Los tipos TAE re­pun­taron en junio por en­cima del 7,6% por el miedo a la mo­ro­sidad

La banca sube los precios de los préstamos al consumo y amplía el diferencial con Europa

Las en­ti­dades están ce­rrando el grifo del cré­dito en todas las mo­da­li­dades de prés­tamos

Tipos de interés
Tipos de interés

La banca es­pañola se ha puesto manos a la obra para pro­te­gerse de la más que can­tada subida de la mo­ro­sidad cre­di­ti­cia. En ju­nio, las en­ti­dades fi­nan­cieras na­cio­nales ele­varon la TAE media de todos los prés­tamos al con­sumo desde el 7,44% hasta el 7,64%. Es la se­gunda subida con­se­cu­tiva, que coin­cidió con el des­con­fi­na­miento de la po­bla­ción es­pañola. Los pre­cios vuelven cerca del 7,93% de marzo, cuando la pan­demia es­talló con toda su cru­deza.

Aunque las cifras siguen lejos del nivel superior al 8% de los dos primeros meses de 2020, los tipos que aplican los bancos han recuperado la línea ascendente tras la fuerte caída de los meses de febrero, marzo y abril que los expertos achacan a la irrupción del Covid-19, que provocó un repliegue significativo de la oferta y del público objetivo al que las entidades ofrecían sus productos.

Dos factores que explicarían la caída de los precios hasta el 7,41% (un punto porcentual menos respecto al 8,41% de enero) y el nivel más bajo de de los últimos años. "La banca estaba peleando ferozmente en el negocio de financiación al consumo antes del coronavirus. Para muchas entidades, estaba siendo su tabla de salvación. Pero la pandemia les está obligando a ser mucho más selectivos", señalan fuentes financieras.

Efectivamente, los bancos han echado el freno a pesar de que la demanda se ha mantenido en niveles elevados, según las mismas fuentes. "Se está diciendo que no a muchas solicitudes, especialmente a las de clientes con un perfil de riesgo problemático. Hay un gran parón sobre todo en el caso de los préstamos rápidos que los bancos ofrecen a través de Internet. Se están denegando más del 50% de las peticiones", aseguran.

En cualquier caso, tras el extraordinario desplome provocado por la pandemia que en abril llevó el volumen de nuevas operaciones hasta un suelo histórico de poco más de 600 millones de euros, la contratación se recuperó en junio hasta los niveles más altos desde febrero. Sin embargo, la subida de precios puede ejercer como elemento disuasorio y no debería permitir avances significativos de la actividad desde los niveles actuales, en cualquier caso claramente inferiores a la media del año pasado.

Tipos atractivos

Hasta junio, la banca española seguía ofreciendo préstamos al consumo a precios muy atractivos en comparación con la media de los últimos años. Pero el repunte de los últimos dos meses demuestra que el sector se está poniendo en modo mucho más defensivo. Mantiene las mejores condiciones para los mejores clientes, pero a los de perfil medio le está apretando las clavijas para evitar una sangría de morosidad a medio plazo.

Resulta especialmente llamativo que, en junio, los precios de los préstamos al consumo en nuestro país para las operaciones entre uno y cinco años crecieron nada menos que 38 puntos básicos hasta el 7,30%. Por su parte, en este plazo los tipos en la zona euro apenas avanzaron dos puntos básicos hasta el 4,61%. Por lo tanto, el diferencial se amplía significativamente y salta de nuevo cerca de los 3 puntos, como en marzo.

La historia se repite en el caso de los tipos TAE para todos los plazos. Los españoles son 226 puntos básicos más caros que los de la zona euro al cierre del primer semestre del año. Los expertos creen que este diferencial continuará creciendo en lo que queda de ejercicio. "La economía española está sufriendo más que la media europea por el impacto del Covid-19. Lo normal es que se siga protegiendo con subidas de tipos superiores al resto", aseguran.

Artículos relacionados