Califica el mo­delo es­pañol de in­efi­ciente, con altas tasas de des­em­pleo y tem­po­ra­lidad

El Círculo propone reducir a tres los contratos y rebajar las indemnizaciones por despido

Los em­pre­sa­rios ad­miten que la nor­ma­tiva pro­tege sólo a los tra­ba­ja­dores con con­trato in­de­fi­nido

Manuel-Pérez-Sala.
Manuel-Pérez-Sala.

El Círculo de Empresarios pro­pone una sim­pli­fi­ca­ción de los tipos de con­tratos la­bo­rales que vaya unida a una dis­mi­nu­ción de las in­dem­ni­za­ciones por des­pido, con el pro­pó­sito de acabar con la alta tasa de tem­po­ra­lidad y re­ducir el des­em­pleo en España. En un in­forme que ha ela­bo­rado sobre el mer­cado de tra­bajo, señala que la le­gis­la­ción es­pañola “protege sólo a las per­sonas que tienen un con­trato in­de­fi­nido y no a quienes lo tienen tem­poral o sim­ple­mente no lo tie­nen”.

El documento que ha sido presentado por el presidente del Círculo, Manuel Pérez-Sala, y el copresidente del Comité Laboral y Diversidad, Salvador Torres, califica el modelo español como “ineficiente”, caracterizado por “altas tasas de desempleo y temporalidad, falta de flexibilidad” e “inadecuada capacitación para el empleo”. Actualmente, la tasa de temporalidad en España se sitúa en un 24,2% y sigue subiendo. En el sector público este porcentaje supera el 30%.

Para acabar con la lacra del desempleo, proponen simplificar y modernizar el sistema actual de contratación, mejorar la flexibilidad de las relaciones laborales y desarrollar políticas activas de empleo y de promoción del empleo juvenil.

Nuevas realidades económicas y laborales

Insisten en que es preciso adecuar el marco normativo a las nuevas realidades económicas y laborales. Según señalan, ello debe lograrse aplicando medidas que combinen mayores niveles de flexibilidad, lo que permitirá a las empresas ajustar sus recursos en función del mercado, una superior movilidad y estabilidad en el empleo que facilite a los trabajadores su permanencia en el mercado de trabajo.

El Círculo de Empresario propone igualmente una simplificación y modernización del sistema de contratación en las empresas. En sus recomendaciones, plantea reducir a tres el número de contratos: de aprendizaje, temporal e indefinido.

Según señalan, esta simplificación debe estar condicionada a la implantación de un nuevo modelo, mediante el cual la indemnización por terminación de contratos temporales debería ser idéntica a la de la indemnización por resolución procedente de los contratos indefinidos: 16 días por año trabajado, de los cuales 10 días correrían a cargo de la empresa y los otros 6 días con cargo a un fondo del trabajador procedente de sus aportaciones a la Seguridad Social, del tipo mochila austriaca.

“Permite aproximar la indemnización de despido a los vigentes en los países de nuestro entorno, con mercados más eficientes y menores tasas de desempleo y temporalidad”, se subraya en el informe.

Para disminuir las altas de desempleo, consideran que las indemnizaciones por despido improcedente deberían ser de 20 días frente a los 33 actuales. De esos 20 días, 14 días serían abonados por la empresa y los otros 6 se cubrirían con el citado fondo. Este fondo se constituiría a nombre del empleado y se dotará con la contribución del 1,5% del salario que el trabajador realiza a la Seguridad Social en concepto de desempleo.

Fondo de formación

El destino de ese fondo, que sería personal, podría ser destinado al desempleo, la formación o como complemento de la pensión. El Círculo subraya en este punto que en todos los casos se mantendrá los derechos adquiridos de los trabajadores y, a partir de la entrada en vigor de la nueva norma, todos los contratos devengarán la nueva indemnización.

Los empresarios consideran que se deben potenciar y dar más protagonismo normativo al convenio colectivo de empresa sobre el sectorial. El Círculo aborda además la necesidad de avanzar en la regulación de mecanismos de protección del empleo, como el establecimiento de ERTEs estructurales que puedan activarse no solo en caso extraordinarios sino también de alteración de la actividad empresarial.

Asimismo, sugiere la simplificación de trámites legales para conseguir el cambio en la distribución o reducción de jornada como alternativa a la pérdida de empleo.

Artículos relacionados