Una vein­tena de em­presas del Ibex 35 vale menos de 10.000 mi­llones de euros

Las bajas valoraciones exponen a las empresas españolas a OPAS no deseadas

A un paso de ter­minar la OPA sobre MásMóvil, mu­chas com­pañías vi­gilan mo­vi­mientos en su ca­pi­tal.

Masmovil
Masmovil

El Ibex ha arran­cado el mes de sep­tiembre va­ci­lante, to­tal­mente in­capaz de afian­zarse por en­cima de los 7.000 pun­tos. El primer tercio del mes está echando por tierra las pre­vi­siones de quienes au­gu­raban un buen co­mienzo de curso, con en­tradas po­tentes de di­nero nuevo en la bolsa es­pañola. Pero los ges­tores si­guen con el freno de mano echado, atentos a la evo­lu­ción del Covid-19 y a las es­tra­te­gias de las em­presas para com­ba­tirlo.

El resultado es que en estos momentos hay una veintena de empresas del Ibex 35 que valen menos de 10.000 millones de euros. Y en el mercado continuo, ya son alrededor de 70 compañías las que valen menos de 1.000 millones de euros. Entre ellas ya están, sólo por poner algunos ejemplos, las tres grandes promotoras inmobiliarias de la bolsa española o clásicos del mercado como Ence o Técnicas Reunidas.

Hay, por lo tanto, una larga nómina de compañías que potencialmente están bajo el radar de los grandes grupos industriales y de los fondos de capital riesgo. "Hay valoraciones muy atractivas en compañías cotizadas muy interesantes y con un amplio potencial de reestructuración. Hay posibles compradores con mucha liquidez que esperan su oportunidad si alguna de estas compañías se pone a tiro. Muchas de ellas ya lo están o lo estarán", señalan en un gran banco de inversión internacional.

La clave está en los plazos. Salvo un giro radical de última hora que nadie espera, la economía española y por extensión la mundial no dibujarán la recuperación en uve que muchos pronosticaban. Y eso significa que las valoraciones de las empresas se mantendrán bajas durante mucho tiempo, lo que obligaría a los vendedores a bajar sus pretensiones de ingresos. Si el negocio se deteriora mucho en el tiempo por el impacto de la crisis, sus empresas serán menos atractivas.

En las compañías hay un temor creciente y nada disimulado a que por la ventana de las valoraciones de saldo en el parqué se cuelen pretendientes no deseados. "Estamos vigilando muy de cerca los movimientos en nuestro capital por si hay intrusos que están tomando posiciones en estas últimas semanas. Tenemos que reconocer que a estos precios tenemos mucha menos capacidad de defensa que antes. Somos mucho más endebles ahora", señalan en una empresa del mercado continuo que vale entre 500 y 1.000 millones de euros.

En plena movida corporativa por la OPA de los fondos de capital riesgo Cinven, KKR y Providence sobre MásMóvil (todo el pescado está vendido porque no habrá contraofertas ni los oferentes subirán el precio de 22,5 euros) y las negociaciones de fusión entre CaixaBank y Bankia, en la empresas cunde el nerviosismo. En los bancos de inversión se reconoce que se están sondeando múltiples operaciones para distintos clientes.

"Los fondos de capital riesgo están cargados de liquidez y necesitan cerrar transacciones relativamente pronto. Saben que pueden ofrecer precios competitivos y que hay muchas empresas que están tocadas por la crisis y aceptarían ofertas razonables antes que ver como el Covid-19 deteriora aún más sus grandes cifras. Deberíamos ver movimiento en lo que queda de año, sobre todo en los sectores más afectados por la actual coyuntura económica", señalan en fuentes de la banca de inversión.

Sectores como el hotelero, el financiero o el inmobiliario están en el punto de mira de los potenciales compradores, que creen que con las actuales valoraciones hay una oportunidad de oro. En un mercado bursátil como el español en el que sólo seis empresas valen más de 20.0000 millones de euros, el universo de posibilidades no deja de crecer de cara a un final de año que será de armas tomar para la economía española.

Artículos relacionados