PLAN ESTRATÉGICO

España, EEUU y Reino Unido serán los tres países donde co­lo­cará todo su ar­senal in­versor

Iberdrola invertirá 75.000 millones hasta 2025 para la transición energética

Prevé crear 20.000 nuevos em­pleos y re­partir un di­vi­dendo de entre 0,40-0,44 euros

Ignacio Galán, en Nueva York.
Ignacio Galán, en Nueva York.

Iberdrola ha ac­tua­li­zado su nuevo plan es­tra­té­gico con unas in­ver­siones que al­can­zarán los 75.000 mi­llones de euros hasta 2025. El 90% -unos 68.000 mi­llo­nes-, serán in­ver­siones or­gá­ni­cas. Y más de la mitad de este cre­ci­miento or­gá­nico (51%) irá a ener­gías re­no­va­bles y el 40% a re­des. En España, la eléc­trica in­cre­men­tará sus in­ver­siones un 60% hasta al­canzar casi 14.300 mi­llones de eu­ros.

La compañía que preside Ignacio Sánchez Galán sitúa el nuevo plan estratégico como algo decisivo para la recuperación económica, orientado a la dinamización del tejido industrial y el empleo en aquellos países en los que opera. Se trata del mayor programa de inversiones de la historia de una empresa española. Estados Unidos, Reino Unido y España serán los principales países en los que la utility va a poner todo su arsenal inversor.

Las inversiones previstas en renovables permitirán a Iberdrola alcanzar una capacidad instalada de 60 GW en 2025, tras llegar a los 44 GW en 2022. En 2019, la compañía contabilizaba 32 gigavatios, con lo que casi duplica su potencial en energías verdes.

Crecimiento rentable

Durante su presentación a los analistas, Galán ha señalado que la “estrategia inversora del grupo junto con su política de eficiencia, le permitirá seguir registrando un crecimiento rentable durante este lustro, mientras mantiene la solidez financiera y la retribución a los accionistas”.

Ha comentado igualmente que la compañía acudirá al nuevo sistema de subastas aprobado por el Gobierno de Pedro Sánchez en el Consejo de Ministros de esta semana y al mercado libre. “Hasta ahora, hemos ganado siete subastas aunque no participamos en todas”, afirmó a una pregunta de los analistas.

El nuevo plan estratégico enfocado hacia la transición energética se asienta sobre cinco pilares esenciales con cinco objetivos claros. El primer dogma del plan es mantener una diversificación estratégica pero centrándose especialmente en países con una sólida calificación crediticia y políticas climáticas ambiciosas. De hecho, más del 83% de las inversiones que tiene previsto acometer hasta 2025 se realizarán en países con calificación crediticia A.

El segundo gran objetivo es situarse en el proceso de la transición energética como agentes de la electrificación y la descarbonización. Tercero, ser lo más eficientes posible, apostando por un claro impulso de la excelencia operativa. Cuarto, optimización de la cartera, contribuyendo a la sostenibilidad medioambiental y financiera del modelo de negocio. Y quinto, poner los cimientos para el futuro de la compañía.

En los tres primeros años del nuevo plan estratégico -periodo 2020-2022-, la eléctrica invertirá una media de 10.000 millones de euros y 13.000 millones anuales durante 2023-2025.

Crear 20.000 nuevos empleos

Iberdrola se compromete a seguir creando empleo y mantener las compras de bienes y servicios a los más de 22.000 proveedores, que contribuirán al sostenimiento de alrededor de 500.000 puestos de trabajo. Durante el periodo de vigencia del plan, se prevén crear cerca de 20.000 nuevas contrataciones en el grupo.

De los 14.300 millones de inversiones destinados a España, más de 7.000 millones se invertirán en renovables y a redes más de 4.500 millones. Estados Unidos y Reino Unido recibirán 34.000 millones del total de la inversión prevista hasta 2025, un 50% del total.

La compañía prevé registrar un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 15.000 millones de euros a 2025, lo que supone aumentar en 5.000 millones el beneficio alcanzado en 2019. Respecto al beneficio neto lo eleva hasta los 5.000 millones de euros.

La eléctrica ha revisado alza las perspectivas a 2022 del grupo, situando el beneficio neto entre 4.000 y 4.200 millones de euros, frente a los 3.700-3.900 millones contemplados en el plan estratégico 2018-2022. En cuanto al dividendo, establece un suelo de entre 0,40-0,44 euros por acción a 2025. Iberdrola mantendrá la opción para el accionista con el programa “Iberdrola retribución flexible”, incluyendo recompra de acciones.

Artículos relacionados