El banco gana 1.381 mi­llones de euros con una pro­vi­sión de 1.252 mi­llones

Gortázar (CaixaBank) prevé dejar a cero las provisiones extras a finales de 2021

Tras los ajustes de redes y plan­ti­llas, el nuevo grupo es­tu­diará du­pli­ci­dades de edi­fi­cios

Gonzalo Gortázar, CaixaBankak.
Gonzalo Gortazar

CaixaBank ha ce­rrado el com­plejo 2020 con el be­ne­ficio más ele­vado de la banca es­pañola hasta el mo­mento, 1.381 mi­llones de eu­ros, un 19% menos como con­se­cuencia de unas pro­vi­siones ex­tra­or­di­na­rias de 1.251 mi­llones de eu­ros. Su con­se­jero de­le­gado, Gonzalo Gortázar, prevé re­ducir a cero esta mi­llo­naria cifra a fi­nales de 2021 ya que no teme a un re­punte muy ele­vado de la mo­ro­si­dad. Sobre la fu­sión con Bankia, ha in­di­cado que se es­tu­diarán todas las du­pli­ci­da­des, in­cluidas la de edi­fi­cios en las que tienen sede.

El ejercicio 2020 de CaixaBank ha estado marcado por la prudencia, como lo demuestran los 1.381 millones totales de provisiones extras ante la crisis de la pandemia, pero con un actividad comercial creciente que le ha permitido alcanzar un beneficio de 1.381 millones de euros, un 19% menos respecto al logrado en 2019.

Las provisiones en el cuarto trimestre han sido de tan sólo 90 millones, aunque el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, considera que no se han relajado sino que se han reasignado a impactos concretos. Este proceso continuará a lo largo de 2021 hasta cerrar el presente ejercicio a cero en las provisiones extraordinarias acumuladas.

Esta previsión se sustenta en que el esperado repunte de la morosidad no sea excesivo. "El impacto mayor se producirá en pymes y autónomos, pero va a ser absolutamente gestionable. El pico de la morosidad se alcanzará durante el segundo semestre de este año".

Sobre la fusión con Bankia, Gortázar ha afirmado avanzan muy bien y que ya trabajan tanto en el ajuste de oficinas y de plantilla, aunque no ha adelantado datos concretos. El ajuste también se extenderá a la acumulación de algunos edificios, como los dos que albergan las sedes sociales de las dos entidades en Valencia. "Se racionalizará esa cuestión, pero lo primero son las personas", ha precisado.

El consejero delegado de CaixaBank descarta más operaciones en el mercado español, ya que con Bankia adquieren el tamaño preciso, aunque considera que hay margen para que otros competidores acometan operaciones corportativas. Según Gortázar, la competencia está garantizada pese a las nuevas consolidaciones.

Dividendo dentro l imites BCE

CaixaBank propondrá en la próxima junta de accionistas distribuir un dividendo en efectivo de 0,0268 euros brutos por acción, con cargo a los beneficios del ejercicio 2020, a abonar durante el segundo trimestre.

Con el pago de este dividendo, el importe de la remuneración al accionista correspondiente al ejercicio 2020 será equivalente al 15% sobre el resultado consolidado proforma de CaixaBank y Bankia ajustado, en línea con la recomendación realizada por el Banco Central Europeo (BCE).

Ventajas operativas

CaixaBank ha logrado mantener una rentabilidad (ROE) del 5% al cierre del pasado año, el mismo nivel que ya tenía en el tercer trimestre y por debajo del 6,4% que aún mantuvo en 2019. Mientras tanto, la morosidad se ha contenido en un 3,3%. Estas dos variables comparan de manera positiva con las obtenidas por Bankia, la entidad que integrará durante este ejercicio.

La solvencia de CaixaBank se ha situado en un 13,6% CET 1. Con la fusión anunciada y aprobada el pasado mes de diciembre, los objetivos de solvencia establecerán un buffer entre 250 y 300 puntos básicos sobre los requerimientos regulatorios y una ratio de entre el 11% y el 11,5% sin considerar ajustes transitorios (IFRS9).

Otro de los objetivos de la integración de Bankia es que se generen unas sinergias anuales de costes en torno a los 770 millones de euros y unos nuevos ingresos anuales de alrededor de 290 millones, con una cuota en créditos del 25% y del 24% en cuanto a depósitos.

Cuotas en solitario

Por el momento, y pese al complejo ejercicio, CaixaBank ha mantenido en 2020 un elevado ritmo comercial y de actividad recurrente, con una mejora de las cuotas de mercado (la de ahorro a largo plazo se sitúa en el 23,3% y la de crédito a empresas en el 16,5%) y con un crecimiento de la vinculación de clientes, que ha aumentado 2,2 puntos porcentuales hasta el 64,3% del total de clientela.

Los ingresos del negocio principal se mantienen estables en el conjunto del año, aunque con un ligero repunte trimestral del 2,8% en el último trimestre del ejercicio gracias a un buen comportamiento del margen de intereses, comisiones e ingresos por la actividad aseguradora, clave en el grupo presidido por Jordi Gual.

CaixaBank ha cerrado 2020 con el volumen de negocio (recursos más créditos) más alto de su historia, hasta alcanzar los 659.332 millones, con un crecimiento anual del 7,8%. En cuanto a los créditos a la clientela brutos, el crecimiento es del 7,3%, sobre todo por el aumento de la financiación a empresas (16,6%) y al sector público (43,2%).

Desde el estallido de la pandemia a mediados de marzo, CaixaBank ha garantizado la financiación a empresas y particulares. La entidad ha aprobado un total de 388.641 solicitudes de moratorias a sus clientes en España, aunque con un descenso en la segunda mitad del año. Las moratorias suponen un 5% del total de la cartera de crédito y el 98% estaban al corriente de pago al cierre del pasado año. Los de consumo ya han vencido al cierre del pasado ejercicio.

En cuanto a la financiación empresarial, Caixabank ha aprobado préstamos por 83.700 millones de euros al margen de las líneas ICO, que han ascendido a un total de 184.814 préstamos por 12.640 millones de euros. El 76% de este importe se ha destinado a pymes y autónomos.

Artículos relacionados