El or­ga­nismo ad­vierte de la salud fi­nan­ciera de la uti­lity y del con­flicto que tiene en el es­tado de Maine

Galán (Iberdrola) tropieza con dificultades en su expansión internacional de Norteamérica

Los re­gu­la­dores de New Mexico y New England pa­ra­lizan las in­ver­siones de la ener­gé­tica es­pañola

Ignacio Galán y John Kerry, ex secretario de Estado EEUU, en la COP26.
Ignacio Galán y John Kerry, ex secretario de Estado EEUU, en la COP26.

Al pre­si­dente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, le han co­men­zado a saltar chispas en su pro­me­te­dora ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal. La Comisión Reguladora de New México ha puesto trabas a la compra de PNM Resources por parte de la fi­lial es­ta­dou­ni­dense Avangrid, y re­clama que sea re­vi­sada, un año des­pués de anun­ciada, lo que im­pe­diría cu­brir los plazos en su in­te­gra­ción antes de 2022. Una com­pli­ca­ción que no ayuda en los lo­gros de cre­ci­miento de la uti­lity en Estados Unidos. iber­drola tam­bién tiene pro­blemas le­gales viejos en México y en New England, EEUU.

La primera eléctrica del sector energético español considera la adquisición de PNM Resources por 6.900 millones de euros como la plataforma de crecimiento en el negocio norteamericano. En la reciente presentación de resultados del tercer trimestre de 2021, la compañía anunciaba precisamente su objetivo de que el proyecto estuviera completado antes de final de año. “La operación consolidará a Iberdrola como una de la mayores distribuidoras del mercado norteamericano y el tercer operador de renovables del país”, afirmó.

Este proyecto no solo tiene un enorme interés para Galán por la dimensión internacional que Iberdrola adquiere en Estados Unidos, sino por la excelente proyección que representa para el alto ejecutivo de la eléctrica española. En plena reforma energética europea y con los cambios regulatorios que se están produciendo en España, Galán aprovecha los foros internacionales , como es el caso de la actual COP26 de Glasgow, para potenciar la expansión de la primera eléctrica del país y fortalecer su imagen.

Al tiempo, sugiere la eventualidad de sustituir sus inversiones en España por otras en el exterior, lo que ha irritado al sector más izquierdista del Gobierno.

En la COP26 que se celebra en Glasgow, donde Scottish Power, filial de Iberdrola, tiene su sede central, ha urgido a los gobiernos a pasar de las palabras a la acción en la emergencia climática. En uno de los foros de las Naciones Unidas donde ha intervenido, Galán ha reclamado que las empresas energéticas deben contar con la complicidad de las administraciones públicas para acabar con la burocracia que alargan los plazos de algunas infraestructuras.

Se complican los objetivos de Iberdrola

El anuncio de la comisión de New Mexico Public Regulation Commission recomendando que la compra de PNM Resources por parte de Avangrid se rehaga de nuevo pone en cuarentena la adquisición, a la vez que complica los objetivos de Iberdrola de que la fusión de ambas sociedades se formalice en 2022.

En el escrito que ha emitido, considera que el proyecto presenta más inconvenientes de los que se analizaron inicialmente lo que redundaría en una reducción de la calidad del suministro eléctrico para los consumidores. En caso de que definitivamente se autorice el acuerdo, exigirá que se establezcan determinadas condiciones.

Dudas sobre la saludad financiera

Otro de los interrogantes que plantea el organismo regulador se refiere a la salud financiera de Iberdrola. La utility tiene actualmente una deuda financiera de 37.223 millones de euros, frente a los 35.926 millones que registraba a final del pasado ejercicio. Este nivel de endeudamiento pone en cuestión el proyecto porque incrementaría las necesidades financieras del grupo y el nivel de deuda.

Cuando se anunció la operación en octubre de 2020, el valor de la empresa se fijó en unos 8.300 millones de dólares (cerca de 7.000 millones de euros), considerando una deuda más ajustes de aproximadamente 4.000 millones de dólares.

“La operación es consecuencia de la estrategia que hemos seguido durante más de 20 años. Es amistosa; está centrada en negocios regulados y en energía renovables en países con buena calificación crediticia y estabilidad jurídica y regulatoria, con oportunidades de crecimiento futuro”, afirmó Galán en el momento del anuncio de la compra.

De las mayores compañías eléctricas

Iberdrola se basaba en que la integración de PNM Resources y Avangrid dará origen a una de las mayores compañías eléctricas del sector norteamericano, con 10 eléctricas reguladas en seis estados (Nueva York, Conneticut, Maine, Massachusetts, Nuevo México y Texas). Se convertirían en el tercer operador de renovables en EEUU, con una presencia en 24 estados.

Ambas energéticas contarán con unos activos superiores a 40.000 millones de dólares, tendrán un Ebitda de unos 2.500 millones de dólares y un beneficio de 85 millones. Además, gestionarán más de 4,1 millones de puntos de suministro, una base de activos regulados de 14.400 millones de dólares, más 168.000 kilómetros de redes y aproximadamente 10.900 MW de capacidad instalada.

La propia compañía señalaba, en cambio, que el acuerdo entre Avangrid -filial de Iberdrola- y PNM Resources necesitaba la aprobación a nivel estatal de New Mexico Public Regulation Commission y Public Utility Commission of Texas y, a nivel federal, de los organismos Federal Energy Regulatory Commission, Hart Scott Rodino Clearence, Committee on Foreign Investment in the United States, Federal Communications Commision y Nuclear Reglatory Commission. A pesar de todos estos trámites burocráticos por lo que debía pasar, Iberdrola subrayaba que esperaba que el proceso quedase definitivamente cerrado en 2021.

Un conflicto añadido en el estado de Maine

Entre sus inconvenientes, el organismo regulador no oculta tampoco su preocupación por el devenir que pueda tener el proceso judicial del caso Villarejo. Por otro lado, Avangrid puede verse afectada por la conexión eléctrica que quiere desarrollar entre Estados Unidos y Canadá, concretamente el corredor hidroeléctrico de Maine, proyecto que ha sido rechazado en un referéndum por los ciudadanos.

La filial estadounidense participa en este proyecto con una inversión prevista de 1.000 millones de dólares, de los cuales ya se han invertido 400 millones de dólares. Iberdrola ha presentado una demanda en el Tribunal Superior de Maine alegando la inconstitucionalidad del referéndum que impide la realización de las obras de interconexión eléctrica con Canadá.

Este proceso jurídico es un añadido más en las complicaciones que se dan para aprobar la compra de PNM Resources por parte de la eléctrica española y que pueden dilatar lo plazos de aprobación hasta 2022.

Iberdrola tiene también sus dimes y diretes con el presidente de México, López Obrador, por su servicio al cliente en el país, que el polémico dignatario, que no pierde ocasión de atacar a España y su papel histórico en la colonización, ha censuraso y críticado en numerosas ocasiones.

Artículos relacionados