BOLSA

Merlin, referente del sector

La con­so­li­da­ción del cre­ci­miento de Merlin Propertis a lo largo de 2019, en línea con lo pre­visto por los ana­lis­tas, ha ser­vido para con­tener la fuga de ac­cio­nistas su­frida en las úl­timas se­manas como con­se­cuencia del co­ro­na­vi­rus. El miedo ge­ne­ra­li­zado ha pro­vo­cado un duro ajuste del 15% del valor desde zona de má­xi­mos, en torno a los 13,4 eu­ros, hasta los 11,5 eu­ros, donde pa­rece haber en­con­trado suelo.

Un severo correctivo que no parece justificado por los fundamentales del grupo. En un contexto muy complicado, la compañía ha logrado cerrar 2019 con un beneficio neto de 2012,5 millones de euros, un 3,6% más, una vez excluidos los atípicos por la venta de Testa Residencial un año antes.

El grupo además ha logrado de 313 millones de euros, con un crecimiento del 9,2%, unos ingresos totales de 530,6 millones y un Ebitda recurrente de 425,5 millones. Unas cifras muy interesantes que le permiten afrontar con mayor solidez las previsiones para el presente ejercicio marcado por las incertidumbres políticas, las consecuencias de la pandemia vírica en el ciclo económico, y por la venta de activos que no volverán a generar rentas.

Estas dudas, sin embargo, se verán contrarrestadas por la expectativa de mejora en las tasas de ocupación y de “release spread”. Tras la intensa actividad de compra venta de activos en el último año y medio, la inmobiliaria apostará por una fase de reposicionamiento de la cartera centrada en el proyecto de Distrito Castellana Norte tras hacerse con una participación del 14,46%.

Se trata de una apuesta estratégica por un proyecto urbanístico -ya en la recta de salida a la espera de cerrar los últimos flecos administrativos- llamado a ser un referente en Europa por su envergadura al que aportará conocimiento y vocación de permanencia.

Factores que parecen convencer a los analistas. De las 11 casas de análisis que siguen al valor, según Facset, siete recomiendan comprar, dos sobreponderar y las otras dos mantener. Toda una demostración de confianza sobre un valor cuyo precio objetivo medio se sitúa por encima de los 14 euros por acción.

Un valor también muy atractivo desde el punto de vista técnico siempre y cuando aguante sobre el soporte en torno a los 11,5 euros tras el giro bajista sufrido en las últimas semanas dentro de la tendencia alcista primaria del valor. Si rompe esta cota a la baja cabría esperar caídas adicionales hasta la zona de los 10,7 euros, pero ahí ya si sería recomendable ir a saco si se apuesta por entrar en esta compañía.

Artículos relacionados