BOLSA

Telefónica busca apoyos entre los analistas

Dentro de su es­tra­tegia de ro­ta­ción de ac­tivos y de con­ten­ción de deuda, Telefónica ha op­tado por vender su ne­gocio en El Salvador. La venta, sin em­bargo, no ha lo­grado con­tener la preo­cu­pa­ción en el mer­cado por la po­si­bi­lidad de que pueda perder su po­si­ción do­mi­nante en la ges­tión de los de­re­chos del fútbol en España ni de la pér­dida de apoyos por parte de las grandes casas de aná­li­sis.

La semana pasada, la filial de Telefónica Centroamérica de Inversiones cerró un acuerdo con General International Telecom para la venta del 99,3% del capital social de Telefónica El Salvador del que es propietaria por un monto de unos 125 millones de euros. De este importe, el 60% le corresponde a Telefónica que comporte su filial centroamericana con Corporación Multi Inversiones que posee el 40%.

Aunque la transacción se ha hecho a múltiplos muy interesantes, algunos accionistas han optado por una salida del valor en estos días ante el negativo informe realizado por Barclays. La firma ha cambiado su recomendación sobre el valor de mantener a infraponderar tras recortar su estimación de precio objetivo de 4 euros a 3,4 euros por acción.

Según el análisis del banco británico, la subida bursátil de Telefónica ha ido demasiado lejos este año. La firma reconoce progreso realizado por la empresa, especialmente en el desapalancamiento, pero los desafíos que tiene por delante contrarrestan estos esfuerzos.

Entre ellos destaca la intensa competencia en España., lo cual se refleja en una preocupante caída de clientes, así como los costosos derechos de La Liga con pocas probabilidades de renovarse a un precio más baja. Factores que seguirán presionando la generación de flujo de caja en este mercado al menos hasta 2023.

La potencial venta por parte de la operadora de su red de fibra en España, valorada entre 15.000 y 19.000 millones de euros, puede ser muy positiva para contrarrestar la caída de usuarios. Sin embargo, no le ven el potencial que podrían tener otras compañías del sector ante operaciones similares. Y su negocio en Latinoamérica, salvo el de Brasil, tampoco presenta grandes perspectivas a medio plazo.

Por último, la firma reconoce los esfuerzos de Telefónica para rebajar su deuda a una ratio de 3,4 veces el Oibda para 2022, aunque considera que sigue siendo muy elevada. En opinión de estos analistas, la operadora española “ya ha monetizado gran parte de su infraestructura frente a sus competidores". De este modo, le queda poco margen para seguir reduciendo su deuda, razón por la que ven "más potencial" en otras de sus grandes competidoras.

Una negativa visión que los operadores temen se vaya extendiendo en el mercado en los próximos días a la espera de los resultados que Telefónica tiene previsto presentar el próximo 4 de noviembre. Una fecha clave para que la operadora pueda contrarrestar estos comentarios con hechos concretos.

Las acciones de Telefónica se desplomaron un 5,5% la semana pasada, lo cual ha reducido su rentabilidad anual a poco más del 20%, poniendo en riesgo importantes niveles de soporte en la tendencia alcista mostrada desde el pasado mes de noviembre.

Artículos relacionados