Monitor de Innovación

Las pla­ta­formas di­gi­tales serán res­pon­sa­bles del con­te­nido frau­du­lento que pu­bli­quen

El martillo de Bruselas se cierne sobre Facebook, Twitter y Youtube

La Comisión ul­tima la crea­ción de un ór­gano de su­per­vi­sión que podrá im­poner fuertes multas

Facebook en bolsa
Facebook en bolsa

Bruselas está de­ci­dida a evitar que la Red siga siendo un se­mi­llero de con­te­nidos ilí­citos y no le tem­blará la mano con los in­frac­to­res. Para con­se­guirlo, la Comisión Europea ata­cará el bol­sillo de las pla­ta­formas que to­leren es­pa­cios de­di­cados a ac­ti­vi­dades de fraude o que fo­menten el odio, a través de una nor­ma­tiva que, por el mo­mento, lleva por nombre Digital Services Act.

Thierry Breton, comisario europeo de Mercado Interior, ha confirmado a la prensa que el Ejecuttivo Comunitario está puliendo los flecos de esta legislación, que apuntará directamente a gigantes como Facebook, eBay, Twitter o Youtube.

Poner coto a la impunidad Durante años, han proliferado en Internet todo tipo de páginas, canales y cuentas dedicadas a la estafa, las noticias falsas o a la intolerancia racial o religiosa. Éstos operaban libremente en el seno de los principales 'trampolines' digitales, como las redes sociales Facebook y Twitter o el servicio de vídeos Youtube.

La nueva normativa de la Comisión pretende dar con la tecla jurídica que permita obligar a estas multinacionales online a responder por el contenido ilícito que alberguen, y obligarlas a hacerlo desaparecer de inmediato.

La Digital Services Act prevé la creación de un órgano de supervisión digital europeo que contará con la participación de las autoridades de vigilancia de contenidos del país en el que haya decidido establecerse la plataforma digital en cuestión y las de los países que reciban sus contenidos, además de sus homólogas de Bruselas.

Independientemente del país miembro donde hayan elegido establecer su sede, las compañías que ofrecen los contenidos estarán sometidas a unas normas comunes en todo el territorio de la Unión; y ya no se les considerará simples intermediarios o 'mensajeros', sino que serán responsables de la limpieza del contenido que circule a través de ellas.

El órgano de supervisión mixto que se creará tendrá potestad sancionadora, pudiendo imponer multas cuando se detecte una vulneración "sistemática" de la normativa, según ha asegurado Breton a la prensa internacional. Por el momento, la Digital Services Act otorga a las autoridades del país donde la compañía tenga su sede la prerrogativa de fijar la cuantía de las sanciones, aunque no se descarta que esta función sea transferida a la Comisión. La aprobación de la nueva legislación está prevista para el próximo 2 de diciembre.

Artículos relacionados