El sector en­cuentra un aliado per­fecto en el ín­dice para su es­tra­tegia co­mer­cial

El euribor sube y la banca sólo tiene ojos para las hipotecas fijas

ING y Openbank suben aún más el listón de la com­pe­tencia en pre­cios

Openbank
Openbank

Ponga un tipo fijo en su vida. Este es el es­logan con el que la banca es­pañola está dis­puesta a mar­ti­llear a los com­pra­dores de casa du­rante mu­chos meses to­da­vía. La gran ba­talla co­mer­cial que el sector lleva dando du­rante dos años ya para elevar su cuota de con­tra­ta­ción en prés­tamos a tipo fijo no cede un ápice. Por el con­tra­rio, está cre­ciendo a ni­veles nunca vistos de la mano de los bancos que operan en Internet.

"Nos ha ido de maravilla con esta estrategia. Hemos doblado hasta el 20% el número de hipotecas a tipo fijo en el total de nuestra cartera hipotecaria en sólo año y medio. Ahora tenemos ingresos mucho más predecibles y clientes con mucha vinculación para los próximos 25 ó 30 años. Hemos hecho un gran esfuerzo en el precio, pero ha merecido la pena", señalan en un banco mediano español.

Con mayor o menor intensidad, casi todo el sector ha seguido esta misma estrategia. Ha sido muy razonable teniendo en cuenta que desde febrero de 2016 el Euribor está en negativo y que, en una fecha tan cercana como el pasado mes de enero, tocaba mínimos históricos en el -0,505%. Unos descensos que recortaron hasta el límite los ingresos del sector y que aún sigue pasando una onerosa factura a la banca.

La gran referencia para fijar el precio de las hipotecas ha subido en los dos últimos meses al calor de los últimos movimientos de los bancos centrales mundiales. Como se esperaba, la Reserva Federal estadounidense dio inició al 'tapering' este miércoles rebajando en 15.000 millones el volumen de compras de activos. El mercado espera subidas de tipos al otro lado del Atlántico en la segunda mitad de 2022.

Europa a remolque

Europa va con retraso, pero las apuestas de los analistas pasan también por una primera subida en 2022, algo que el BCE sigue negando. Con estas cartas sobre la mesa, ha repuntado hasta niveles del -0,46%. Un avance suave, muy suave. El mercado no cree que vuelva a tasas positivas hasta como mínimo 2023. Por el camino, la banca sigue acelerando su apuesta por las hipotecas a tipo fijo.

"Ahora nuestro mensaje cala más todavía. Los potenciales compradores ven que los tipos empiezan a subir y que el Euribor ya está en el nivel más alto de este año y desde octubre de 2020. Por lo tanto, el margen para más rebajas en la cuota hipotecaria se agota y da más atractivo aún al tipo fijo. A los precios actuales de estas hipotecas la balanza se irá decantando más por esta modalidad.

Tanto ING como Openbank han rebajado en los últimos días los precios de sus hipotecas de forma muy significativa, y sólo es cuestión de tiempo que otros bancos que se han quedado a una distancia significativa en precios vuelven a apretar el acelerador. Nadie quiere perder el tren de un negocio hipotecario que crece a velocidad de crucero y se han convertido en la mejor herramienta para captar clientes de alto nivel y alimentar las cuentas de resultados.

La competencia entre bancos es extraordinaria y no hay respiro. Eso demuestran las cifras de contratación de agosto, el último mes en el que hay estadísticas oficiales del INE. En pleno verano se inscribieron 33.105 hipotecas, un 66,9% más en la comparación interanual. Es la mayor subida registrada en un mes de agosto desde que empezó la serie histórica en 2003, mientras que el número de préstamos formalizados es el más alto en 11 años. Lo de la banca en hipotecas es el rayo que no cesa.

Artículos relacionados