El país la­ti­noa­me­ri­cano tendrá una nueva ope­ra­dora na­cional y al menos tres otras re­gio­nales

Telefónica Vivo saldrá aún más fuerte de la subasta 5G brasileña

Brasil re­cauda 7.250 mi­llones con la subasta del 5G pero un 90% será in­ver­sión

Vivo, Telefónica Brasil.
Vivo, Telefónica Brasil.

La mo­nu­mental subasta 5G bra­si­leña mar­cará un hito en el sector mun­dial de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. No solo por el vo­lumen de es­pectro subas­tado (unos 3.610 MHz en las fre­cuen­cias de 700MHz, 3,5GHz, 2,3GHz y 26GHz) y por la re­cau­da­ción re­gis­trada por un total de 7.250 mi­llones de euros (un 90% co­rres­ponde a com­pro­misos de in­ver­sión), sino tam­bién ante la ex­pec­ta­tiva con­fir­mada de la en­trada de un nuevo “player” de ám­bito na­cional (Winity Telecom) y de otros re­gio­na­les. Pero, sin afectar apenas la po­si­ción de fuerza de los tres ope­ra­dores lí­deres ac­tua­les: Telefónica Vivo, Claro y Tim.

Buena prueba de ello es Telefónica Vivo, que saldrá reforzada de la subasta. Esta semana la empresa española ya se había hecho con cuatro lotes nacionales de espectro en los 2,3GHz y otros dos en los 3,5GHz, con una inversión total de 966 millones de Reales (unos 150 millones de euros). Frente a los rivales Claro y Tim, la operadora española pagó una prima del 30,6% sobre el precio mínimo de la subasta, para hacerse con uno de los cuatro lotes nacionales de 80 MHz en la frecuencia clave de 3,5GHz (la más codiciada con vistas a la oferta de 5G puro), con que ocupará una posición técnica intermedia ideal para compartir RAN con los vecinos.

Cponsolidación de posición

Además de consolidar sus posiciones en las regiones del Norte, Centro-Oeste y Sudeste, la subsidiaria brasileña de Telefónica ya es la operadora más dinámica del país, donde lleva invirtiendo una media anual de 8.000 millones de Reales (1.240 millones de euros). Al margen de lo pactadp con Claro y Tim sobre el reparto supervisado de los activos móviles de Oi (el cierre de la operación de 2.550 millones de euros está pendiente del” ok” de Anatel, previsto ahora para final de año), Telefónica Vivo lidera el sector enBrasil, con un total de 97 millones de accesos y un “share” del 33% en el mercado móvil.

Rentabilidad dinámica

La operación brasileña es, a todas luces, una de las más dinámicas y rentables de Telefónica. En el tercer trimestre, sus ingresos crecieron un 2,2%, hasta 11.000 millones de Reales (unos 1.700 millones de euros), principalmente en el mercado móvil (82,3 millones de clientes y unos 7.340 millones de Reales de ingresos, un 3,2% más), de los cuales 6.800 millones en servicios (+5,7%), o sea el mejor resultado de los 6 últimos años.

El CEO de Telefónica/Vivo, Christian Gebara, ha subrayado al respecto la evolución del postpago, con más de 34 millones de clientes (un 58,5% de la base móvil total) y 5.500 millones de Reales de ingresos (unos 852 millones de euros, un 7,3% más).

De ahí la importancia estratégica de la subasta 5G habida cuenta del RAN sharing con TIM ya efectivo en 716 ciudades y que llegará a 200 hasta final de año, con el objetivo de compartir las redes 3G y 4G en 1.600 ciudades y hasta extenderlo al 5G en las grandes metrópolis, con unas sustanciales economías de Capex y Opex. El despliegue de la red de fibra es otra prioridad de Vivo, que para el 2024 prevé tener 29 millones de HP’s (número de hogares pasados con fibra), tanto vía crecimiento orgánico de la nueva empresa F.Brasil como a través de parcerías, como la firmada con América Towers en Minas Gerais.

Inversión

La fuerte apuesta en la subasta de espectro 5G, sin afán recaudatorio por parte de la hacienda brasileña, con que casi todo el peso de la inversión estará concentrado en los compromisos de despliegue de la red y de los respectivos servicios, pasa también por la acentuada desescalada de los costes. Así, según Vivo, en los dos próximos años el coste del despliegue de la red de fibra en los hogares (HP´s), donde ya suma 4,4 millones de clientes, de los cuales casi un millón fueran registrados entre enero y setiembre (un crecimiento récord que supera los registrados en todo el 2019 y en el 2020), bajará de los actuales 400 Reales para solo 160 Reales.

De lo que no cabe duda, en todo o caso, es que el gran éxito de la subasta 5G, que también alcanzó el viernes el espectro de 26GHz, con seis vencedores (empezando por Vivo, Claro y Tim), pondrá más presión sobre los tres lideres del sector: habrá mayor competencia nacional y regional. Así, tras la brecha competitiva provocada por la pérdida de un actor de peso como Oi, que al ceder toda su operación móvil (clientela y espectro) a Vivo, Tim y Claro, solo seguirá activa en el fijo, la subasta 5G traerá un nuevo operador nacional, Winity Telecom, y también algunos regionales, como Sercomtel y Brisanet, que superaran de largo los precios mínimos.

Nuevos actores

Controlado por el fondo de inversión Patria, Winity Telecom apostó en un lote nacional de 10Mhz en los 700 MHz, con una oferta de 1.427 millones de Reales (221 millones de euros). El hasta ahora simple proveedor de servicios pagará un 805% más que el precio mínimo de la licencia adquirida y asumirá cuantiosos compromisos. Para 2023, deberá ya tener en el área de la concesión una red 4G en el 40% de las ciudades y en el 10% de las carreteras, unas tasas de cobertura que, de manera progresiva, pero intensa, para el 2025 ya deberán situarse en el 100% y en el 50% respectivamente, para poder hacer alguna sombra a Vivo, Claro y Tim.

Sin embargo, las ofertas más espectaculares, en términos relativos, son obra de las nuevas operadoras regionales, como Brisanet, que deberá operar en la región del Nordeste, una de las menos rentable y una de las más olvidadas por parte de las grandes operadoras nacionales. Para cubrir las ciudades con menos de 30.000 habitantes se hizo con un licencia 5G en los 3,5GHz, a cambio de 1.250 millones de Reales (193 millones de euros), un 13.741% más que el precio mínimo de la licencia subastada. Dicha inversión corresponde a la suma que los controladores de Brisanet ingresaron hace unos meses a través su salida en Bolsa.

Otra oferta muy llamativa ha sido la de Sercomtel, que para conseguir una licencia 5G en los 3,5GHz, cuyo ámbito de explotación se situará en la región Norte y en una gran parte del Estado de Sao Paulo, también en ciudades con menos de 30.000 habitantes, avanzó una oferta un 719% superior al precio mínimo exigido. De ahí el fracaso registrado por Mega Net, que representaba un conjunto de 420 proveedores de servicio de Internet y que contaba con la participación de inversores internacionales. De hecho había sido creada expresamente con vistas a la subasta, pero no pudo superar la oferta de Sercomtel.

Éxito de la subasta

En todo o caso, no cabe especular sobre el éxito de la subasta, concluida el viernes, con la adjudicación de los lotes en la frecuencia de 26Ghz (con seis vencedores, empezando por Vivo, Tim y Claro): las adjudicaciones realizadas representan 46.790 millones de Reales (unos 7.250 millones de euros, de los cuales solo 5.000 millones de Reales (unos 775 millones de euros) corresponden a las licencias adjudicadas por plazos de 20 años renovables y por un precio que por media superó en el 218% el mínimo exigido. Solo queda ahora poner fecha a la firma de las respectivas licencias, prevista por Anatel para la primera mitad del próximo mes de diciembre.

Sin embargo, el gobierno brasileño ya se plantea lanzar una nueva subasta de espectro 5G para el verano/otoño 2022, aunque según Anatel, lo más razonable será hacerlo después del inicio de las operaciones correspondientes a las licencias ya subastadas.

Según el ministro del sector, Fabio Faria, siempre optimista, para julio de 2022 ya habrá servicio 5G en todas las capitales de los 27 estados federales, aunque cabrá esperar por lo menos hasta el 2028 para que el servicio llegue a todas las ciudades del país con más de 30.000 habitantes y para que todos los tramos de las carreteras nacionales, que suman 48.000 kilómetros, queden igualmente conectados a Internet.

Sin olvidar, otros compromisos tan exigentes como llevar la fibra óptica a todos los rincones del país, incluyendo la zona amazónica, sea por vía aérea u fluvial.

Del mismo modo, habrá que llevar la rede 5G a 72.000 de las 85.000 escuelas públicas urbanas, mientras que las 7.000 instaladas en zonas rurales solo quedarán conectadas con 4G. Y habrá también que pensar en aquellas 13.500 otras escuelas publicas situadas en zonas rurales electrificadas, que recibirán Internet vía satélite, en el ámbito del programa Wifi Brasil. Las licencias subastadas servirán igualmente para cubrir con 4G zonas rurales con más de 600 habitantes, y según los compromisos oficiales, también alcanzarán unas 18.000 localidades donde viven 10 millones de brasileños todavía completamente desconectados de la red.

Entre los compromisos de inversión asumidos por las grandes operadoras figura el despliegue de unas redes 100% seguras para utilización exclusiva de las instituciones federales, las fuerzas armadas y empresas estratégicas. Solo en estes casos, quedará vetada al 100% la utilización de tecnología de Huawei… que pese a las presionas contrarias de las autoridades americanas, podrá, así, seguir siendo utilizada por todas las operadoras del país, las cuales operan ahora con más de 50% de equipos de Huawei. En el caso específico de Vivo, los equipos de Huawei representan 65% del total, o sea frente a solo un 35% de equipos con tecnología Ericsson.

Artículos relacionados