Monitor del Seguro

Los tra­ba­ja­dores pre­fieren el se­guro de Salud a aho­rrar para la ju­bi­la­ción

Pulso en el ámbito empresarial: Salud vs Ahorro

Crece en los úl­timos años el in­terés por los planes de pen­siones y de ju­bi­la­ción

Mapfre
Mapfre

El sis­tema pú­blico de pen­siones tal y como está ac­tual­mente con­ce­bido es in­sos­te­ni­ble. Conclusión: los ciu­da­danos tienen que bus­carse la vida para com­ple­mentar su ju­bi­la­ción. ¿La forma? Un pro­ducto de aho­rro-­pre­vi­sión pri­vado. La sos­te­ni­bi­lidad del sis­tema sa­ni­tario pú­blico está ame­na­zada. Conclusión: los ciu­da­danos tienen que bus­carse la vida para cu­brir sus ne­ce­si­dades re­la­cio­nadas con la sa­lud.

¿La forma? Un seguro de Salud privado. Así están las cosas para el ciudadano de a pié; o al menos eso es lo que nos cuentan desde muchos ámbitos, incluido, como no, el del seguro que, visto lo visto, aumentará su volumen de negocio gracias a la ‘insostenibilidad’ de varias de las patas del sistema de bienestar español.

Dicho esto también hay que recordar que desde la industria aseguradora siempre que se habla de la situación del sistema público de pensiones se insiste en que el sector defiende a ultranza su mantenimiento, pero que ante las dudas sobre la posibilidad de que solo el sistema público sea suficiente para afrontar la jubilación es necesario pensar en lograr unos recursos complementarios a través de las diferentes fórmulas de ahorro-previsión que ofrece el sector privado, básicamente aseguradoras y bancos. En el caso del seguro de Salud, se insiste en la idea de alejar la contraposición de lo privado a lo público y en superar prejuicios. Se argumenta que el seguro de Salud beneficia a todos los ciudadanos, no solo a los que tienen una póliza, porque contribuye a la sostenibilidad del actual sistema sanitario.

En los dos ámbitos, las pensiones y la salud, el sector asegurador quiere potenciar la contratación de estos productos a través de las empresas. Este es el gran reto que tiene la industria. El tercer Barómetro Adeslas Seguros de Salud presentado recientemente revela datos interesantes sobre cómo está la situación actualmente. De momento, parece que entre los trabajadores está calando más el mensaje de los beneficios del seguro de Salud ante la situación de la sanidad pública que el de la necesidad de ahorrar ante la progresiva reducción de la pensión estatal.

Antes de analizar los datos del Barómetro conviene tener en cuenta que plan de jubilación y plan de pensiones no es lo mismo. Este estudio diferencia entre ambos productos. Los dos tienen como finalidad ahorrar para cuando nos retiremos del mercado laboral, pero tienen diferentes características. En primer lugar, un plan de jubilación tiene una rentabilidad generalmente menor a la de los planes de pensiones. Además, la fiscalidad es diferente: los planes de jubilación no tienen ventajas fiscales, tributan como un seguro de Vida. Por último, mientras que con los planes de pensiones no es posible realizar el rescate del capital hasta pasados 10 años o hasta la jubilación (o en algunas situaciones específicas), con los planes de jubilación se puede disponer del capital aportado en cualquier momento si se cumplen las condiciones del contrato.

Dicho esto, una de las principales conclusiones del informe es que los trabajadores prefieren que su empresa le facilite el seguro de Salud antes que un plan de pensiones o de jubilación. De hecho, los empleados creen que el seguro de Salud es el beneficio social más relevante que puede ofrecerle la empresa (el 56% de los encuestados). Las empresas coinciden y piensan también que es el beneficio más importante que pueden ofrecer (52%).

El segundo beneficio más relevante para los empleados es el plan de jubilación (50%), que en el caso de los empleadores es el cuarto (38%); y el tercero es el plan de pensiones, tanto para los trabajadores como para las organizaciones (44% y 40%, respectivamente). Llama la atención que frente a estos datos, el plan de pensiones y el de jubilación son el quinto y séptimo beneficio social más ofertados por las organizaciones corporativas, por detrás de formación, seguro de Vida o ticket restaurante. En el primer caso lo ofrecen el 36% de las empresas y en el segundo el 28%.

En cambio existe más sintonía entre trabajadores y empresa en relación a las pólizas de Salud. Es el beneficio más demandado y también el más ofertado por las organizaciones. Un 86% de ellas cuenta con productos de este tipo para sus empleados, apreciándose, además, un contundente avance respecto a los resultados del anterior Barómetro (año 2015), cuando lo ofrecían el 69%. En ese momento, el beneficio social más común puesto a disposición de los trabajadores era la formación (3%).

Pese a la clara preferencia por el seguro de Salud, no hay que perder de vista varios datos de este estudio sobre los instrumentos de ahorro-previsión. En primer lugar, el Barómetro revela que ha crecido notablemente en los últimos tres años el interés de los trabajadores por los planes de pensiones y de jubilación. Y, además, también se ha producido un incremento del número de empresas que los ofertan (28% y 16%, respectivamente en 2015, frente al 36% y 28% de 2018)

Parece, por tanto, que en el ámbito empresarial el seguro de Salud triunfa frente a los planes de pensiones y de jubilación si nos atenemos a las preferencias de trabajadores y empleadores. Pero también se aprecia cierta resistencia de las empresas a la hora de satisfacer las demandas de la plantilla en relación a los productos de ahorro finalista. Esta situación podría cambiar si se produce algún movimiento encaminado a favorecer la generación de ahorro privado en el segundo pilar, como, por ejemplo, introducir el sistema de adscripción por defecto, que tantas veces ha pedido la industria aseguradora, y que establece el automatismo del ahorro-previsión en la empresa, pero respetando la libertad del trabajador de poder salir de él.

Artículos relacionados