BOLSA

OHLA empieza a ver la luz en lo alto del pozo

Poco a poco, el grupo OHLA va sa­liendo del pro­fundo pozo al que había caído a partir de 2014 por una pé­sima ges­tión. Ya con un equipo re­no­vado, una es­truc­tura fi­nan­ciera re­mo­zada y una iden­tidad nueva, la com­pañía em­pieza a tomar algo de aire para ir re­cu­pe­rando la con­fianza de los ana­listas y el mer­cado.

Su apalancamiento, en cualquier caso, sigue siendo alto y mantiene su calificación bajo mínimos.

En este sentido, la homologación judicial del acuerdo de refinanciación relativo a la Restructuración aprobada esta semana por el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid es un paso importante que le permite centrarse ya plenamente en su día a día para reforzar su estructura y consolidar la nueva etapa recién comenzada.

En este día a día destacan la mayor actividad comercial de la sociedad con importantes contratos, sobre todo en el exterior. Entre ellos destacan la adjudicación de un nuevo tramo del metro de Estocolmo por 86 millones de euros, la participación en la reconstrucción de una vía ferroviaria en la República Checa o la mejora de una autopista en Estados Unidos pro 321 millones de euros.

Este último es su mayor contrato desde 2017, lo cual muestra la buena dirección adoptada por el grupo en estos meses.

Dentro de su proceso de reestructuración y renovación, el grupo ha anunciado en estos días la firma de un contrato para la venta de su participación del 25% en la sociedad concesionaria del Centro Hospitalario Universitario Montreal. OHLA ha vendido este porcentaje a un conjunto de filiales del Grupo BBGI. La operación también comprende la venta del crédito subordinado que posee frente a la concesionaria.

El precio de la operación se ha fijado inicialmente en 88,15 millones dólares canadienses, cerca de 62 millones de euro, que neto de intereses y otros conceptos asciende a la fecha a 57,24 millones de euros.

El precio inicialmente pactado devengará intereses adicionales hasta el cierre y liquidación de la operación. El cierre y liquidación de la operación están sujetos al cumplimiento de condiciones habituales en este tipo de operaciones.

Esta progresiva mejora se empieza a reflejar en su cotización. Tras caer a mínimos históricos a principios de año a poco más de 0,47 euros por acción, su cotización ha ido recuperando terreno hasta rondar los 0,65 euros, con una subida acumulada en el año de cerca del 20%.

Su perfil técnico, sin embargo, sigue siendo delicado, señalan los analistas. La recuperación del euro por acción, niveles previos a la pandemia, será la clave para poder empezar a dar por enterrada la grave crisis por la que ha atravesado en los últimos años, siempre y cuando sus resultados vayan confirmando esta mejora de perspectiva.

Artículos relacionados