El grupo de José Oliu se cen­trará en su plan de efi­ciencia y po­dría vender TSB

El Sabadell aún tiene la opción de Kutxbank tras romper con el BBVA

Javier Echenique, vi­ce­pre­si­dente, era el más reacio a la fu­sión por las de­rivas ju­di­ciales del caso Villarejo

Josep Oliu.
Josep Oliu.

El Banco Sabadell tiene to­davía un as en la manga con el nombre de Kutxabank, en­tidad con la que ha man­te­nido ne­go­cia­ciones para una fu­sión que les per­mita ganar ta­maño en el mer­cado es­pañol. La rup­tura de las ne­go­cia­ciones con el BBVA para una fu­sión, deja al grupo pre­si­dido por José Oliu en una de­li­cada si­tua­ción. Eso sí, su vi­ce­pre­si­dente se­gundo, Javier Echenique veía más con­tras que ven­tajas en esta ope­ra­ción por las im­pli­ca­ciones ju­di­ciales del BBVA en el caso FG-Villarejo.

La última fusión bancaria anunciada ha saltado por los aires a poco más de una semana de haberse anunciado. El Sabadell y BBVA han dado por rotas las negociaciones y ambos grupos justifican la ruptura por la falta de un acuerdo sobre "la eventual ecuación de canje de las acciones", según esgrimen desde el grupo presido por José Oliu.

El Sabadell se centrará ahora en el plan de eficiencia ya avanzado a finales de octubre y que se concretará en el primer trimestre de 2021. Dicho plan ya parecía, en su momento, una forma de adecentar el banco ante una potencial fusión que, ahora, tendría que pasar por las negociaciones ya reconocidas con Kutxabank, a pesar de la defensa de independencia de esta entidad por parte del Gobierno vasco.

BBVA y Sabadell mantendrán, por el momento, su ruta en solitario, salvo que encuentren alguna otra pareja para el baile de fusiones bancarias que abrieron en septiembre Bankia y CaixaBank, la única operación que en la actualidad parece más que encarrilada.

Tanto el grupo presidido por Carlos Torres como el encabezado desde hace más de dos décadas por José Oliu han reconocido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la falta de acuerdo para "la eventual ecuación de canje de las acciones".

Así se manifiesta por parte del banco con origen en Barcelona, que ahora se centrará en el nuevo plan de eficiencia y rentabilidad parcialmente anunciado por su consejero delegado, Jaime Guardiola, el pasado 30 de octubre durante la presentación de los resultados correspondientes al tercer trimestre.

El Sabadell ya había retomado en las últimas horas las negociaciones con los sindicatos para el ajuste de unos 1.800 empleos y que se vieron interrumpidas la semana pasada cuando se anunciaba el inicio de conversaciones con el BBVA para una fusión que se ha complicado por muchos motivos.

Uno de los principales, además del canje de acciones o el pago en efectivo de la operación, ha sido la delicada situación judicial en la que se encuentra el grupo presidido por Carlos Torres ante las consecuencias que aún pueda deparar el turbio caso FG-Villarejo y por el que el banco ya está imputado (o investigado, según los nuevos términos).

El consejero delegado del BBVA, Onur Genç, ya había enfriado en los últimos días la potencial fusión con el Sabadell y hablaba de otras opciones distintas para destinar los casi 10.000 millones de euros que obtendrá con la venta de su filial en Estados Unidos.

Los supervisores, tanto el Banco de España como el Banco Central Europeo (BCE), vigilan de cerca las repercusiones del turbio asunto de espionaje encargado por el expresidente del BBVA, Francisco González, al comisario jubilado y encarcelado José Manuel Villarejo. El antiguo directivo del banco, Antonio Béjar, declara este viernes ante el juez García-Castellón.

TSB en venta

En un comunicado del Sabadell, el banco indica que presentará el nuevo plan centrado en el mercado doméstico y que analizará con sus asesores "alternativas estratégicas de creación de valor respecto a los activos internacionales del Grupo, incluyendo TSB".

Es la primera vez que el grupo presidido por José Oliu reconoce la posibilidad de vender sus filial británica que, hasta el momento, ha tenido millonarios costes y aún no había aportado beneficio alguno. La previsión era que TSB alcanzar el equilibrio, 'breakeven', durante 2021.

"Sabadell, que cuenta con una sólida franquicia en España y es líder en índice de satisfacción de clientes en el segmento de pymes, se centrará en estos segmentos de mayor valor añadido y rentabilidad, e implementará su nuevo plan mejorando tanto su eficiencia como la generación orgánica de capital", indica el banco en un comunicado.

Artículos relacionados