La em­presa que di­rige José Bogas ma­tiza que pre­fiere apostar por su propia ca­pa­cidad de ge­ne­ra­ción

Iberdrola y Endesa ignoran la subasta de renovables por la incertidumbre regulatoria

Capital Energy y Repsol se ad­ju­dican la mayor parte de los 3.300 MW subas­tados

Planta Valdesolar, Repsol.
Planta Valdesolar, Repsol.

Iberdrola y Endesa no han acu­dido fi­nal­mente a la subasta para con­ceder nuevas li­cen­cias de cen­trales re­no­va­bles por un total 3.300 MW de ener­gías (eólica y fo­to­vol­taica, fun­da­men­tal­men­te), ce­le­brada este mar­tes, y en la que Capital Energy y Repsol han sido las em­presas que más po­tencia ad­ju­di­cada han con­se­guido. Iberdrola ha jus­ti­fi­cado su au­sencia por la ac­tual "incertidumbre re­gu­la­to­ria". Y Endesa ha seña­lado que pre­fiere desa­rro­llar su propia "capacidad de ge­ne­ra­ción"

Capital Energy ha vuelto a imponerse en la segunda subasta de renovables con la nueva metodología al haber resultado adjudicataria de cerca de 1.550 megavatios (MW) (1.540 eólicos y 8 solares), todos por los que competía, según los resultados preliminares notificados a la empresa y facilitados a Europa Press.

Se trata de la segunda vez que la compañía participa en una subasta de renovables convocada en España bajo este nuevo mecanismo. En la primera, celebrada el pasado 26 de enero, ya resultó vencedora en el apartado eólico, tras adjudicarse 620 MW.

Por su parte, Repsol se ha hecho con 138 megavatios de energía eólica. Los resultados definitivos se conocerán tras la comprobación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Iberdrola explica su ausencia

La energética presidida por Ignacio Sánchez Galán ha justificado su no concurrencia por la incertidumbre regulatoria, que les ha hecho replantearse sus inversiones renovables en el país.

De su lado, Endesa ha explicado que la subasta obligatoria de energía que contiene el real decreto ley para 2022 ("que nos sustrae energía ya vendida a clientes") y su posición corta en producción respecto a la cartera de clientes, que les obliga a comprar en el pool, hacen que su estrategia esté orientada hoy "prioritariamente" a promover su propia generación para suministrar a largo plazo a sus clientes.

La no concurrencia a la subasta de las eléctricas más afectadas por el real decreto de 14 de septiembre, que incorpora medidas para frenar la escalada de la luz, incluyendo recortes a los ingresos de las compañías, supone deslucir la puja y pone de manifiesto que el sector mantiene serias discrepancias con el Gobierno sobre la reciente regulación, informaron a Europa Press en fuentes del sector.

Se trata de la segunda subasta realizada bajo la nueva metodología, consistente en pujar a la baja en el precio al que se ofrece producir la luz con las energías renovables, tras la realizada en enero, en la que se impuso un nuevo entrante, como Capital Energy.

Esta firma logró 620 MW en dicha subasta, mientras que Iberdrola se hizo con 243 MW, Naturgy con 215, Acciona con 106 y Endesa con 50.

La nueva subasta, convocada por el Ministerio de Transición Ecológica a principios de septiembre, reserva 1.500 MW para eólica terrestre, 700 MW para fotovoltaica y 30 MW para fotovoltaicas de generación distribuida con carácter local.

La potencia subastada hoy deberá estar en funcionamiento antes del 30 de junio de 2024, con un cupo especial de 600 MW de disponibilidad acelerada que tendrá que estar operativo el 30 de septiembre de 2022, con el fin de incorporar nueva capacidad renovable en el sistema para coadyuvar en la rebaja de los precios de la energía.

Artículos relacionados