo que muchos medios pasan por alto al repetir como papagayos la inexactitud de que ‘ganaron los partidos separatistas’.

¿Cuál es el programa de Rivera? Para Cataluña, Rivera ‘no recuperaría las competencias, pero usaría la Constitución para impedir el adoctrinamiento en las escuelas y la promoción de la independencia en la televisión pública catalana’. Ganarle la partida a los separatistas exige ‘un proyecto nacional fuerte que motive’, lo que requeriría una reforma constitucional.

¿Y aparte de Cataluña, cómo es ese ‘proyecto nacional fuerte’? Algo así como superar un sistema bipartidista que considera anquilosado: ‘Tenemos que alejarnos del viejo eje izquierda-derecha; la gran batalla en el siglo XXI es entre el liberalismo y una sociedad abierta o el populismo-nacionalismo y la sociedad cerrada’. Porque ‘o nos tomamos el nacionalismo en serio como una amenaza a Europa o seguirán hasta ganar’.

¿Algo más concreto? La revista lo resume: ‘Quiere sacudir el sistema político y electoral, y la educación, para combatir la todavía alta tasa de fracaso escolar en España’. Ciudadanos está dispuesto a combatir los monopolios y a impulsar unas vigorosas reformas laborales a la escandinava para ayudar a los parados a formarse de nuevo para encontrar trabajo’.

Pero que no se engañe él tampoco, le viene a advertir The Economist a Rivera: ‘Rajoy a menudo ha sido subestimado. Su impávido modo de ser esconde una mente rápida y unos agudos instintos políticos. Ofrece a los votantes estabilidad y experiencia. Está claro que Rivera todavía tiene mucho trabajo por delante, pero se ha unido al combate’.

Artículos relacionados