BOLSA

A Codere no le quedan fuerzas para seguir

Era la cró­nica de una muerte anun­ciada. Tras años de pér­di­das, re­ma­tadas por el te­rrible im­pacto de la pan­de­mia, los res­pon­sa­bles de Codere han dicho que hasta aquí hemos lle­gado. La com­pañía de apuestas de juego cree que “ya no podrá con­ti­nuar como una em­presa en fun­cio­na­mien­to". Es el juego, de eso se trata.

De este modo, prevé entrar en un procedimiento de liquidación después de que la actual reestructuración en curso sea implementada. Un proceso previsto para el 5 de noviembre.

El pasado 17 de septiembre, las sociedades filiales de la compañía Codere Finance 2 (Luxembourg) y Codere Finance 2 (UK) publicaron un documento de oferta y solicitud de consentimiento, denominado en inglés, 'offer and consent solicitation memorandum' (OCSM).

El OCSM incluía la solicitud de ciertos consentimientos en relación con los bonos existentes y la oferta de emisión por Codere Finance de un nuevo tramo de bonos súper sénior por importe de 128,86 millones de euros.

La solicitud requería el consentimiento de los titulares de al menos el 90% de cada una de las series de bonos existentes para ser aprobado, algo que ha sucedido con el respaldo de hasta el 97,63% una vez concluido el plazo el pasado 18 de octubre.

Cerrado este proceso, la empresa espera que su consejo de administración convoque la junta general de accionistas, que deberá tener lugar antes del final de noviembre, para "aprobar la disolución y la apertura del período de liquidación de la sociedad. Una vez que la junta general de accionistas apruebe el lanzamiento del proceso de liquidación, la compañía solicitará al regulador suspender la cotización de las acciones.

A partir de ahí el grupo deberá formular un inventario y un balance con referencia al día de la disolución, así como cerrar las operaciones pendientes y, en su caso, iniciar nuevas operaciones que sean necesarias para la liquidación. Igualmente, al finalizar la liquidación también se hará un balance final, que se acompañará de un informe completo de las operaciones y un proyecto de división del activo resultante entre los socios.

Para echar la persiana de forma definitiva tendrá también que cerrar otros aspectos como el pago de las deudas, el cobro de los créditos o la enajenación de los bienes sociales. En cuanto al pago de la cuota resultante de la liquidación, normalmente se hará en dinero y de forma proporcional a la participación de cada socio en capital social.

Termina así el periplo en Bolsa de Codere desde su salida en octubre de 2007, en el que salvo las primeras semanas todo ha sido sinsabores para los accionistas sin que los últimos esfuerzos del grupo como la salida al Nasdaq el pasado mes de agosto hayan servido para nada. Se ve que los tréboles con los que llegó al mercado no le han traído mucha suerte.

Artículos relacionados