Los pagos em­pe­zarán en enero en Estados Unidos y en fe­brero en Europa

Los banqueros de inversión batallan por el bonus de un 2020 hiperactivo

Santander y CaixaBank han bri­llado es­pe­cial­mente entre las en­ti­dades es­pañolas

Bonos
Bonus salariales.

El año 2020 que dice adiós ya está en la his­toria de los mer­cados de ca­pi­ta­les. La lle­gada abrupta e ines­pe­rada del Covid-19 pasó una du­rí­sima fac­tura a los pre­cios de los ac­tivos (por ejem­plo, el Ibex 35 llegó a caer un 14% en una sola se­sión, la peor de su his­to­ria), pero en ab­so­luto puso freno a los mo­vi­mientos cor­po­ra­ti­vos. Por el con­tra­rio, las em­presas han ne­ce­si­tado más que nunca los ser­vi­cios de los bancos de in­ver­sión para afrontar el reto.

Las compañías han recurrido como muy pocas veces al mercado de deuda y de préstamos para protegerse de los efectos del Covid-19 con financiación lo más barata posible. Y en las bolsas la actividad ha sido extraordinaria, con grandes operaciones de recompra de acciones o ampliaciones de capital. Y en el ámbito de las fusiones y adquisiciones, la crisis ha fomentado multitud de operaciones que en otras circunstancias no se habrían planteado.

Con estas cartas sobre la mesa, los bancos nacionales y los grandes transatlánticos internacionales que operan en suelo español han cerrado un año que no dudan en calificar como muy aceptable. "El segundo semestre del año ha sido de enorme actividad. En conjunto se han superado con mucho las cifras de 2019. Y lo más importante es que hay muchas operaciones garantizadas para el primer trimestre de 2021. La crisis del coronavirus nos ha impulsado", señalan en fuentes del sector.

En este escenario, las expectativas de los banqueros de negocios crecen de cara a la 'temporada' de bonus que viene. Los bancos estadounidenses arrancarán con los pagos el próximo mes de enero, y en febrero será el turno de los europeos. Los hombres y mujeres que están detrás de las mayores operaciones del año en España aguardan los movimientos de las entidades, de las que esperan mucha generosidad tras un año que les ha obligado a trabajar muy duro.

Grandes operaciones

Durante el año se han sucedido las operaciones de reestructuración en el mercado español, pero también ofertas públicas de adquisición e historias de crecimiento de empresas que han acelerado el ritmo en pleno Covid. Ahí está la OPA del capital riesgo sobre MásMóvil, que valoró la compañía en casi 3.000 millones de euros, o la macroampliación de capital de Cellnex, de 4.000 millones de euros, que repartió cerca de 70 millones de euros en comisiones entre los bancos de inversión que participaron en la operación.

Son sólo dos ejemplos de la hiperactividad de un año 2020 en el que han brillado con luz propia en territorio español los nombres de JP Morgan, Citi o BNP Paribas. Pero no sólo los bancos de inversión internacionales más agresivos han sacado partido a un ejercicio histórico. En clave nacional, Santander y CaixaBank han participado en numerosas operaciones y están en el grupo de los 10 que más dinero han ganado en estos doce meses.

"Los bancos tendrán que rascarse el bolsillo. Si no lo hacen pueden arriesgarse a perder a algunos de sus mejores profesionales. Se prevé un año de mucha actividad en 2021 y sobre todo los bancos americanos tienen potencia de fuego para fichar en España. Los volúmenes en casi todos los segmento de la banca de inversión han sido tan altos que no está justificado que las entidades no premien bien a sus banqueros", señalan en una gran firma europea.

El único pero del ejercicio que acaba es la ausencia casi total de salidas a bolsa en España, una situación que ya es una constante en los últimos años. Pero esta vez la sequía ya casi estructural de ofertas públicas de acciones duele menos, porque ha habido otras muchas operaciones que han dejado comisiones muy jugosas a la banca de inversión.

Ahora son las entidades las que deben mover ficha para poner en valor el trabajo de sus equipos. Especialmente importante será la decisión de los bancos españoles más activos. Santander y BBVA pusieron en revisión su política general del bonus en primavera, cuando la tormenta del coronavirus caía sin misericordia sobre los mercados y el sector financiero.

Artículos relacionados