Los con­sejos de los dos bancos para aprobar la fu­sión serán casi noc­turnos

De los Masaveu a los dueños de Mayoral se la juegan en la fusión Unicaja-Liberbank

Tras el acuerdo en la torre de mando queda ajustar el con­sejo del banco re­sul­tante

Manuel Menendez, Liberbank
Manuel Menendez, Liberbank

La apro­ba­ción, o no, de la fu­sión entre Unicaja y Liberbank se di­rime casi en el tiempo de des­cuento y con visos de que sea casi con algo más de noc­tur­nidad que en ho­rario ves­per­tino. Varias fa­mi­lias mi­llo­na­rias están pen­dientes de una ope­ra­ción de la que de­pen­derán sus in­ver­siones en cada uno de los dos ban­cos. Desde los as­tu­rianos Masaveu hasta los dueños de la firma textil Mayoral, los Domínguez de la Maza, a los que se suman otros in­tere­sados como el Santander de Ana Botín o el mag­nate me­xi­cano Ernesto Tinajero.

Según el refranero, "en martes ni te cases ni te embarques". Sin embargo, los consejos de administración de Unicaja y Liberbank están citados en este día para dar el sí quiero a una boda que se aplaza desde hace más de un año y antes de que el discurrir de los últimos días del aciago 2020 les condene a la sentencia de que se les ha pasado el arroz.

Al margen de las frases populares, los 23 consejeros de las dos entidades están citados a tomar una decisión definitiva sobre el segundo intento de fusión de ambos bancos, los dos procedentes de la fusión de distintas cajas de ahorros en el proceso de consolidación iniciado hace una década.

De la decisión de todos esos consejeros (uno más por parte de Unicaja) están pendientes grandes fortunas nacionales e internacionales que han invertido en los últimos tiempos en cada uno de los dos grupos que cotizan en el mercado continuo español y que con su fusión se convertirían en el sexto banco del país con más de 100.000 millones de euros en activos.

Por parte de Liberbank, la entidad fusionada en esta operación, está la familia asturiana de los Masaveu, con un 5,76% del capital. Por encima de ellos, al margen de las fundaciones de la cajas de ahorros que conformaron el grupo, está el magnate mexicano Ernesto Tinajero, que supera el 7% según los últimos registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Los millonarios interesados en Unicaja también son varios. La familia Domínguez de la Maza, los dueños de la firma Mayoral, tienen un 5% del capital. En los últimos tiempos, desde abril de 2020, también ha emergido como accionista de referencia Tomás Olivo, presidente de General de Galerías Comerciales (GGC). Olivo figura como la novena mayor fortuna en España en la última lista Forbes.

Además, el Santander también tiene sus intereses en el banco malagueño, con más de un 3% de participación, algo por debajo de la que tiene la aseguradora Santa Lucía, una de la aliadas con Unicaja en el negocio de bancaseguros.

Flecos pendientes

La fusión entre Unicaja y Liberbank, después de varios meses de negociación, ha pendido de un hilo hasta casi el último minuto por discrepancias en el reparto de la gobernanza del grupo resultante. Manuel Azuaga, con 73 años y presidente de Unicaja, mantendrá ese cargo con funciones ejecutivas hasta 2023.

Manuel Menéndez, de 61 años, será el consejero delegado, al igual que ahora en Liberbank, pero deberá ser ratificado dentro de unos dos años cuando Azuaga se jubile. Entonces, será el consejo de administración del banco resultante el que decida si el incombustible Menéndez se mantiene o no como el máximo ejecutivo de la entidad.

Fuentes malagueñas consultadas consideran que aún es muy prematuro para hablar de la composición del nuevo consejo de administración. Unicaja cuenta en la actualidad con 12 consejeros, con nombres tan reconocidos en el sector como Manuel Conthe, Petra Mateos o Victorio Valle que, a su edad, está en calidad de consejero independiente pero con la categoría de vicepresidente.

El consejo de administración de Liberbank está conformado por 11 miembros, entre ellos algunos dominicales como Luis Masaveu (en representación de la participación familiar) y Ernesto Tinajero. Aunque partidarios de la fusión, también harán valer su peso como accionistas principales.

Artículos relacionados