BOLSA

PharmaMar, más que una pesadilla

Ante in­tensa vo­la­ti­lidad de PharmaMar, el la­bo­ra­torio se ha visto obli­gado a re­mitir un co­mu­ni­cado a la CNMV en el que ase­gura no co­nocer ningún mo­tivo para ex­plicar el des­plome de cerca del 14% su­frido entre el viernes y el lu­nes. Una pe­lí­cula de te­rror para el grupo en pleno Halloween que le ha lle­vado a en­trar en te­rreno ne­ga­tivo en el año des­pués de haber sido uno de los va­lores es­tre­lla.

A mediados de febrero marcaba máximos anuales en cerca de 119 euros por acción, pero a partir de ahí ha entrado en caída libre en una preocupante tendencia bajista que ha tenido la guinda durante el puente de Todos los Santos para caer hasta los 60 euros, donde parece haber encontrado soporte.

Tal ha sido el varapalo, que ha tenido que salir al paso con un comunicado en el que manifiesta no tener “conocimiento de absolutamente ninguna razón desde el punto de vista de fundamentales ni noticias sobre el grupo PharmaMar que pudieran justificar esta caída del valor de las acciones.

La semana pasada, la compañía presentó un beneficio neto de 54,7 millones de euros hasta septiembre, menos de la mitad de la ganancia contabilizada en igual período del pasado ejercicio, cuando se anotó un resultado positivo de 131 millones de euros.

Pese a este retroceso, los ingresos recurrentes, conformados por las ventas netas más los royalties recibidos de las ventas realizadas por sus socios, aumentaron hasta los 119 millones de euros, un 31% más respecto a septiembre de 2020. Un positivo avance apoyado en la buena evolución del negocio de oncología. Las ventas en esta actividad han subido un 21%, hasta 88,7 millones de euros.

En sus cuentas trimestrales, PharmaMar ha destacado el crecimiento de ingresos de Zepzelca (lurbinectedina) en Europa bajo el programa de autorización de uso compasivo, que alcanzaron los 23,3 millones de euros, un 77,7% más con respecto al mismo período del ejercicio anterior. Las ventas totales de Yondelis (trabectedina) se mantuvieron en niveles similares a los del ejercicio anterior, 56,5 millones de euros.

Los ingresos por royalties alcanzaron durante los nueve primeros meses del año los 27,2 millones de euros, frente a los 7,4 millones de euros. Este importante crecimiento se ha debido sobre todo gracias a los ingresos por royalties recibidos de su socio Jazz Pharmaceuticals, que fueron de 25,2 millones de euros como consecuencia de las ventas de lurbinectedina por parte de su socio en EEUU.

Dado que Jazz Pharmaceuticals aún no ha comunicado sus resultados del tercer trimestre de 2021, los royalties registrados en el tercer trimestre de 2021 son una estimación basada en la información disponible.

Los ingresos por acuerdos de licencia se refieren, tanto en 2020 como en 2021, al acuerdo de licencia suscrito con Jazz Pharmaceuticals en 2019, alcanzando 24,4 millones de euros, frente a los 130,4 millones de euros a septiembre de 2020. Esta diferencia se debe al registro contable como ingreso del pago inicial del acuerdo de licencia, así como del hito por la aprobación de lurbinectedina en EEUU. Ambos eventos se produjeron en el primer semestre del 2020.

Con todo ello, el total de ingresos de PharmaMar fue de 143,9 millones de euros, frente a los 222,2 millones de euros frente a septiembre de 2020, que incluían el pago inicial del acuerdo de licencia con Jazz Pharmaceuticals y del hito por la aprobación de lurbinectedina en EEUU.

Aunque las cifras se han resentido respecto al pasado año, lo cierto es que el laboratorio ha cerrado el tercer trimestre con una tesorería de 222 millones de euros, mientras que la deuda se ha situado en 50,7 millones. Eso supone una caja total neta para el grupo de 171,3 millones de euros.

En el mercado, sin embargo, existe cierta preocupación por las expectativas de la compañía después de que la aplidina haya perdido comba en la lucha contra la covid frente a otros fármacos competidores. Un desgaste que no ha podido contrarrestar con el anuncia de la comercialización en varios países de la lurbinectedina como terapia para el cáncer de pulmón.

En estas condiciones, el valor ha entrado en caída libre hasta la línea de soporte que encuentra sobre los 60 euros por acción. Aunque cabe esperar un posible rebote, ahora ha pasado a conformar un importante techo entre los 68 y los 70 euros que tendrá difícil superar a corto y medio plazo salvo noticias significativas.

Artículos relacionados