Ratifica di­vi­dendo de 4,85 cén­timos por tí­tulo y re­compra de ac­ciones por 841 mi­llones

Santander eleva el beneficio a septiembre hasta 5.849 millones, el mayor desde 2009

José Antonio Álvarez (CEO): "La di­ver­si­fi­ca­ción y el canal di­gi­tal, claves en la es­tra­te­gia"

José Antonio Alvarez, CEO Santander.
José Antonio Alvarez, CEO Santander.

El buen ritmo de cre­ci­miento de los in­gresos en todas las re­giones donde se en­cuentra pre­sente, es­pe­cial­mente en Estados Unidos y Reino Unido, ha im­pul­sado el be­ne­ficio del Santander en los nueve pri­meros meses del año. El banco que pre­side Ana Botín ha ga­nado 5.849 mi­llones de eu­ros, frente a unas pér­didas de 9.048 mi­llones en el mismo pe­ríodo del año an­te­rior, cuando realizó una ac­tua­li­za­ción del fondo de co­mercio y de los ac­tivos fis­cales di­fe­ridos (DTAs) sin efecto en caja.

Estos resultados han superado con creces las expectativas del mercado, poniendo en evidencia el éxito de la estrategia de la entidad. El grupo se coloca en la dirección para alcanzar e incluso superar sus objetivos de rentabilidad para el conjunto del año, que los analistas sitúan en torno a los 8.400 millones de euros.

Una dinámica favorable que junto a las mejores proyecciones ante la mejora del escenario económico que permite ser muy optimistas con vistas al futuro con una mejora del escenario macroeconómico y la posible subida de tipos de intereses.

Excluido el cargo neto por valor de 530 millones de euros por costes de reestructuración realizado en el primer trimestre de 2021, el beneficio ordinario de los primeros nueve meses ha sido de 6.379 millones, un 87% más que en el mismo periodo del año anterior. Este es el mayor beneficio ordinario de Santander en los primeros nueve meses del año desde 2009.

Entre julio y septiembre, tercer trimestre del año, el banco obtuvo un beneficio atribuido de 2.174 millones, un 25% más que en el mismo período del año anterior.

El resultado antes de impuestos ordinario fue de 11.432 millones en los primeros nueve meses del año tras crecer un 74%, mientras que los impuestos sobre beneficios en el período fueron de 3.911 millones de euros, lo que representa un tipo fiscal efectivo del 34%.

Los volúmenes y la actividad de clientes impulsan el beneficio

Los ingresos de los nueve primeros meses de 2021 han alcanzado los 34.626 millones de euros, con un incremento del 8%, sin el impacto de los tipos de cambio, y ya superan a los contabilizados antes de la pandemia gracias al crecimiento de los volúmenes y a la actividad de clientes en todas las regiones y en todos los negocios. Además, el 94% de esos ingresos proviene del margen de intereses y de los ingresos por comisiones.

En este sentido, el crecimiento de los volúmenes de negocio (+4% en crédito, +6% en depósitos interanual) han sido los principales dinamizadores de estos excelentes resultados dentro de la prioridad de la entidad de "apoyar a sus clientes, aumentar los ingresos y hacer una gestión eficaz del margen de intereses y de los costes".

Sus tres regiones (Europa, Norteamérica y Sudamérica) contribuyeron de forma similar al beneficio del grupo. El beneficio ordinario de los primeros nueve meses casi se duplicó en Europa, hasta los 2.293 millones de euros (+98%), y fue más del doble en Norteamérica, hasta los 2.288 millones de euros (+122%), mientras que en Sudamérica aumentó el 31%, hasta los 2.471 millones de euros.

“Esta buena evolución”, ha señalado el consejero delegado del banco,José Antonio Álvarez, en la rueda de prensa de resultados, “confirma la buena marcha de la estrategia de diversificación, seña de identidad de la entidad. A ello ha contribuido de forma fundamental la recuperación de las comisiones y la mejora de la eficiencia, a pesar de un entorno más complicado por el crecimiento de la inflación”.

Los expertos de Renta 4 consideran que estos números confirman la buena evolución operativa de la entidad, con crecimientos de volúmenes en Latam que compensan la estabilidad en Europa, la recuperación de las comisiones netas y el apoyo de los planes de eficiencia y la reducción del coste de riesgo apoya el beneficio neto.

El CEO también ha destacado la consolidación de Digital Consumer Bank con un crecimiento del 17%, hasta alcanzar los 935 millones de euros en beneficio. El banco ha subrayado que estas cuentas "reflejan la importancia de la diversificación geográfica y de negocio".

El canal digital ya representa el 54% de las ventas

Esta intensa actividad del grupo se ha reflejado en el crecimiento de clientes, uno de los aspectos más relevantes, según el consejero delegado. El número total ha superado los 152 millones con especial incidencia en los canales digitales. El 54% de las ventas en todo el grupo ya se hicieron a través de esta vía, frente al 44% del mismo período del año anterior.

El crecimiento en uso de servicios digitales ha contribuido a mejorar la eficiencia y la satisfacción del cliente. La ratio de eficiencia es del 45,6%, una de las mejores del sector, y Santander está entre los bancos más recomendados en siete de los principales mercados del grupo, de acuerdo con clasificaciones de net promoter score (NPS).

“Cifras que confirman el compromiso de la entidad con el crecimiento y con los clientes, con un nivel de satisfacción al alza”, ha explicado el consejero delegado.

El margen neto creció un 11% interanual en euros constantes, hasta los 18.848 millones de euros, impulsado por un aumento de los créditos (+4%) y los depósitos (+6%). Los impuestos sobre beneficios en los primeros nueve meses del año fueron de 3.911 millones de euros, lo que representa un tipo fiscal efectivo del 34%.

Reducción de costes

Los costes en términos reales, descontada la inflación, se han reducido 1%, principalmente por el esfuerzo en la gestión realizada en Europa con una reducción del 3% en términos reales. Una muy buena evolución de los costes con las dotaciones controladas, ha señalado José Antonio Álvarez, consejero delegado en la presentación de las cuentas.

Todo ello, ha permitido una mejora de la ratio de eficiencia del banco hasta el 45,6%, 123 puntos básicos menos que el año anterior.

Estos resultados han dado lugar a una rentabilidad sobre el capital tangible (RoTE) del 11,8% (RoTE ordinario, 12,6%), por encima del coste de capital, y un beneficio por acción (BPA) ordinario de 34,4 céntimos de euro. El valor contable tangible (TNAV) por acción es ahora de 3,99 euros, tras crecer un 6,5% interanual (incluidos los dividendos).

La mora del Santander se reduce al 3,18%

Por su parte, la ratio de mora se ha reducido en cuatro puntos básicos respecto al trimestre anterior, hasta el 3,18%, y la ratio de cobertura se situó en el 74%. El coste del crédito, lo que el banco provisiona en función de la pérdida esperada de la cartera, ha evolucionado mejor de lo previsto, con una reducción de 37 puntos básicos respecto al año pasado, hasta el 0,90%, gracias a las menores dotaciones.

En los primeros nueve meses del año, las dotaciones ascendieron a 5.973 millones de euros, un 34% menos, y el fondo total de provisiones acumuladas ascendió a 24.462 millones de euros.

En este sentido, José Antonio Álvarez, ha destacado “la prudente política del banco” en cuanto a dotaciones y provisiones, en niveles muy altos. En el balance hay provisiones por unos 2.500 millones de euros ante un escenario macro que la entidad va a actualizar ante la sustancial mejora del mercado, lo cual deja margen suficiente para ir “reduciendo las provisiones en España a lo largo del próximo año”.

La ratio CET1 fully loaded de Santander aumentó en 15 puntos básicos en el trimestre, hasta el 11,85%, en la parte alta de la banda objetivo de entre el 11% y el 12%. El banco generó 48 puntos básicos de capital orgánicamente en el último trimestre, lo que se vio contrarrestado por impactos de -33 puntos básicos por temas regulatorios y otros. La entidad ya ha contabilizado casi todos los impactos regulatorios previstos para el conjunto del año.

Sobre la modificación legal para aumentar el impuesto de sociedades al 15%, Álvarez aclaró que el Santander ha abonado en los primeros nueve meses del año 3.911 millones, “lo que representa un tipo fiscal efectivo del 34%. Imaginen lo que me parece el 15%”.

Alta rentabilidad por acción vía dividendo y recompra de acciones

"Confiamos en alcanzar nuestro objetivo de rentabilidad a medio plazo del 13-15% gracias a los avances conseguidos, una mejora de las previsiones macroeconómicas y la gran capacidad de ejecución de nuestros equipos en todas las regiones y todos los negocios", ha asegurado Ana Botín, presidenta del Santander.

En cuanto a la rentabilidad por dividendo, el Santander ya apuntó en septiembre su decisión de fijar una retribución a cuenta de los resultados de este año de aproximadamente 1.700 millones de euros con un dividendo en efectivo de 4,85 céntimos de euro por acción y una recompra de acciones por valor de 841 millones de euros. En el primer trimestre de 2022, la entidad anunciará una retribución adicional con cargo a los beneficios de 2021.

Artículos relacionados